México

Sureste >< Mahahual >< Guía

Guía de Mahahual, el verdadero secreto de Quintana Roo

Es un lugar común decir que algo es un secreto, pero en el caso de Mahahual, no estamos exagerando. Aunque más de uno ha querido desarrollarlo, este pequeño pueblo se mantiene todavía fuera del radar del turismo masivo.

Por María Pellicer
Fotografía de Bernado Buendía
junio 2020

Guías de México
en Travesías

Si nadie ha escuchado de Mahahual, es posible que la culpa la tenga lo complicado que es llegar. Lo primero, es volar a Chetumal, que sólo recibe vuelos de Guadalajara y de la Ciudad de México. Segundo, hay que conseguir un transporte para recorrer los 150 kilómetros que separan a la ciudad de la playa, cruzando la famosa laguna de Bacalar.

Mahahual se encuentra en uno de los últimos rincones de la península y esconde una de las playas más hermosas de la región

Aquí no hay que preocuparse si es temporada alta o baja para poder disfrutar de las playas sin miles de turistas.

Mahahual se encuentra en uno de los últimos rincones de la península y esconde una de las playas más hermosas de la región. Aunque han habido grandes planes para incluirlo en el mapa turístico —el puerto que recibe cruceros, Costa Maya, es prueba de ello—, su ubicación y un huracán, que se ensañó con él en 2007, han hecho que ese desarrollo sea muy lento.

El pueblo se ha dividido en dos zonas: la primera atiende los cruceros y a los miles de visitantes que llegan en ellos; la segunda es donde transcurre la vida, con o sin barco.

Quinto Sole y 40 Cañones son las dos opciones clásicas para hospedarse, pero para quienes quieran llevar la desconexión a otro nivel, entonces habrá que recorrer 12 kilómetros más, bajando por la costa, hasta llegar a Almaplena (por lo rústico del camino, hay que ir lento, por lo que uno tarda casi 40 minutos desde el pueblo).

mahahual

Este hotelito, literalmente perdido en medio de la nada, ofrece a sus huéspedes una playa gigantesca e interminable para disfrutar en solitario. Sus instalaciones son sencillas, un par de cabañas y una casa principal, pero más que suficientes para los que quieren disfrutar el mar y no tener señal de teléfono; y hoy, pocas cosas hay más placenteras que saberse desconectados del mundo.

No es el único caso de una playa en donde uno se siente como náufrago, pues en realidad se repite en el camino que lleva hasta Xcalak y termina en el Canal de Zaragoza. Los 60 kilómetros de ese último trecho de la Riviera Maya ofrecen la oportunidad de que los aventureros y curiosos descubran un hotelito, una palapa o una playita donde pasar el día disfrutando el mar que mira al Banco Chinchorro, una de las barreras de coral más importantes del mundo (ojo, amantes del submarinismo, habrá que hacerle espacio a una excursión).

Pocas cosas hay más placenteras que saberse desconectados del mundo.

mahahual

Mahahual se encuentra en uno de los últimos rincones de la península.

Qué hacer

Caminar por su malecón, que con 1.7 km de longitud, es el más largo de toda la Riviera Maya.

Manejar la carretera que conecta Mahahual y Xcalak para llegar, literalmente, a uno de los extremos de México.

Bucear en el Banco Chinchorro, una de las barreras de coral más importantes del mundo.

Recorrer la zona arqueológica de Chacchobén, otro de los lugares cercanos a Mahahual.

Dónde dormir

Almaplena Beach Resort $$

Un pequeño hotel aislado de todo, perfecto para quienes quieren desconectarse. Los detalles tejidos a la manera tradicional maya resaltan con el blanco de los cuartos y el techo de palapa.

Kalma 40 Cañones $$

Si bien uno está en un rincón secreto de México, eso no quiere decir que no pueda dormir bien. Este hotel cuenta con todos los servicios que los hoteles en la parte más concurrida de la Riviera como Cancún.

Quinto Sole Hotel $$$

Con habitaciones con vista al mar y al manglar, esta tal vez sea la opción más moderna de las tres. Al reservar en este hotel, uno tiene entrada gratuita al parque de diversiones Lost Mayan Kingdom.

$ menos de 1000 MXN
$$ 1000-2000 MXN
$$$ 2000-5000 MXN
$$$$ Más de 5000 MXN

Cuándo ir

Aquí no hay que preocuparse si es temporada alta o baja para poder disfrutar de las playas sin miles de turistas, más bien hay que preocuparse por el clima, el principal problema: la temporada de huracanes que va de agosto a septiembre.

Cómo llegar

Lo primero, es volar a Chetumal, que sólo recibe vuelos de Guadalajara y Ciudad de México. Segundo, hay que conseguir un transporte para recorrer los 150 kilómetros que separan a la ciudad de la playa, cruzando la famosa laguna de Bacalar.

DATOS ÚTILES

sectetuer adipiscing elit, sed diam nonummy nibh euismod tincidunt

Consulta nuestra guía travesías

Teléfono

+ 5545111746

Website travesias.com.mx

facebook/travesias.com


Inspiración Travesías