diciembre 4, 2017
¿Cómo es pilotear un Boeing 787?
Mariana CastroFotos de Emilio de la Vega

La capitán Swanny Canseco, piloto de Aeroméxico, habló sobre los Dreamliners y sus experiencias volándolos.

Moderno, cómodo y muy lindo. Así describe María Swanny Canseco Serna al Boeing 787 —popularmente conocido como Dreamliner—, uno de los aviones de pasajeros más celebrados de la industria aeronáutica. Desde hace 25 años, la Capitán Swanny es parte del equipo de Aeroméxico, razón que la convierte en la mejor guía para conocer qué hay detrás de los nueve Dreamliners mexicanos. Esto fue lo que nos compartió.

¿Cuál fue el primer avión que piloteaste?

En la aviación comercial fue un Learjet y en Aeroméxico el DC-10.

¿Cómo fue el proceso de aprendizaje para pilotear el Dreamliner?

El adiestramiento me tomó seis meses, primero con la parte teórica para comprender todos los sistemas del avión y después con el simulador, donde comienzas con los procedimientos normales y luego integras fallas. Finalmente llega el momento de hacer vuelos de línea con pasajeros y un asesor, quien te guía a través de cada ruta y sus lineamientos. De hecho, mi siguiente proyecto es convertirme en asesor instructor de este equipo.

¿Cuál es la principal diferencia del Boeing 787 con otros aviones?

Se trata de un avión muy avanzando tecnológicamente, con mejor comunicación, más rápido, cómodo y con una cabina más amplia. Además cuenta con humidificadores que evitan la deshidratación y te permiten llegar más fresco a tu destino.

¿Qué parte del diseño es tu favorita?

Es difícil porque me gusta todo, desde la punta hasta la cola. Aunque por ser nuestra oficina y centro de trabajo, me quedo con la cabina.

¿Dónde duermen los pilotos en el Dreamliner?

Tenemos un espacio crew rest atrás de la cabina que cuenta con dos camas separadas por mamparas. Cuando los vuelos son de más de ocho horas, siempre hay un tercer relevo de la tripulación en cabina para que todos podamos descansar.

¿Cuál es la ruta que más disfrutas como piloto?

Cada ruta tiene sus momento muy padres y te exige distinto. Los lineamientos para ir al Atlántico no son los mismos que para ir al Pacífico, entonces nunca es rutinario. Sin embargo, últimamente disfruto mucho ir a Asia.

¿Si pudieras volar cualquier avión, cuál sería y por qué?

Me quedo con el Dreamliner, definitivamente es un gran avión.

¿Qué es lo que más disfrutas de ser piloto?

Más allá de la pasión por el aire y la libertad, me gusta que es muy variado y con un plano laboral bastante amplio. Desde la parte psicológica, siempre tienes que estar preparado para cualquier tipo de reto, desde las complicaciones meteorológicas hasta la orografía de cada aeropuerto.

¿Cuál es tu aeropuerto favorito?

Me gusta mucho Shanghái.

¿Cuál es tu opinión acerca de la aviación supersónica?

Desde la perspectiva de un pasajero sería una maravilla poder llegar más rápido a cualquier lugar. Sin embargo, la relación costo/beneficio de los vuelos y el alto consumo de combustible lo hacen ver algo muy difícil desde la parte de las aerolíneas. Es justo lo que pasó con el Concorde, su poca rentabilidad lo sacó de la industria.

¿Nos podrías compartir alguna anécdota que haya marcado tu carrera?

Hace algunos años se dio un caso muy particular en el que un niño controló el tráfico aéreo del aeropuerto JFK en Nueva York. Ese día iba volando y estaba cayendo una nevada tremenda y las demoras estaban a tope, así que fue algo muy curioso y simpático que, después de tanto estrés, el permiso para despegar desde la torre de control me lo diera un niño.

Más Leídas

Ver Más