junio 2, 2016
48 horas en Boston
Redacción Travesías

Platicamos con Carlos Yescas, director de Oldways Cheese Coalition, para que nos diera algunos consejos sobre la ciudad en donde vive.

DÍA 1
Por la mañana
Flour Bakery
El brunch dominical es una costumbre de Boston, pero cualquier día de la semana puedes acudir a uno de los cuatro locales de Flour Bakery y entender por qué veneran al sándwich. “El de huevo es riquísimo”, dice el fundador de Lactography, quien asegura que también los hay decadentes, como el de cordero asado con nueces. Llévate unos brownies de chocolate belga para el camino.

Le Corbusier en Harvard
El arquitecto suizo construyó un único edificio en Estados Unidos y fue el Carpenter Center for the Visual Arts, para la Universidad de Harvard.

In Your Ear!
Un ciudad tan musical como Boston ofrece tiendas de discos para todos los gustos. En In Your Ear! puedes toparte con Jimmy Page en un día de suerte. Hay novedades y una colección de discos usados de rock, hip hop, blues… que te dejará con ganas de una maleta extra. Tienen sucursal en Cambridge, por si te das la vuelta por ahí.

Para comer
Legal Sea Foods
Es casi una obligación religiosa probar el clam chowder local. Y el mejor, según Carlos Yescas (quien fue elegido como una de las figuras más relevantes de la escena gastronómica en el top 50 publicado por The Guardian en 2015), es Legal Sea Foods. “A pesar de ser una cadena, su calidad es impecable y su sabor exquisito. Me gusta la sucursal cerca del acuario (Long Warf)”.

Por la tarde
New England Aquarium
Hablamos de un acuario que incluye avistamiento de ballenas durante todo junio. Además, el New England Aquarium cuenta con el shark tank más grande de la Costa Este, pulpos gigantes y hasta una anaconda. Sin dejar de mencionar su pantalla IMAX que ofrece filmes en 3D, como el de las tortugas de las Galápagos.

Play ball!
Los Medias Rojas de Boston están en el primer lugar de su división, así que ir a un partido en el casi centenario Fenway Park es un experiencia que debe vivirse… con cervezas y hot dogs. Si no alcanzas boletos, hay opciones cercanas al estadio. Si lo que deseas es simplemente ver el juego con buena comida y cerveza, está el Jacob Wirth. “Uno de mis bares favoritos. Este bar alemán tiene televisiones en las que se trasmiten los juegos” dice Carlos. Cómo no serlo con sus 40 opciones de barril y sus fish & chips rebozadas con cerveza.

En la noche
Wink & Nod
No es necesario que seas miembro de su Scotch Club para degustar lo que ellos mismos llaman libaciones. Su carta selecta de espirituosos ostenta el Nolet’s Finest Reserve, un gin de 100 dólares la copa. Tienen alrededor de 40 etiquetas de single malt y coctelería de autor. El de la casa es el Black Card Coctail (también de 100 dólares), con cognac Hennessy 250 Collector Blend, vermut blanco, cassis y Grand Marnier. Además, su programa de “incubadora culinaria” tiene a chefs invitados que diseñan el menú de temporada. Un lugar fantástico. Winkandnod.com

Día 2
Por la mañana
China Pearl
Este lugar de Dim Sum es el preferido de Carlos Yescas. “Hay que llegar temprano para que no te toque mucha fila. Mujeres migrantes caminan por los pasillos del restaurante con carritos con dumplings calientes y otros platillos de noodles”. Si esto no te deja satisfecho, “no olvides pedir tofu recién hecho con miel de azúcar para el postre del desayuno”.

Georges Island y Spectacle Island
Las Boston Harbor Islands son un parque al que se accede por un apacible ferry. En Georges Island “encontrarás un fuerte de la Guerra Civil. Es el lugar perfecto para ir a explorar, hacer un picnic y conocer un poco de la historia de Boston”. Mientras que en Spectacle puedes hacer hiking, caminar hacia la playa e incluso relajarte pescando.

Para comer

Boston Public Market
El secreto mejor guardado de Boston. “Este nuevo espacio es nuestra respuesta a mercados de comida de otras ciudades, donde puedes encontrar productos locales con una visión de sostenibilidad”, explica Carlos.  La oferta del Boston Public Market es estupenda, con productores locales de cerveza (como Hoptster’s), pastrami (uf) y hasta café. “El Boston Public Market ha venido a darle nueva vida al muerto West End”.

Por la tarde
Visita Samuel Adams
Cada 45 minutos hay un tour de una hora por las instalaciones de esta cervecera. Además de conocer la historia y el proceso de elaboración de sus maltas, podrás oler los lúpulos Hallertau que se utilizan para su mezcla. Sin olvidar la degustación de algunas de sus mejores maltas. ¿El problema? Saldrás con ganas de más cerveza. Si vas en septiembre, lánzate al Bostoberfest.

Boston Common
Camina por este parque fundado en 1634 y disfruta del auténtico sabor de esta ciudad que fuera puritana. Pasarás por el Memorial de la Masacre de Boston y podrás aprovechar algunos de los eventos gratuitos que suelen presentarse en Parkman Bandstand. Pero si de parques se trata, el renovado Rose Kennedy Greenway presume un zodiaco realizado por el artista chino Ai Weiwei. Tienes que ir.

Por la noche
Música en vivo
La tradición del indie en Boston remite a bandas como Pixies, Mission of Burma, Galaxie 500 y Morphine. Para escuchar música en vivo, Carlos Yescas comenta que “los mejores lugares están en Cambridge (cruzando el río), en Central Square y Davis Square, como el sótano del Middle East, donde se puede escuchar a bandas emergentes”. En The Sinclair, en Cambridge, se presentan algunas de las mejores bandas nuevas.

Más Leídas

Ver Más