noviembre 9, 2017
Watson, tu nuevo guía por el Museo de Antropología
Loyda Muñoz

La inteligencia artificial ha llegado a uno de los espacios más tradicionales: el museo.

La tecnología suele ser un puente entre el presente y el futuro. Gracias a ella, es posible vislumbrar nuevas posibilidades y realidades. Sin embargo, IBM se ha encargado de reunir al pasado con el futuro gracias a “Voces del futuro”, un ambicioso proyecto que además de celebrar los 90 años de historia de IBM, involucra inteligencia artificial y 11 piezas de la exposición permanente del Museo Nacional de Antropología (MNA).

EL MNA, inaugurado en 1964, es uno de los más importantes en México por su gran acervo arqueológico y etnográfico. El archivo que resguarda es una mirada a nuestro pasado prehispánico. Sin embargo, mantiene las estructuras y las reglas de un museo tradicional: el espectador mira, lee las fichas colocadas a un lado de las obras e interpreta. En caso de haber un interlocutor (o guía) da datos relevantes a quienes lo siguen. “Voces del futuro” busca ser, más que una aplicación, una experiencia que cambie la relación del visitante con el espacio para hacerla más interactiva.

Foto por Dan Gamboa Bohórquez

Este proyecto tiene como protagonista a una plataforma de inteligencia artificial y su función básica es aprender el lenguaje para escalar la experiencia. Su nombre es IBM Watson y ha sido entrenado por los curadores, investigadores y guías del museo para responder a 22 mil preguntas —las más frecuentes entre los visitantes—. No obstante, Watson no es una computadora, sino un sistema que entiende el lenguaje natural (decodifica palabras, percibe tono de voz, intenciones y responde) y aprende con cada interacción.

La dinámica es simple: al comprar un boleto puedes solicitar un dispositivo, dejar una identificación y comenzar el recorrido. Al acercarte a una de las piezas que forman parte de la experiencia, el dispositivo envía una notificación (y las puedes distinguir porque tienen una pequeña alfombra). Una vez frente a la pieza, el dispositivo reconoce qué estás viendo y prepara la información necesaria.

Watson te contará los datos, el contexto, la historia y cómo la descubrieron. Esto sucede con el Mural Dualidad de Rufino Tamayo; en la Sala Mexica, la Piedra del sol, Coatlicue, Piedra de Tizoc, Ocelocuauhxicalli, Coyolxauhqui, Penacho de Moctezuma y en la Sala Maya, Dintel 26, Friso Estucado, Tumba de Pakal, y Chac-Mool.

Puedes preguntarle lo que quieras en un lenguaje coloquial —sólo en español por el momento—. Si sabe la respuesta, contestará con todos los datos que posea. Si no, admitirá que sigue en entrenamiento, pero guardará la pregunta para aprender cómo responderla después. Así, Watson ha sido entrenado para procesar la información que tienen disponible y, cada vez, ser capaz de contestar a más preguntas.

Esta dinámica estará en el Museo Nacional de Antropología hasta el 18 de abril de 2018, cuando se definirá si será permanente. Mientras tanto, ya ha marcado un precedente sobre las posibilidades de la inteligencia artificial para revivir el pasado y, sobre todo, entender cómo llegamos hasta aquí.

 

 

Más Leídas

Ver Más