octubre 10, 2017
ReConstruir México
Loyda Muñoz

Para levantar a México, ellos proponen planear, intervenir y rescatar con un profundo entendimiento de lo rural y lo urbano.

Los mexicanos han marcado un hito el 19 de septiembre en dos ocasiones por una mera probabilidad del 1%. Después de un caos que se avista como una constante hasta nuevo aviso, los pasos a seguir responden a una reconstrucción total de las regiones afectadas, entre ellas, la Ciudad de México.

Por ello, un grupo de arquitectos, liderados por Tatiana Bilbao, han creado un proyecto que pretende reformar los protocolos de construcción. Se trata de ReConstruir México, una iniciativa que busca crear estrategias de alojamiento para quienes se quedaron sin hogar y construir —con un entendimiento de las diferencias entre lo rural y lo urbano— sin demoler aquello que sólo necesite intervenciones.

Así, este grupo interdisciplinario de expertos se propone rescatar las construcciones y hacer una inspección más detallada de las más de cien mil edificaciones dañadas para evaluar cuáles necesitan reparaciones mayores y cuáles presentan un riesgo inevitable.

Lo anterior no se trata de una decisión arbitraria, sino de una propuesta con impacto a largo plazo, ya que se concentran en entender a sus habitantes, respetar su estilo de vida. Sin embargo, apuestan por crear construcciones que dialoguen con la naturaleza para formar una interacción y no una invasión.

Además, buscan el reciclaje de materiales y retomar métodos seguros de construcción en cada comunidad, por ejemplo, no descartar la madera ni el adobe, sino estudiar los tipos de suelos, los climas y las tradiciones de quiénes ahí habitan.

Su estrategia se resume en seis puntos clave

1. No invalidar construcciones que sufrieron daños reparables. Demoler y construir de nuevo es más costoso y menos eficiente que recuperar lo existente de manera responsable.

2. Respetar la forma de vida de las comunidades; recuperar sus métodos y materiales constructivos tradicionales. En ciertas regiones construir en block y concreto no es más seguro que hacerlo con adobe, madera y palapas. Imponer métodos y materiales ajenos a la región es ir en contra de la lógica del clima, la geografía, la cultura local y las necesidades reales de los habitantes.

3. Realizar diagnósticos de las viviendas para asignar categorías de riesgo, alternativas de rehabilitación y soluciones basadas en las causas de los daños de las construcciones afectadas.

4. Cumplir la normatividad en temas de demoliciones y manejo de deshechos, ya que esto ha tenido efectos devastadores en cauces de ríos, barrancas y reservas naturales. No se puede atender la emergencia dañando los recursos existentes.

5. Diseño de campamentos para damnificados con soluciones técnicas apropiadas.

6. Realizar estrategias específicas para los dos ámbitos distintos donde han ocurrido los daños: lo urbano y lo rural.

Conoce más sobre su proyecto y cómo puedes sumar esfuerzos aquí.

 

Más Leídas

Ver Más