abril 10, 2019
Semana Santa en el epicentro de México (para turistas y locales)
Karen Martínez

Una lista de actividades para todo tipo de exigencias

Siempre es un buen momento para redescubrir la Ciudad de México, esa capital que ha inspirado decenas de novelas –los Detectives Salvajes de Roberto Bolaño–, canciones, películas y “muchísimo orgullo”, tal como lo dijera la cantante y poeta Patti Smith al preguntarle qué le hacía sentir la CDMX. Y como no hace falta pretexto, a continuación les compartimos un itinerario de aquello que pueden conocer o re-conocer durante Semana Santa, o cuando se les plazca.

Comer

Panadería Rosetta

Aunque este lugar –acogedor pero pequeño– no es ideal para hacer sobremesa, es la opción perfecta si se busca un buen café o té, una exquisita baguette con queso, mantequilla y carnes frías, un croissant crujiente o una buena pieza de pan dulce (la insignia de la casa), que va desde roles de guayaba, ricotta o canela, chocolatín, chilindrinas, conchas, panqué de elote y galletas de chocolate, por mencionar algunos. En el local se ofrece el servicio para comer ahí o para llevar. Pese a que normalmente está lleno de turistas y locales, vale la pena hacer fila para probar una de estas delicias.
Dónde: Colima 179, Roma Norte
Sitio web

panaderia-rosetta

Los Danzantes (y su temporada de cuaresma)

Durante todo el mes de abril, el restaurante Los Danzantes ofrecerá su menú especial de cuaresma con producto del mar proveniente de la pesca sustentable, con vegetales de las chinampas en Xochimilco y su Huerto Orgánico en Tepoztlán, Morelos. Entre los platillos destaca la birria de jaiba y camarón (sancochados en chile guajillo), lobina con jugo de chorizo y ceviche de concha en almeja reina y erizo de Ensenada.
Dónde: Parque Centenario 12, Coyoacán
Sitio web

comer-en-los-danzantes

Kolobok

La fonda rusa Kolobok ha ganado su lugar privilegiado frente al quiosco de Santa María la Ribera. Comenzó como un puesto callejero en donde se vendía deliciosas empanadas. Fue tal el éxito en la colonia que tiempo después abrieron su restaurante en la alameda del barrio, donde se pueden comer sopas, pelmeni (especie de ravioles rellenos de carne) e incluso pollo a la Kiev. Toda una experiencia.
Dónde: Salvador Díaz Mirón 87, Santa María la Ribera
Sitio web

kolobok-comida-rusa

Taquería Orinoco

Podría parecer una sencilla taquería local, sin embargo, Orinico ofrece un híbrido entre los tradicionales tacos al pastor de la Ciudad de México con la carne asada y los chicharrones de cerdo norteños. De acompañamiento se puede pedir frijoles, papas asadas y cebollitas fritas en aceite. El agua de jamaica con guayaba es un imperdible, al igual que la variedad de salsas, que van desde cremosas hasta muy picantes.
Dónde: Río Orinoco 101, Del Valle
Sitio web

tacos-orinoco

Hacer

Museo Memoria y Tolerancia

Las exposiciones son de gran nivel, pero también estrujantes, pues retoman sucesos polémicos como el genocidio, el exilio, la identidad, el amor o la sexualidad. El objetivo de este museo es crear conciencia para incentivar la tolerancia entre las personas, evitar la violencia y promover los Derechos Humanos. A la fecha –y desde su apertura en el año 2010– suman más de dos millones de visitantes. Por cierto, se ofrece un espacio para menores de edad en donde aprenden a desarrollar valores como el respeto a las diferencias.
Dónde: Av. Juárez 8, Centro
Sitio web

