junio 6, 2018
Un sueño sustentable en la ciudad
Esther González Jacques

El Patio 77 es un pequeño hotel boutique que desde 2009 se ha enfocado en funcionar en forma amigable con el medio ambiente.

El sueño de cambiar una vida laboral fastidiosa por un proyecto propio que le permitiera vivir en paz motivó a Diego Le Provost a tomar una bici y a salir a las calles de la ciudad en busca de un lugar para establecer su propio bed & breakfast.

Siempre había sido un buen anfitrión para sus amigos, quienes lo visitaban de su natal Francia, y por eso se decidió por el camino de la hospitalidad. Diego quería un bed & breakfast, motivado por los viajes que había realizado en Europa al lado de su padre, donde se hospedó en pequeños hoteles en los que se sentía como en casa.

Y lo logró, un día del año 2008, rodando por la San Rafael encontró una hermosa casa porfiriana de 1890 y su sueño comenzó a hacerse realidad. Abrió el enorme portón del inmueble, forjado en hierro, y descubrió un inmenso y acogedor patio rodeado de plantas, con paredes que exhiben ladrillos rasgados por el tiempo y una singular fuente que da vida al lugar.

La casa, con enormes techos, pisos y escaleras de madera y 8 cuartos se convirtió en el sitio idea para alojar su proyecto: El Patio 77, nombre que conjuga el número de la casa y los patios que lo conquistaron, y que se transformaron en el espacio en el que los huéspedes se reúnen cada mañana para probar el desayuno orgánico y vegetariano que incluye la estancia. Fruta con yogurt y quesadillas con pico de gallo fue el menú programado para el día en que los visitamos.

Proyecto sustentable

Alan Favero es el socio de Diego, es diseñador, y por eso El Patio 77 tiene detalles decorativos que lo hacen un lugar único. Cada habitación fue nombrada como uno de los estados de la República donde ambos vacacionaron, y donde realizaron alguna actividad ecoturística.

Así, la suite Jalisco contó con la visita de un artesano huichol, quien adornó una cajonera con la tradicional técnica huichola de chaquiras. La suite Michoacán tiene detalles de cobre en las lámparas y algunas mariposas monarca en las paredes.

El Patio 77

Pero lo más importante de este hotel es su labor sustentable, e incluso en diciembre recibieron un premio y reconocimiento de la Secretaría de Turismo de la Ciudad de México, que los acredita como el único hotel sustentable de esta urbe.

Más allá del clásico letrero en la habitación donde te piden que indiques si quieres que te cambien la toalla y las sábanas para cuidar el planeta (como sucede en muchos hoteles de cadena), en El Patio 77 se han tomado esta tarea en serio.

El Patio 77

“Desde 2008 nos decían que la ciudad se estaba quedando sin agua y había sequía, nos anunciaban el fin de la Ciudad de México en unos años, por eso, cuando empezamos a remodelar la casa, aprovechamos el sótano para crear un sistema en el que captamos agua de lluvia y gris (que viene de los lavabos y las regaderas). Esa la tratamos y la utilizamos para limpieza y regado de plantas. Las señoras de la limpieza tienen llaves especiales de donde toman esa agua tratada”, cuenta Diego Le Provost.

Otras acciones sustentables del hotel incluyen la recuperación de muebles viejos o fabricados con madera certificada para su reutilización en la decoración, uso de leds y sensores de movimiento para ahorrar energía (hoy esto suena muy fácil, pero en 2009 era complicado y caro tener este sistema y conseguir los focos), calentadores solares y uso de productos biodegradables para la limpieza.

El Patio 77

Además, como buen hotel de barrio promueve el consumo en negocios locales y su labor ha permitido que la casa que resguarda El Patio 77 pueda considerarse un patrimonio arquitectónico recuperado de la San Rafael.

También te puede interesar:

¿Conoces la iniciativa hoteles de barrio?
4 restaurantes que debes probar en la Ciudad de México
Miradores en la Ciudad de México

Más Leídas

Ver Más