abril 30, 2018
Stacey Clover: la mujer frente al patronato del Museo Nacional de Antropología
Lisa Fournier

Conoce a Stacey Clover, la mujer que está llevando al Museo Nacional de Antropología hacia una nueva era, con mayor tecnología.

Un año antes de la apertura del Museo de Antropología de la Ciudad de México en 1963, Pedro Ramírez Vázquez, arquitecto de este emblemático recinto y miembro del Consejo Consultivo de Ciencias de la Presidencia de la República, organizó una asociación de amigos para apoyar al museo en las labores de promoción y preservación del mismo. Pero no fue hasta 2002 cuando se empezó a gestionar la creación de patronato por instancias gubernamentales y personalidades del medio.

En mayo de 2004, finalmente se constituye de manera legal el Patronato del Museo Nacional de Antropología, integrándose hasta el momento por 20 personas de distintos recintos cuyo principal objetivo es el de apoyar al museo con el desarrollo y realización de todos y cada uno de los proyectos relacionados con la conservación, difusión y restauración. Al frente como Presidenta desde 2015 está Stacey Clover, una mujer de físico fuerte, mente ordenada, carácter sencillo y apasionado, que descubrió en la universidad que la Medicina no era su verdadera vocación como siempre había pensando: “Como decidí que no era para mi realmente la medicina, un amigo mío me dijo: “deberías de tomar ese curso sobre Mesoamérica”, entonces tomé una clase de arte y arquitectura sobre esta región y de ahí empecé a estudiar. Después me fui a Copan en Honduras y de ahí nunca más volví”.

Un día en la vida de la Stacey de hoy, la doctora en Antropología especializada en arqueología por la Universidad de Yale siempre empieza con ejercicio, después se va al museo donde el tiempo se reparte entre citas para ver los proyectos prioritarios que han decido apoyar, ver el status de las diferentes fuentes de patrocinio, formar creativas de hacer alianza revisar los próximos eventos y la tienda que también depende del Patronato. Como asesora de tesis doctoral pasa tiempo revisando las investigaciones de sus alumnos así como su propio proyecto sobre San Lorenzo en la zona olmeca.

“Me interesa mucho las uniones entre diferentes civilizaciones, la zona olmeca es una de las primeras grandes civilizaciones pero también, al estar en el istmo de Tehuantepec representa una zona que tenía muchas convergencias de poblaciones a través de mucho tiempo…mi tesis de doctorado es sobre el patrón de asentamiento regional pero de 2000 antes de nuestra era hasta la época de la conquista. El istmo de Tehuantepec ha sido siempre clave en el desarrollo de todas las poblaciones de los olmecas que también cruzaron por ahí, luego los mayas, luego los nahuas, etc”.

Stacey Clover | Revista Travesías

Durante la presidencia de Stacey han habido momentos claves para el museo. En cuanto a difusión están los proyectos de Watson, una aplicación de inteligencia artificial que permite a los visitantes hacerle preguntas directamente a piezas seleccionadas así como la sala de orientación que está ubicada debajo de la media luna que cayó en desuso en 1964 y que ahora está siendo modernizada y servirá como una introducción al museo pero también con una experiencia individual.“La tecnología sí nos está ayudando a recordarle a la gente lo interesantes que son los museos”.

“Para restauración, me emociona que vamos a limpiar el techo del paraguas por primera vez en 53 años. El patronato ha estado involucrado para cuidarlo y mantenerlo. Estaba pintado y el patronato pago para la remisión de la pintura hace seis años, estamos arreglando el patio central para que recobre su importancia, para poder cumplir con la idea que tenía Ramírez Vásquez de que fuera un reproducción del lago de Texcoco y que imitará al ambiente del altiplano mexicano”. También tienen un programa de voluntariado para reparar los jardines temáticos donde puede participar cualquier empresa, escuela o un grupo de amigos .

Lo que la gente no sabe es que este museo alberga una de las colecciones más importantes de arte moderno mexicano. Cuando Ramírez Vásquez construyo el museo, contrato a todos los artistas importantes del momento (año 1964) para ilustrar el museo. “Según la sala la petición era diferente, eso quiere decir que hay más de 170 piezas”, según Clover.

En cuestiones de seguridad, el museo también ha recibido una importante modernización. “Estábamos también apoyando la digitalización del museo, la creación de un museo abierto, donde los investigadores pueden acceder por internet, ver las bodegas, trabajar con piezas. Tú no puedes tener un museo abierto sino tienes un buen sistema de seguridad”.

Para la antropóloga y lectora empedernida, lo que hace muy especial al museo es que se trata del único que es meramente de antropología. Además es uno de los diez museos más grandes e importantes del país, y tiene la colección más importante de arte prehispánico, donde conviven las culturas antiguas con las culturas modernas.“Este museo en particular tiene una reputación muy buena, yo siento que muchas personas ven a los museos como bodegas de piezas, en México sí estamos atrasados pero estamos modernizando la museografía que trata de interactuar con el visitante…hoy los museos tiene que ser una experiencia para aprender”.

Dentro de los próximos planes del museo están una posible audio guía y el proyecto Itacate, que busca llevar una pequeña parte del museo a otras regiones de la República.

***

También te recomendamos:
Watson, tu nuevo guía por el Museo de Antropología
Tecnología para ver el pasado
La bienal de arte huichol en la CDMX

Más Leídas

Ver Más