diciembre 17, 2019
Una comida a 45 metros de altura (y con vista al Bosque de Chapultepec)
Frida Méndez

Una experiencia gastronómica elevada, literalmente.

Hace seis años, la gastronomía en México subió de nivel: 45 metros si somos exactos. No hablamos de ningún sentido figurado, sino de Dinner in the Sky, una empresa que ofrece una experiencia única a todos aquellos que disfrutan de una buena comida rodeada de una vista panorámica, y que además viene acompañada de una pequeña dosis de adrenalina.

 

Una gastronomía de altura con la CDMX de fondo

Esta compañía nació en 2005 en Bélgica y, desde entonces, ha conquistado 54 países alrededor del mundo. Dinner in the Sky llegó a México en 2013 con sus primeras experiencias, ofrecidas en la zona poniente de Santa Fe. Con el éxito obtenido, poco a poco se expandió por toda la República; hasta ahora, se ha presentado en destinos como como Teotihuacán, Querétaro, Guanajuato, Los Cabos, Puerto Vallarta y Monterrey.

Para cerrar la década hubo una comida especial. El destino que eligieron para dicho evento fue Campo Marte. Aquí, mientras los comensales se encuentra suspendidos sobre el suelo, pueden admirar los edificios de Paseo de la Reforma, el Bosque de Chapultepec con su emblemático castillo a lo lejos y a la bandera mexicana ondear, una vista que se acerca a la perspectiva de un ave.

Para estas ocasiones, las personas podrán elegir entre tres horarios, ya sea una comida en la tarde, un merienda con vista al atardecer de la Ciudad de México o una cena con las luces nocturnas de la urbe. Y por si fuera poco, un grupo de chefs invitados, como Álvaro Vázquez, Javier Plascencia, los hermanos Rivera-Rio, Jonatan Gómez y Josefina López serán quienes preparen los platillos. Es importante recordar que esta experiencia está disponible hasta el 28 de diciembre de este año. Después de esta temporada en la capital, Dinner in the Sky no volverá a ofrecer servicio hasta febrero del 2020, cuando regresará a su sede en Teotihuacán.

Dinner in the Sky

¿Cómo es esta experiencia?

La aventura comienza con 22 comensales, quienes se instalan en asientos con varios arneses de seguridad (algo que nos remite a todas aquellas veces que nos hemos subido a un juego mecánico). Pero, a diferencia de lo rígido del carrito en una montaña rusa, estas sillas invitan a sentirse cómodo. Además, cada lugar puede girar para poder explorar y disfrutar varios ángulos de la vista desde las alturas.

Una vez que todos están sentados y asegurados, una grúa empieza el ascenso de la plataforma con las sillas y la mesa hasta los 45 metros. A esta altura comienza el banquete: los comensales disfrutan una comida gourmet a cargo del chef invitado para la ocasión, quien escoge las bebidas ideales para maridar cada platillo. La variedad es vasta, se puede probar desde un aguachile de tatemada acompañado de una cerveza hasta un mole de aceituna combinado con una copa de vino tinto (ambos parte del menú de Javier Plascencia).

¿Te gustó esta nota? Suscríbete a nuestro newsletter aquí.

Foto de portada: Dinner in the Sky

***

También te recomendamos:

México fue el país con más restaurantes en los Latin America’s 50 Best 2019
Esta es la primera chef mexicana en obtener una estrella Michelin
Chef´s Table, una serie para viajar por los sabores del mundo

Más Leídas

Ver Más