México

Sureste >< Valladolid >< Guía

Valladolid, entre cenotes y casonas coloniales

Rodeado de impresionantes cenotes, Valladolid cautiva por la amabilidad de su gente, casonas coloniales y su fuerte relevancia histórica.

Por Selene Mazón
Fotografía de Livia Radwanski
junio 2020

Guías de México
en Travesías

La mejor forma de conocer Yucatán es por carretera, y descubrir haciendas abandonadas, ruinas arqueológicas y encantadoras ciudades coloniales como Valladolid, que —a medio camino entre Mérida y Cancún— es la segunda más importante del estado. En esta histórica capital maya tuvieron lugar diversos levantamientos de resistencia indígena durante la conquista. Hoy, la influencia española se puede observar en sus templos religiosos, como el de San Servacio y el convento de San Bernardino de Siena. Un encuentro de riqueza cultural maya y colonial que hay que explorar.

Legado maya y colonial

El nombre de Valladolid —ciudad a medio camino entre Mérida y Cancún— es un homenaje a la ciudad española del mismo nombre. Fundada en el siglo XVI, fue construida encima de la ciudad maya Zací, que significa “gavilán blanco”, en donde vivían los habitantes originales de este antiguo asentamiento: los mayas cupules. Por su cercanía a tres importantes zonas arqueológicas mayas —Chichén Itzá, Cobá y Ek Balam—, a este destino se le conoce como la capital del Oriente Maya.

Valladolid hace homenaje a la ciudad española del mismo nombre.

Las calles de Valladolid están revestidas de hermosas casonas coloniales que recuerdan a una postal donde se respira tranquilidad. La plaza y el parque Francisco Cantón Rosado son los principales puntos de reunión de la ciudad. Los viajeros pueden admirar la fuente de La Mestiza, que rinde honor a la mujer yucateca, mientras degustan un refrescante raspado; o bien, fijar la vista en el Palacio Municipal, cuya estructura —se dice— es una copia de la Casa Real de Santo Domingo, en República Dominicana. Sin embargo, el monumento que destaca de este cuadrante es el templo de San Servacio, el más representativo de la ciudad.

 Un encuentro de riqueza cultural maya y colonial que hay que explorar al menos una vez.

La historia más popular de las que se cuentan alrededor de la Iglesia de San Servacio es la que refiere al asesinato de los señores Fernando Hipólito de Osorno y Gabriel de Covarrubias, en un episodio que se conoce como el “crimen de los alcaldes”, ocurrido en 1703. La iglesia fue derribada posteriormente y reconstruida; en el reacomodo, el altar y la entrada del templo cambiaron de lugar, del oeste hacia el norte. En la parte de afuera se exhibe un par de cañones que se usaron contra el levantamiento indígena, durante la Guerra de Castas, en 1848.

Entre sus arterias, trazadas con precisión y llenas de casitas de colores bien conservadas, uno puede toparse con el cenote Zaci.

Conventos y artesanía

No muy lejos de ahí, en el barrio de Sisal, se encuentra San Bernardino de Siena, uno de los primeros conventos franciscanos de la ciudad. También hay que visitar el Museo de San Roque, recinto que relata el origen maya de Valladolid. Para acercarse a las artesanías populares, lo mejor es ir Casa de los Venados, que resguarda 3,000 piezas de arte, o al Centro Regional de Artesanías Zací, donde se pueden encontrar valiosos objetos hechos a mano.

En Valladolid conviven la idiosincrasia maya, la arquitectura colonial y las especialidades gastronómicas.

El Templo de San Servacio está cargado con historia y leyendas.

 

Qué hacer

Conocer las leyendas que guarda el Templo de San Servacio, construido en el siglo XVI y el más significativo de la ciudad.

Nadar en uno de los cenotes cercanos a Valladolid, como Zací, Dzitnup, Xkekén, Samulá o Ikkil.

Visitar otros templos religiosos, como Santa Lucía, Santa Ana, San Juan, la Parroquia de San Bernardino de Siena y la Iglesia de la Candelaria.

Comer en el Mercado Municipal de Donato Bates, joya de la gastronomía local en Valladolid. Hay que probar el lomito.

Visitar la destilería de agave Mayapán, en las afueras de Valladolid. Actualmente, Mayapán busca tener la distinción de denominación de origen para ser el destilado originario de Valladolid.

 

Nunca está de más caminar por el centro mientras se disfruta de un raspado.

Dónde dormir

Hotel El Mesón del Marqués $$

Ubicado en el centro de Valladolid, es uno de los alojamientos más tradicionales de la ciudad. Se encuentra en una antigua casona del siglo XVII y ofrece 90 habitaciones y ocho suites, así como una piscina al aire libre para refrescarse.

$ menos de 1000 MXN
$$ 1000-2000 MXN
$$$ 2000-5000 MXN
$$$$ Más de 5000 MXN

Cuándo ir

En enero y febrero se realiza la Fiesta de la Candelaria, que se acompaña con una muestra artística, cultural, artesanal y gastronómica. En abril y mayo hay que ir la Fiesta de la Santa Cruz, que tiene lugar en el barrio de la Cruz Verde, donde el baile de jarana, rosarios y comida típica de la región son los protagonistas. Por último, en octubre y noviembre se lleva a cabo el Otoño Cultural de Valladolid, en el que se desarrollan eventos culturales, artísticos y sociales.

Cómo llegar

Valladolid se encuentra a 180 kilómetros de Mérida, capital de Yucatán. Hay que desplazarse durante dos horas por la carretera de cuota Mérida-Valladolid.

¿Sabías que…?

Valladolid es el supuesto lugar de nacimiento de la cochinita pibil, manjar que preparaban los mayas  —con carne de venado, jabalí o faisán en lugar de cerdo— en sus hornos pib como ofrenda durante el Hanal Pixan, fiesta equivalente al Día de Muertos.

Oficina de Turismo de Valladolid
WWW valladolidmx.travel
T. 9858562551 | Ext 114
E. turismo@valladolidmx.travel


Inspiración Travesías