marzo 9, 2015
Cinco especies protegidas del Mar de Cortés
Redacción Travesías

Es uno de los ecosistemas marinos más importantes de México.

1. Ballena gris, jorobada y azul

Los tres tipos de ballenas forman parte de las especies migratorias que llegan desde el norte del continente a reproducirse a las aguas del Mar de Cortés. Las más difíciles de ver, y por lo tanto más atractivas para los visitantes, son las azules. Estos animales llegan a medir entre 24 y 27 metros y pesan hasta 120 toneladas, lo que hace que sus movimientos sean extremadamente lentos y elegantes.

2. Tiburón blanco y ballena

Mientras los primeros resultan inquietantes por la ferocidad de sus mandíbulas y dentadura, los segundos son famosos justo por lo contrario, porque son dóciles y aparentemente inofensivos. Como sea, ambas especies deben ser respetadas y ninguna precaución es innecesaria. Ambas también  se encuentran protegidas en la actualidad y pueden verse (en particular los tiburones ballena) durante las salidas fuera de la línea costera.

3. Arrecifes de coral

La belleza indescriptible de los arrecifes coralinos no ha resistido la constante amenaza del hombre, en particular por la contaminación de las aguas y al cambio climático. Son el hábitat de 25% de las especies marinas y una fuente inagotable para los investigadores y amantes de la vida salvaje. Es un imperdible para quienes deseen conocer las profundidades del Mar de Cortés.

4. Mantarraya gigante

Miden cerca de ocho metros y medio y pesan unos 1 400 kilogramos, lo que explica el calificativo en su nombre. A pesar de su aparente peligrosidad (pues no se alimentan más que de plancton, peces pequeños y calamares), las mantarrayas gigantes han caído también bajo la amenaza humana debido a su caza con arpón.

5. Vaquita marina

Estos cetáceos pesan en promedio 150 kilos y miden de longitud metro y medio. Pese a sus espectaculares dimensiones, son considerados de los más pequeños del mundo. Es una especie endémica de la zona y única en el mundo. Aunque son bastante dóciles (o quizá justo por eso) se han convertido en víctimas constantes de la cacería que durante muchos años fue legal. Actualmente quedan menos de 100 ejemplares y su extinción parece inminente.

Más Leídas

Ver Más