noviembre 3, 2017
Norman Foster, un nuevo capítulo en la arquitectura sustentable
Loyda Muñoz

El edificio más sustentable en el mundo ha sido una creación para Bloomberg firmada por un arquitecto único.

“Como arquitecto diseñas para el presente, con una conciencia del pasado, por un futuro que es esencialmente desconocido”, decía Norman Foster en una charla para TED. El tema era la arquitectura ecológica y cómo la sustentabilidad se había convertido en una constante dentro de su agenda creativa. Ahora ha plasmado esta filosofía en la sede europea de Bloomberg, en Londres, con el edificio más sustentable del mundo.

De hoy en más, en el centro de la ciudad, cerca del Banco de Inglaterra y de dos edificaciones icónicas de la capital: la Catedral de St. Paul y la iglesia St. Stephen Walbrook, se erigen estas dos estructuras triangulares con un color cobrizo alternado con blancos firmada por Foster + Partners.

No obstante, la modernidad y tecnología del espacio Bloomberg dialogan con la arquitectura de los edificios colindantes —con estéticas clásicas— sin corromper el paisaje de esta parte de Londres.

Entonces, ¿cuál es su aportación a la disciplina? Su funcionamiento. BREEAM, el método global para medir y crear la sustentabilidad de proyectos, infraestructura y edificios, lo ha catalogado como excepcional gracias a innovaciones que lo convierten en el edificio de oficinas más sustentable a nivel internacional. Alan Yates, director técnico de BRE Global’s Sustainability Group (compañía detrás de BREEAM) dijo en entrevista para Dezeen que “lo que separa el edificio Bloomberg del resto es su concentración en innovar y su acercamiento holístico, integrado al diseño y la construcción sustentable”.

Todo está en su concepción. El edificio posee una fachada con persianas de bronce que pueden ser abiertas o cerradas de acuerdo con el clima. El propósito de ello es minimizar el uso del aire acondicionado al interior.

Por su parte, el techo está hecho a base de paneles blancos que emulan pétalos de flores, pero su función es regular la calefacción, el enfriamiento, funciones acústicas y sobre todo, reducir las emisiones de CO2; con 500 mil LEDs ahorradores y sensores inteligentes es capaz de saber cuántas personas hay en las oficinas y así, regular la administración de recursos.

Además, se han creado sistemas de recolección de agua pluvial y su saneamiento para reducir en un 75% su uso. En cambio, este recinto está diseñado para proveer su consumo medio de agua sin echar mano de los recursos públicos.

También pretende que este funcionamiento “verde” impacte la vida de los trabajadores de Bloomberg. Para ello, se han creado estaciones de trabajo que no les obliguen a estar demasiado tiempo sentados, estaciones de bicicletas y un centro dedicado al bienestar. Y, dentro de las instalaciones, podrán ver Londres desde elevadores de cristal y ventanales que dirigen la mirada a puntos estratégicos.

No sólo está pensado para los empleados de Bloomberg, sino para que público en general pueda disfrutar de este recinto con dos espacios dedicados al arte, un teatro y una entrada nueva al metro en la estación Bank. Así, Norman Foster confirma que lo ecológico es el futuro y él, un visionario.

Más Leídas

Ver Más