julio 5, 2019
Esta iglesia está en medio del Río Grijalva (y sólo se puede ver en ciertas temporadas)
Redacción Travesías

Esta iglesia data del siglo XVI

Pese a que se construyó hace 400 años, y a que un ojo de agua la rodea, la iglesia de Quechula, en Chiapas, sigue prácticamente en pie. Esta misteriosa estructura antigua se asoma de vez en vez, cuando la sequía apremia.

iglesia-quechula-en-chiapas

La iglesia sólo se puede ver cuando el nivel de agua baja 25 metros. Foto: Santiago Arau.

Se trata de un santuario religioso edificado entre 1564 y 1606, que mide 61 metros de largo y unos 10 de altura. Cayó en el olvido cuando se construyó la Presa Nezahualcóyotl (1966) en el Río Grijalva, el segundo cauce más grande de México y cuyo objetivo es nutrir de energía eléctrica a distintas regiones del sur del país.

Una iglesia que aparece y desaparece

De acuerdo a investigadores, el recinto fue erigido por monjes dominicos en el siglo XVI, al norte de lo que hoy llamamos Chiapas. Se cree que Quechula fue abandonada en 1776 debido a una serie de plagas que afectaron a las comunidades aledañas. En su momento fue conocido como Templo de Santiago, santo patrono del pueblo zoque ahí asentado.

iglesia-que-flota-en-chiapas-quechula

El embalse de la presa Malpaso cuenta con una superficie aproximada de 110 kilómetros cuadrados. Foto: Santiago Arau.

Cuando la sequía da paso al turismo

Al bajar los niveles de agua en la presa Malpaso, los locales se convierten en guías turísticos y con ayuda de pequeñas lanchas ofrecen paseos y avistamientos  a Quechula. Esa construcción que impresiona por sus dimensiones y aparente fortaleza, y que hoy en día es refugio para patos, garzas y aves en general.

iglesia-que-flota

Fue bastión de la evangelización española en las comunidades indígenas. Foto: Santiago Arau.

iglesia-en-quechula

La construcción es considerada una joya de la arquitectura religiosa mexicana. Foto: David Von Blohn.

¿Qué más hacer?

Tecpatán –antiguo asentamiento Olmeca– es el municipio más cercano a Quechula. Además de alojamientos sencillos y muchas áreas verdes, los viajeros pueden acercarse a la gastronomía regional y probar el tradicional caldo de garbanzo con gallina, jocoques curtidos, carne de res con arroz, dulces de yuca y su famoso pozo blanco (una mezcla de cacao, agua y masa).

Para llegar a Quechula desde Tuxtla Gutiérrez son 107 kilómetros, o sea,  dos horas y 43 minutos de recorrido por la carretera 190 rumbo a Copainalá y Tecpatán.

Sigue a Travesías en Instagram, Facebook y Twitter.

Foto de portada: Santiago Arau.

***
También te recomendamos

Iglesias poco convencionales

La macabra iglesia de República Checa decorada con huesos humanos

Más Leídas

Ver Más