Viajar en barco nunca será igual (para bien)
noviembre 4, 2021
Viajar en barco nunca será igual (para bien)
Diego Parás

Nuestra forma de navegar está cambiando. En este reporte tenemos todos los detalles.

Si bien aquellos titulares de cruceros varados con pasajeros contagiados de COVID-19 parecen cada vez más lejanos, las navieras aún se están recuperando de los meses más complicados que han visto en su historia. ¿Cuál es el siguiente paso para una industria multimillonaria que tan sólo en un año vio pérdidas de 50,000 millones de dólares y en la que 334,000 personas perdieron su trabajo? Platicamos con Paola Prieto, socia fundadora y directora de Producto de NAO, quien asegura que el panorama está mejorando gracias a los cambios de forma y fondo que los cruceros han implementado. Éstos son algunos ejemplos.

CRUCEROS COVID FREE

Estándares internacionales

La Asociación Internacional de Líneas de Cruceros (CLIA, por sus siglas en inglés) desarrolló un programa con más de 75 puntos de acción para hacer que la experiencia de viajar en un crucero fuera lo más seguro posible. Entre estos puntos resalta la necesidad de aumentar el personal y las instalaciones médicas necesarias para aislar y tratar a un pasajero con COVID-19, realizar pruebas a todos los miembros de la tripulación antes de salir de casa y antes de embarcar, y hacer que los pasajeros presenten una prueba negativa antes de subir al barco. Las 42 navieras que navegan en el mar y las 14 que lo hacen en ríos tienen que acatarlas como un mínimo indispensable, pero cada una puede tener sus propios estándares.

Estándares propios

Celebrity Cruises, por ejemplo, lanzó Healthy at Sea, un protocolo de seguridad que, además de las medidas impuestas por la CLIA, acata las regulaciones de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés), las cuales indican que toda la tripulación debe estar vacunada, así como 95% de los pasajeros. Otro cambio que llevaron a cabo fue modificar su sistema de aire acondicionado. Ahora cuenta con un sistema de filtración de aire con un primer filtro para las partículas más grandes y un segundo, de grado MERV13, para las más pequeñas, mitigando así la probabilidad de que el virus viaje de cabina en cabina.

Menos gente = más lujo

Más allá de limitar el número de personas a bordo a 70% de su capacidad, los cruceros que estuvieron parados por más de un año hicieron modificaciones para tener cabinas y espacios comunes más grandes. “Se siguen construyendo cruceros y, además de ser más ecológicos, van a contemplar las condiciones de la pandemia”, asegura Paola.

No tocar, por favor

La tecnología sin contacto (que se ha visto mucho en los hoteles durante los últimos meses) también ha llegado a los cruceros. Ya sea desde una aplicación en el celular o con un brazalete, acciones como hacer check-in, reservar un masaje o incluso abrir la puerta de la cabina ahora serán posibles sin tener contacto con las superficies (que además serán sanitizadas constantemente). “Esto también es bueno en el aspecto ecológico, porque antes entregábamos una carpeta con toda la información y ahora estamos por lanzar una aplicación compatible con las de las navieras para tener toda la documentación en un solo lugar”.

NUEVOS DESTINOS

Islas privadas

Un viaje en crucero se puede dividir en dos: los momentos a bordo y aquellos en los puertos que se visitan. En el crucero, la naviera puede controlar las condiciones, mientras que en el puerto el viajero está a expensas de muchas otras variantes. Las visitas a islas privadas, como Fun Day at Coco Bay, de Royal Caribbean, empezarán a servir como una extensión del crucero, en las que los viajeros podrán estar seguros de que se siguen los mismos estándares de salubridad. Según Paola, ésta es una tendencia que va a crecer mucho, especialmente en el Caribe, un destino muy popular para los viajes multigeneracionales, donde los padres no se tendrán que preocupar por los integrantes más pequeños de la familia.

Llegar adonde nunca antes

En agosto de 2021, Venecia prohibió la entrada directa de los grandes cruceros a la ciudad con el argumento de que un flujo tan grande de turistas le estaba haciendo daño al destino y a su ambiente natural. Para Paola, más que una mala noticia fue una buena gestión, además de una oportunidad para mirar hacia nuevos destinos, como algunas partes del Adriático o el mar Negro. En Sudamérica, KonTiki Expeditions decidió explorar Ecuador más allá de las Galápagos y, en lugar del clásico itinerario por el archipiélago, van a recorrer la costa del país latinoamericano durante ocho días, lo que les permitirá a los viajeros ver paisajes de otra forma imposibles de admirar.

Barcos de expedición

Una de las mayores tendencias, según Paola, es la de los barcos de expedición. “En la Antártida te bajas y no convives con gente, más bien lo haces con ballenas y pingüinos”, dice entre risas. Además, este tipo de viajes se vuelve más interesante para un mercado joven, que ahora contará con una nueva opción. Se trata de Explora Journey’s, la nueva marca de barcos de lujo de Grupo MSC, cuya primera embarcación, construida por Fincantieri, zarpará en 2023 y las tres restantes estarán listas en 2024, 2025 y 2026.

Barcos de río

“Va a ser un boom –asegura Paola–. Imagínate que, en lugar de viajar en un barco de 3,000 personas, lo haces en barcazas que son para cuatro o 20 personas, máximo, por los canales de Francia”. Según Paola, los barcos de río poco a poco se van abriendo paso en el mercado latino, a pesar de no contar con casinos ni shows (algo que llama mucho la atención de este mercado). “En su lugar tienes distintos talleres y clases; además, viajas con un experto con el que conoces puertos que no sabías que existían”.

¿Y en México?

Según Paola, la apuesta para el país está en las embarcaciones más pequeñas. Ya sea un viaje en un velero, yate o catamarán privado por el mar de Cortés, o la llegada de nuevos itinerarios como el de Victory Cruises, una naviera que explora los lagos y ríos de Estados Unidos y que ahora también le dará la vuelta a la península de Yucatán en uno de sus barcos de río, desde Cancún a Campeche en 10 días, con expediciones tierra adentro a sitios arqueológicos y ciudades coloniales como Valladolid.

Más Leídas

Ver Más