agosto 7, 2020
1000 Stories: un vino (único) añejado en barricas de bourbon
Mariana Castro

Platicamos con Bob Blue, enólogo de 1000 Stories, sobre esta original técnica y algunos básicos para viajeros entusiastas del vino.

Hace algunos años, el furor por los vinos naturales y biodinámicos despertó un nuevo interés en el público. De pronto, el foco ya no estaba únicamente en el sabor y el maridaje, sino en los procesos. En qué es lo que hace a una botella especial y cuál es el trabajo que existe detrás. Si se trata de originalidad, hay pocos casos como 1000 Stories, un vino californiano que se añeja en barricas de bourbon.

Con la finalidad de darle al vino una complejidad y un perfil de sabores únicos, Bob Blue fue el pionero de esta particular técnica, desarrollada en Mendocino. Recientemente, platicamos con el enólogo de 1000 Stories sobre esta bebida, sus favoritos de viaje y los básicos que hay que tener en el radar al hablar de vinos.

El mundo del vino suele ser intimidante para los menos expertos. Desde tu experiencia, ¿cuáles son los aspectos clave para empezar?

Primero, hay que saber lo que te gusta. Lo divertido del vino es que es como la música; hay que probar y experimentar con diferentes situaciones para identificar lo que te emociona. Viajar es una gran herramienta para ello, ya que de entrada estás en un “modo explorador” que te ayuda a conocer nuevas cosas, en ese sentido el vino es muy generoso; siempre hay algo para todos. Otro básico es que hay que relajarse, la experiencia debe ser divertida, nunca estresante.

Al viajar y querer probar un vino local, ¿qué debemos tener en cuenta?

No hay que tener miedo a preguntar. El vino genera mucho orgullo y la gente siempre va a querer compartir una pequeña parte de su cultura local. Ya sea en un bar o un restaurante, hay que platicar con el sommelier o la encargado de la barra: ¿qué va bien con lo que voy a pedir de cenar? ¿cuál es la historia de este vino?

Bob Blue / Foto: cortesía 1000 Stories.

¿Vinos que hay que tener de cajón en el bar de casa?

Hay que tener todo cubierto: blanco, tinto y espumoso. Aunque personalmente, creo que el espumoso es genial porque emociona el paladar y es un buen puente hacia otras bebidas. Cuando voy a un restaurante siempre lo uso como un punto de partida, así que ¿por qué no hacer lo mismo en casa.?

La gastronomía es uno de los grandes motivos para viajar, ¿crees que con el vino funciona igual?

Creo que sí, al menos cuando se trata de los grandes destinos europeos. En países como Francia e Italia siempre hay vinos en la mesa, y esto atrae a muchos viajeros. Además hay lugares increíbles con un gran atractivo vinícola. Personalmente he estado en lugares increíbles, pero aún me faltan muchos por conocer. Por ejemplo, he estado en Chile, pero no es Argentina; en Australia, pero no en Nueva Zelanda.

Viñedo en Australia. / Foto: Thomas Schaefer – Unsplash.

Tu destino favorito en cuanto a vinos:

Debido a su importancia histórica y cultural, diría que Burdeos. Literalmente es como ir a la cuna del vino.

¿Por qué California produce vinos tan buenos? ¿Cuál es el secreto?

Creo que el clima es increíble. El océano Pacifico es como un gran refrigerador, así que podemos tener días muy calientes, pero en la noche todo se enfría. Por otra parte, no tenemos mucha lluvia. Entre mayo y octubre prácticamente no hay agua, por lo que puedes planificar por adelantado perfectamente. Para crecer uvas, tener esa certeza climática es excelente.

Fuiste un pionero al utilizar barricas de bourbon, ¿cómo surgió la idea y cómo la has perfeccionado con los años?

Los productores de vino solemos tener mucha ideas en la cabeza todo el tiempo. Junto con el equipo de 1000 Stories, revisamos varias tendencias y entendimos que la gente está muy abierta a probar nuevas cosas; combinar y experimentar conceptos gastronómicos distintos. Eso me hizo recordar que, al inicio de mi carrera, cuando la producción en California no era tan grande, solíamos usar barricas de bourbon. Lo platique con el equipo y sonó a una gran combinación. En un inicio, decidimos probar solo con Zinfandel, que además de ser la uva representativa de la región, va muy bien con las características del bourbon.

Zinfandel / Foto: cortesía 1000 Stories.

La idea de un vino añejado así es algo muy original; pero, ¿qué tanto cambia el sabor?

Definitivamente le da una mayor riqueza al vino. Puedes sentir, de manera muy sutil, ese calor del alcohol del bourbon en cada trago. Las notas a crème brûlée y vainilla también están ahí, pero de manera muy delicada.

1000 Stories tiene cuatro etiquetas distintas. Más allá de utilizar diferentes uvas, ¿cómo se diferencían estos vinos?

Empezamos con el Zinfandel, que era la combinación lógica. Eso nos llevó a pensar en lanzamientos de temporada; experimentamos mucho y lanzamos el Gold Rush, que fusiona distintos tipos de uva (Cabernet Sauvignon, Merlot, Zinfandel, Petite Sirah y Pinot Noir) y se inclina más hacia los frutos rojos, así que el impacto del bourbon es diferente. Después sacamos un Cabernet Sauvignon y, finalmente, nos aventuramos con un Chardonnay. Admito que estaba algo nervioso con este proyecto, pero hicimos muchas pruebas y el resultado es excelente; un vino genial con sabor a manzana horneada.

¿Te gustó esta nota? Suscríbete a nuestro newsletter aquí para tener acceso a todo el contenido de Travesías.

Foto de portada: Daniel Vogel / Unsplash.

***

También te recomendamos:
Los hoteles que todo amante del vino tiene que visitar
Un viaje de sabores: cinco cocteles con vino
El lado cinematográfico del vino

Más Leídas

Ver Más