abril 24, 2018
Llegan cruceros a Kusadasi, la costa egea de Turquía
Fátima Albarrán

Un sector rodeado de monumentos históricos, entre los que está el Templo de Artemisa, una de las siete Maravillas del Mundo Antiguo.

Dos compañías navieras: Norwegian Cruise Line y Royal Caribbean Cruises fueron las primeras líneas comerciales en llegar, a principios de este mes, al distrito de Kusadasi, uno de los puertos más importantes de Turquía.

Pero la noticia no sólo es el arribo de estas embarcaciones, sino que la tripulación de estos navíos tuvo la oportunidad de visitar en recorridos exclusivos el Templo de Artemisa, una de las Siete Maravillas del Mundo Antiguo.

El puerto de Kusadasi es famoso por sus playas de arena fina y dorada. También ahí se encuentra el Caravasar, edificado durante el imperio Otomano, restaurado en 1966 y convertido en hotel desde entonces.

Puerto de Kusadasi

En la región está Éfeso, una antigua ciudad jónica con muestras inmortales de los periodos helenístico, romano y paleocristiano. Los cruceristas tienen la oportunidad de visitarla y recorrer el Ágora, el Odeón, la Biblioteca de Celso, la calle con pavimento de mármol de los Curetes, las Termas de Escolástica, la Fuente de Trajano, las Letrinas Públicas, las viviendas de los Patricios, el Pritaneo, el Templo de Adriano, la Fuente de Trajano, el Gran Teatro, el Museo Arqueológico de Éfeso y el Templo de Artemisa, que también es una de las estructuras más legendarias de la historia humana.

El Templo de Artemisa en Éfeso

Se construyó en honor a Artemisa, la diosa griega de la caza y la naturaleza, en el siglo VI a.C. El templo era de pequeñas dimensiones y estaba rodeado por 127 enormes columnas jónicas, a cielo abierto, en cuyo espacio central se encontraba el diminuto templo que albergaba la estatua de la diosa Artemisa. Este santuario además tenía funciones de banco en Asia Menor, poseía importantes propiedades y era considerado como un lugar de asilo.

En el 356 a.C. fue incendiado por Eróstrato y se volvió a reconstruir. Fue saqueado por Nerón, destruido por los godos entre 262 y 263 d.C., y sus restos aprovechados como cantera por los bizantinos. Actualmente quedan pocos restos visibles.

Templo de Artemisa

Templo de Artemisa

También te recomendamos:
Fe y pasión de un viaje a Israel
¿Hacia dónde va la arqueología?
Hallazgos arqueológicos en El Cairo, Nápoles y Estambul

Más Leídas

Ver Más