Esta es la única guía que necesitas para bucear en La Baja
octubre 19, 2021
Esta es la única guía que necesitas para bucear en La Baja
Alejandro Mancilla

Hablamos con el experto en la materia, Jorge Cervera, para conocer los mejores puntos del destino.

La experiencia de bucear es más satisfactoria si se lleva cabo en el lugar adecuado. Hoy, el mapa nos lleva a la zona de Baja California Sur, uno de los destinos clave para la práctica de esta actividad acuática, que en México es de las más solicitadas por el turismo nacional e internacional. Ponte buzo y sigue las coordenadas acuáticas que nos proporcionó Jorge Cervera, una auténtica autoridad en buceo —además de fotógrafo, documentalista y un apasionado de las especies marinas, que ha hecho campañas para Apple, National Geographic, Wired y Ocean Graphic, además de producir el documental Pelagic Life (2014)—.

El archipiélago de Revillagigedo

El mejor lugar para bucear en esta zona de México, es este fascinante rincón considerado como el parque marino más grande de América del Norte y una de las referencias mundiales del buceo. Según Cervera, este lugar (conformado por Islas Socorro, Clarión, San Benedicto y el Islote Roca Partida) está a la altura de otros destinos top internacionales como La Isla del Coco en Costa Rica o las Islas Galápagos en Ecuador.

A pesar de que no pertenece estrictamente a Baja California (está dentro de los límites del Estado de Colima, a unos 800 metros de Manzanillo) se considera parte de as atracciones de La Baja, debido a que lo mejor es entrar por Cabo San Lucas y navegar unas 5 horas (son aproximadamente 400 kilómetros de travesía en el Océano Pacífico) para arribar a este lugar, que además de ser una maravilla para los amantes del buceo, está considerado Sitio Ramsar —así designa la Convención homónima a los humedales de importancia internacional y hábitat para aves acuáticas—, Reserva de la Biosfera y Patrimonio Mundial Natural UNESCO. La experiencia de bucear en la zona entre tiburones grises, tiburones sedosos, tiburón oceánico de puntas blancas, gigantescos tiburones ballena o mantarrayas, es inigualable.

A este archipiélago se puede acceder a través de alguna de las expediciones locales que ofrecen sus servicios especializados como por ejemplo, Squalo Divers.

Cabo Pulmo

Otro tesoro nacional que además, es ejemplo de un ecosistema que se recuperó gracias a la labor de los locales a favor de sus recursos naturales. Según Jorge Cervera, en menos de 20 años se incrementaron la visitas en un 500% a este lugar localizado en la Costa Este de la Península de Baja California Sur. A poco más de dos horas de distancia de San José del Cabo, Cabo Pulmo es la única zona de arrecife de coral duro en el Golfo de California, Patrimonio Mundial Natural por la UNESCO y el único lugar donde vas a poder bucear en medio de corales gigantescos (los más grandes y diversos de Norteamérica). Cabo Pulmo cuenta con más de 300 especies de peces (por eso le llaman ‘El acuario del mundo’) que podrás ver de cerca si eliges la zona para practicar buceo profundo —Cervera recomienda contar con experiencia de al menos 30 inmersiones previas, antes de aventurarse a bucear en estas aguas—, buceo recreativo o snorkeling bajo la supervisión de alguno de los instructores de gran nivel que tienen presencia en los alrededores.

Isla Guadalupe

Para Jorge Cervera, el mejor lugar del mundo para ver tiburones blancos en su hábitat natural, es esta isla. Entre los meses de julio y diciembre es la temporada donde más se concentra la mayor migración de Alaska de los mencionados escualos. El lugar no es de fácil acceso (unas 140 millas náuticas desde Ensenada, que se traducen en unas 10 ó 12 horas de navegación marítima), pero vale la pena conocerlo y sumergirse en las aguas locales que parecieran haber sido diseñadas para el buceo.

Bosque de Kelp

Muy cerca de las Islas San Benito, bajo el Pacífico se encuentra esta zona acuática cuya abundancia de algas gigantes le otorga la categoría de bosque bajo el agua. La vegetación interior provee el ambiente ideal para que el espacio sea refugio para decenas de especies submarinas. Para llegar, hay que viajar a La Paz, Baja California y encaminarse por carretera hasta el pueblito de Bahía Tortugas —a 850 kilómetros aproximadamente—. Bucear en la zona de estas islas, suele ser una experiencia peculiar, ya que en la travesía acuática, podemos encontrar hermosos paisajes submarinos llenos de peces de colores surrealistas e incluso toparnos con una foca o ver sobrevolar parvadas de gaviotas al emerger del mar. Además, claro, del asombroso panorama de los bosques de algas al que se puede acceder buceando y explorando los tonos amarillos y púrpura de las profundidades.

El complejo de Ojo de Liebre y San Ignacio

Jorge asegura que México siempre ha sido un lugar emblemático para el buceo, pero en la actualidad, la práctica está viviendo un segundo aire que ha revivido “la flama del buceo que se vivió en los años 70 del siglo pasado. Además, asegura que el porcentaje de turismo interno ha incrementado, como él mismo ha notado en su empresa llamada Baja My Love, muy recomendable para iniciar una expedición o bucear en la zona con la seguridad que otorga hacerlo de la mano de un experto. “Bucear en el mar abierto de La Baja es el equivalente ir de safari a la sabana africana”, asegura, “en La Baja puedes hallar cientos de especies de tiburón blanco, ballenas azules o elefantes marinos”, finaliza, no sin antes dejarnos con la última recomendación, que obedece justamente a esa analogía: el complejo de Ojo de Liebre y San Ignacio, única bahía en el mundo donde desde el Ártico, arriban las ballenas azules todos los años a dar a luz. El encuentro con estos majestuosos mamíferos es mágico porque los cetáceos suelen dejarse tocar e interactuar con los buzos.

Más Leídas

Ver Más