México

Sureste >< Izamal >< Guía

Guía de Izamal: fachadas amarillas, vestigios mayas y un convento franciscano

Famosa por sus fachadas amarillas, Izamal es la fusión del pasado glorioso maya y el encanto colonial del siglo XVI. Aquí, además, la cocina yucateca es protagonista.

Por Selene Mazón
Fotografía de Livia Radwanski
junio 2020

Guías de México
en Travesías

Conocida como la Ciudad de las Tres Culturas, este destino es un viaje en tres tiempos: el prehispánico, el colonial y el actual. Hay que conocer su impresionante convento franciscano de San Antonio de Padua; sus zonas arqueológicas mayas —como la pirámide Kinich Kakmó—; degustar la deliciosa cocina yucateca en el Mercado Municipal y, por supuesto, pasear entre sus calles revestidas de hermosas fachadas amarillas.

Izamal yucatán

Izamal es la fusión del pasado glorioso maya y el encanto colonial del siglo XVI.

Ubicada 72 kilómetros al oriente de Mérida, Izamal se erige sobre una antigua ciudad maya. Fue fundada hacia el año 550 d. C. por los mayas itzáes y, posteriormente, por el fraile franciscano Diego de Landa, a mediados del siglo XVI. Desde 1993 —aunque se desconoce exactamente por qué se tomó esta feliz decisión— es una ciudad monocromática, de fachadas amarillas.

Aquí se encuentra el convento franciscano San Antonio de Padua, uno de los más antiguos de México. Construido entre 1549 y 1561, se ubica sobre la meseta del cerro mayor de la ciudad y sobre el antiguo adoratorio maya, Pap-hol-chac. El convento es un emblema majestuoso, sus muros altos, gruesos y lisos recuerdan a una fortaleza. Su amplio atrio, cercado por 75 arcos, es el segundo más grande del mundo, después de la plaza de San Pedro, en el Vaticano. Al interior del inmueble, sus paredes muestran los vestigios de hermosos frescos del siglo XVI. En el centro, el Templo de la Inmaculada Concepción recibe a los visitantes con un retablo de estilo barroco y una escultura de la virgen de Izamal, traída de Guatemala alrededor del año 1558.

izamal yucatán

El convento franciscano San Antonio de Padua es uno de los más antiguos de México.

Conocida como la Ciudad de las Tres Culturas, este destino es un viaje en tres tiempos: el prehispánico, el colonial y el actual.

Al norte hay que visitar el Mercado Municipal para degustar las delicias de la gastronomía local. Papadzules, tacos de salpicón de venado y chaya con huevo son algunos de los platos que hay que probar. Quienes buscan una experiencia culinaria más elevada deben dirigirse al restaurante Kinich, donde se preparan los platillos típicos de la región con procesos originales.

No hay que irse de Izamal sin acercarse a su glorioso pasado maya. Para eso, hay que visitar sus diferentes zonas arqueológicas. La pirámide Kinich Kakmó es la más representativa. Abarca una manzana completa y es la tercera más grande de México, después de la del Sol, en Teotihuacan, y la de Cholula, en Puebla. También hay que explorar las pirámides Itzamatul, Tu’ul y Habuk.

Al caer la noche hay que disfrutar sus calles y, de ser posible, hay que ver el espectáculo de luz y sonido La Luz de los Mayas, que tiene lugar en el atrio del convento franciscano de San Antonio de Padua.

Se desconoce exactamente por qué se tomó la feliz decisión de pintar las fachadas de amarillo.

Qué hacer

Sin duda es recomendable visitar el imponente convento franciscano San Antonio de Padua, construido entre 1549 y 1561.

Explorar la arqueología. La pirámide Kinich Kakmó (“guacamaya de fuego con rostro solar) y la pirámide Itzamatul (“el que recibe o posee la gracia del cielo”) son las más representativas.

Comer marquesitas —las tradicionales crepas rellenas de queso bola en combinación con un toque dulce— en cualquiera de sus diferentes plazas.

Comer en el restaurante Kinich, donde preparan los platillos típicos de la región con procesos originales. Acompañar los platillos con una refrescante cerveza local, Ceiba.

izamal yucatán

Un viaje a Izamal no está completo sin degustar las delicias de la gastronomía local.

Dónde dormir

San Miguel Arcángel Hotel Boutique $

Ubicado frente a la plaza principal de Izamal, se trata de una casona construida en 1903 y restaurada como hotel en 2006, que conserva la magia colonial en sus instalaciones.

$ menos de 1000 MXN
$$ 1000-2000 MXN
$$$ 2000-5000 MXN
$$$$ Más de 5000 MXN

Cuándo ir

Izamal, al igual que toda la península de Yucatán, es un destino caluroso. Por eso, la mejor época del año para ir es en otoño e invierno (desde mediados de noviembre hasta mediados de marzo).

Cómo llegar

Para llegar a Izamal hay que llegar a Mérida primero. Desde ahí, el camino es de alrededor de 45 minutos. Hay que tomar la autopista Mérida-Cancún y desviarse en el kilómetro 48 hacia Izamal.

DATOS ÚTILES

sectetuer adipiscing elit, sed diam nonummy nibh euismod tincidunt

Consulta nuestra guía travesías

Teléfono

+ 5545111746

Website travesias.com.mx

facebook/travesias.com


Inspiración Travesías