noviembre 20, 2019
Encuentran en Templo Mayor una ofrenda con aves y mucho oro
Paola Gerez Levy

Los tesoros de Templo Mayor están lejos de ser descubiertos en su totalidad.

A principios de este año la comunidad arqueológica de México estuvo de fiesta tras el hallazgo de una imponente ofrenda en Templo Mayor que contenía un jaguar, ataviado con un escudo de madera, rodeado de restos de animales marinos. Pero esta buena racha de descubrimientos no ha parado, ya que recientemente salió a la luz un altar con pájaros y numerosas piezas de oro.

Se trata de dos aves de caza, probablemente halcones, decorados con collares y anillos de oro. Dichos restos fueron hallados junto a varios esqueletos de serpiente, cuchillos y puntas de sílex. Por sus características, los investigadores creen que fue la ofrenda fue dedicada a Huitzilopochtli, dios de la guerra. El sitio se encuentra en la base de Templo Mayor, debajo de la estructura circular conocida como Cucuhxicalco.

El descubrimiento es un ejemplo muy puntual del estrecho lazo entre los mexicas y los animales. En años pasados también se han encontrado vestigios de lobos, pumas e incluso fauna marina, desde moluscos y corales hasta peces y cocodrilos. Lo anterior, explicó a El País el director del proyecto Leonardo López Luján, nos indica que los aztecas importaban fauna exótica de diversas zonas a la región mesaoamericana.

ofrendas templo mayor

Los animales son motivos recurrentes en la arquitectura azteca. Foto: INAH.

Templo Mayor, un hallazgo de azar

El sitio arqueológico, como lo conocemos ahora, no estaba en el plano original. De hecho  la intención inicial del INAH era edificar el Museo de Tenochtitlán. Sin embargo, un buen día de 1978 –el 21 de febrero– un grupo de obreros de, la ahora inexistente, Compañía de Luz y Fuerza cavaban en las inmediaciones de la Catedral cuando se toparon con una enorme roca. Esta peculiar piedra resultó ser la escultura de Coyolxauhqui, la deidad mexica de la luna.

Desde ahí, el INAH inauguró el Proyecto del Templo Mayor, vigente hasta ahora. En 41 años y siete temporadas de excavación se han encontrado cerca de 200 piezas entre ofrendas, esculturas, templos y edificaciones. Entre las joyas más importantes que salido del subsuelo resaltan los 150 objetos de la Ofrenda 102, descubierta en el 2000, la cual es una de las muestras mejor conservadas en papel y en tela.

templo mayor

Templo Mayor es un proyecto que sigue vigente y que aún resguarda secretos del pasado de la capital. Foto: INAH

Esta última ofrenda contiene una serie de animales exóticos. Pero cabe destacar que también se han visto altares con criaturas más convencionales.  Tal fue el caso de un santuario, que apareció en el 2004, en el que conejos, ranas y codornices; todas especies que utilizaban los antiguos pobladores para consumo para el comercio y el intercambio con los pueblos vecinos que tenían a su servicio.

¿Te gustó esta nota? Suscríbete a nuestro newsletter aquí.

Foto de portada: Mirsa Islas / Proyecto del Templo Mayor

***

También te recomendamos:
Se abrieron al público las pirámides más viejas (y raras) de Egipto
El sorprendente hallazgo de una ciudad maya de 60 mil edificios debajo de la selva
En estas cuevas están las pinturas más antiguas de la humanidad

Más Leídas

Ver Más