México

Sur >< Taxco >< Guía

Taxco de Alarcón: ciudad platera, virreinal y de ensueño

Al norte del estado de Guerrero se encuentra el Pueblo Mágico de Taxco de Alarcón, también llamada Ciudad Luz. Su hermosa iglesia de cantera rosa, su trabajo en plata, su arquitectura virreinal y sus secretos naturales hacen de esta localidad minera un destino inolvidable.

Por Selene Mazón
septiembre 2020

Guías de México
en Travesías

En Taxco de Alarcón predomina el color blanco. Sus fachadas de ese color recuerdan la época de oro de extracción de plata. Fundado en 1529, se le considera el centro minero más antiguo del continente americano. La fama de su riqueza de metal data de las cartas relación de Hernán Cortés. Sin embargo, su verdadero apogeo minero ocurrió en el siglo XVIII, gracias al empresario catalán José de la Borda, quien, entre otras cosas, mandó a construir el símbolo de la ciudad: la hermosa Parroquia de Santa Prisca.

Este templo es una belleza arquitectónica de estilo churrigueresco, caracterizado por su intensa ornamentación. Su construcción tardó alrededor de siete años, entre 1751 y 1758, y fue ordenada por José de la Borda, para que su hijo —el sacerdote Manuel de la Borda— pudiera oficiar misa. En su interior se encuentran magníficos retablos en honor a la Purísima Concepción y a Santa Prisca, la patrona de la ciudad.

Aunque el icónico templo churrigueresco de Santa Prisca exista desde el siglo XVIII, la fama de Taxco se disparó en los años 40 como un destino de diseño especializado en la joyería de plata.

Junto con Acapulco e Ixtapa-Zihuatanejo, el Pueblo Mágico de Taxco de Alarcón forma parte del Triángulo del Sol, llamado así por su fuerte atractivo turístico en el estado de Guerrero. Hay que darse tiempo para recorrer sus calles sinuosas y angostas, así como visitar el ex Convento de San Bernardino y la Casa Humboldt, antes llamada Villanueva, que alojó al explorador alemán el 5 de abril de 1803. Hablando de personajes ilustres, aquí nació el dramaturgo Juan Ruiz de Alarcón y Mendoza, cuyo apellido, desde 1872, es parte del nombre oficial de la ciudad.

El verdadero símbolo de la ciudad es la hermosa Parroquia de Santa Prisca.

Para admirar la ciudad desde las alturas se recomienda tomar el Teleférico de Montetaxco, que recorre la ciudad a una altura máxima de 170 metros. También hay que subir al Cerro de Atachi, en el que, además del mirador, se observa el Cristo Monumental de Taxco, una estatua de 20 metros de altura. La recomendación es ir justo a tiempo para el atardecer.

Por último, se recomienda explorar sus maravillas naturales: el Parque Nacional Grutas de Cacahuamilpa y las Pozas Azules de Atzala son esenciales. En el primero, además de recorrer las cavernas, se pueden realizar algunas actividades de aventura, como cruzar un puente colgante en una altura de 130 metros, o bien, lanzarse en tirolesa. Las Pozas Azules de Atzala, por otro lado, recibe a los visitantes con magníficas cuencas de agua de color azul vibrante.

 En conclusión, Taxco de Alarcón es un destino que nunca deja de sorprender.

Qué hacer

Visitar sus majestuosas construcciones, como la Parroquia de Santa Prisca y el ex Convento de San Bernardino.

Caminar por las calles angostas y sinuosas de Taxco. En algunas partes, el empedrado tiene hermosas secuencias.

Observar la ciudad desde las alturas, ya sea por medio del Teleférico Montetaxco o desde el Cerro del Atachi. Ahí se encuentra el Cristo Monumental, una estatua de 20 metros de alto con 52 piezas de cantera rosa.

Comprar una pieza de plata. El comercio de este metal es uno de los principales atractivos de esta ciudad. Los sábados se pone el tianguis, en el que también se pueden encontrar artesanías de palma.

 Observar las esculturas y estatuas. Muchas de ellas aluden a la actividad minera de esta ciudad.

Para comer, los conocedores recomiendan un delicioso pozole en el restaurante Tía Calla. El pozole blanco, cabe recordar, es originario de Guerrero.

Conocer su lado natural: las Grutas de Cacahuamilpa y las Pozas Azules de Atzala.

Pasear por el centro de Taxco de noche, donde suele haber presentaciones de música, venta de artesanías y muchas leyendas.

Se recomienda no traer coche porque no hay banquetas y tampoco lugar para estacionarse. Taxco se disfruta a pie. 

Dónde dormir

Posada de la Misión $$

Hablamos de un clásico y uno de los más hermosos alojamientos de la ciudad, inaugurado en 1940 en el Cerro de la Misión. En la zona de la alberca se encuentra un imponente mural del arquitecto y pintor Juan O’Gorman, pieza hecha en mosaico de piedra de colores, en honor a Cuauhtémoc, último tlatoani mexica. En 2014, se encontró en el hotel una mina debajo de la construcción, que ahora está abierta al público.

$ menos de 1000 MXN
$$ 1000-2000 MXN
$$$ 2000-5000 MXN
$$$$ Más de 5000 MXN

Cuándo ir

La mejor época para ir a Taxco es durante la Feria Nacional de la Plata, que se realiza en el mes de noviembre y tiene un ambicioso programa de eventos culturales, artísticos y de entretenimiento alrededor de este metal. También es imperdible visitarlo durante Semana Santa, por sus celebraciones y representaciones de devoción religiosa.

Cómo llegar

Taxco de Alarcón se encuentra a menos de tres horas de la Ciudad de México. Se recomienda llegar en autobús desde la Terminal de Autobuses de Taxqueña. Para quien decida ir en coche, en esta nota hay información para llegar por carretera.


Inspiración Travesías