museo-memoria-y-tolerancia

Lulu

Al poco tiempo de su apertura en 2013, Lulu ganó fama por ser el espacio de arte contemporáneo más pequeño de la Ciudad de México: apenas nueve metros cuadrados en un departamento de un edificio en la colonia Roma Sur. Ese pequeñísimo cuarto se ha convertido en un hito para el mundo del arte actual. Fundado por Chris Sharp, curador estadounidense, y Martín Soto-Climent, artista mexicano, Lulu no es propiamente una galería, ya que no se vende obra, pero sí es un sitio que vale la pena visitar para ver fotografía e instalación de artistas de talla internacional.
Dónde: Bajío 231, Roma
Sitio web

lulu-en-la-roma

Xochimilco

Es aquí donde sobrevive el viejo paisaje de canales y chinampas (una técnica ancestral de cultivo sobre superficies artificiales flotantes) que alguna vez caracterizó a todo el valle de México. La riqueza cultural, histórica y ecológica de este peculiar paisaje es tal que fue inscrito por la UNESCO en la lista de Patrimonio Mundial en 1987. Por estas mismas razones, Xochimilco es uno de los principales destinos turísticos de la capital mexicana.

Estos paseos acuáticos se suelen combinar con la visita a otros rincones interesantes de Xochimilco, como la iglesia de San Bernardino, el Museo Dolores Olmedo (con una gran colección de obras de Frida Kahlo y un jardín famoso por sus xoloitzcuintles y pavorreales), el Parque Ecológico de Xochimilco o el museo arqueológico de la zona.

trajineras-en-xochimilco

Museo Universitario del Chopo

Desde su rescate y remodelación en 1975, este museo difunde el arte contemporáneo en sus múltiples disciplinas a través de exposiciones, conciertos, muestras de cine, teatro, talleres y servicios educativos. Visitarlo es recorrer, también, uno de los espacios “más punk” de la Ciudad de México: el Tianguis Cultural del Chopo, un espacio abierto que, cada sábado, muestra lo mejor de la cultura del rock nacional e internacional con bandas en vivo y la venta de productos de la contracultura.
Dónde: Enrique González Martínez 10, Santa María la Ribera
Sitio web

memoria-y-tolerancia

Dormir

El Patio 77

Se trata del primer bed & breakfast sostenible de la ciudad. La vieja y linda casona del siglo XIX tiene adaptaciones para ahorrar energía y agua; cuenta con un sistema de captación de lluvia, calientan el agua con celdas solares y buena parte de los muebles —la decoración es espectacular— son reciclados. El lugar funciona, además, como galería de arte y es ideal para hacer recorridos poco convencionales por algunas de las galerías y museos más interesantes de la ciudad.
Dónde: J. García Icazbalceta 77, San Rafael
Sitio web

dormir-en-la-san-rafael

Casa Decu

El art déco es príncipe del panorama urbano de la Condesa y tiene los edificios más hermosos; Casa Decu es parte de ese legado. Este hotel se construyó en un edificio fuera de serie de 1937,  restaurado delicadamente para preservar su estado original. La recepción es la entrada perfecta: una mezcla de diseño contemporáneo mexicano con el estilo original de la casa. Las habitaciones, 27 en total, se dividen en dos torres, cada una con escaleras de caracol angostas, que dan la sensación de infinito.
Dónde: Culiacán 10, Condesa
Sitio web

casa-decu

Las Alcobas

La combinación perfecta entre tamaño, servicio y diseño. Nuestra habitación favorita es una corner suite con una amplia terraza exterior que mira desde lo alto hacia la bulliciosa avenida. Por ser un hotel pequeño, el servicio no sólo es atento, sino también muy personalizado. En Anatol, su restaurante, la propuesta consiste en productos locales y frescos de la mejor calidad, El local de al lado, Dulce Patria, ofrece, en cambio, una versión atípica de la gastronomía mexicana, obra de la chef Martha Ortiz.
Dónde: Av. Presidente Masaryk 390, Polanco
Sitio web

las-alcobas

Foto de portada de Santiago Arau

***
También te recomendamos

¿Qué hacer en la CDMX? Estos 3 paseos serán tu mejor guía

Lugares para comer delicioso en la CDMX

La Torre Latino estrenará una asombrosa plataforma de cristal para ver la ciudad

Más Leídas

Ver Más