febrero 10, 2016
Cuatro Ciénegas, el agua que florece en medio del desierto
Redacción Travesías

El pequeño pueblo mágico al norte del país es ideal para una escapada de fin de semana.

Cuatro Ciénegas es un pueblo norteño austero, de 11,000 habitantes, construido a las faldas de una montaña que llaman El muerto. Aquí nació y creció Venustiano Carranza, y aquí se encuentran las Bodegas Ferriño, de las más históricas vitivinícolas de México. Frente al pueblo se extiende un valle rodeado por seis montañas apretadas entre sí, aislando completamente del resto de su entorno a este valle que en realidad no es tan grande: unos 30 km de largo por 40 de ancho. Una carreterita en buen estado lo recorre por el medio. La vegetación es rala y los colores predominantes (en la época de marzo al menos) son el dorado, el gris y un verde tímido que se disuelve en tonos plateados. Está dentro de lo que se conoce como el Desierto del Chihuahua, que abarca zonas de Coahuila, Nuevo León, Chihuahua, Zacatecas, Durango, San Luis Potosí y Nuevo México, y Texas en Estados Unidos.cuatro ciénegas

Aquí no hay jaguares, no hay ceibas ni helechos gigantes. Ni siquiera hay árboles, pero hay muchísimos ríos, lagunas, manantiales, ciénagas y pozas de agua. Agua cristalina como si brotara directamente de otra época más pura y primitiva; hay una zona de blanquísimas dunas de yeso pobladas de plantas y animales resistentes a este hábitat en apariencia hostil que encierra una belleza misteriosa, fascinante; el resto del valle tiene diferentes tipos de suelos desérticos, con vegetación dispersa.

Cuatrociénegas

El agua en medio del desierto

Pero, ¿cuál es su mayor atractivo?

El valle ha sido motivo de gran interés para la comunidad científica desde los años cincuenta por su extravagante biodiversidad, pero no fue declarado (y no en su área total) área natural protegida hasta 1994. Decimos extravagante porque aquí abundan especímenes que sólo se encuentran en este sitio, o que al quedarse aquí han desarrollado características únicas; además es lugar de paso de especies migrantes.

Pero el tesoro más grande de este lugar es microscópico, no se ve a simple vista. Se trata de los estromatolitos, las cianobacterias responsables de la primera gran extinción de nuestro planeta, que dio lugar de 2,500 a 1,000 millones de años atrás. Estas formas primitivas de vida se extendieron en todos los océanos, poblados hasta entonces por células que nunca podremos conocer (son las que se extinguieron). Las cianobacterias forman arrecifes, tomando dióxido de carbono de la atmósfera, y liberan oxígeno. Nada más y nada menos. Hay cianobacterias en unos pocos lugares en el mundo, lugares especiales como éste.

Los estromatolitos no son ni por mucho el único atractivo del valle, aunque su presencia es estremecedora (sobre todo si se piensa en la posibilidad de exportar cianobacterias a otro planeta para hacerlo habitable). La recomendación es visitar el valle entre semana y en temporada baja, para sentir toda la intensidad de los paisajes y el silencio. Puedes ir a nadar al Río de los Mezquites entre tortugas y peces curiosos, o a visitar la Poza Azul y contemplar su fauna acuática; pasear por las Dunas de Yeso, que a pesar de su aspecto abrasador, siempre están frescas y húmedas. Otra recomendación es ir al valle por la noche para contemplar una gran cantidad de estrellas.

Cuatrociénegas

El agua en medio del desierto

En Cuatro Ciénegas se puede visitar el museo de la casa donde nació Venustiano Carranza, un centro cultural en la casa donde creció, y un zócalo muy bonito arbolado y rodeado de ferreterías, hoteles, restaurantes, además del palacio municipal.

  • Dónde comer

Restaurante El Doc

El mejor restaurante es el del Doc (el dueño es el dentista del pueblo). No te dejes engañar por la apariencia modesta del local: la comida es extraordinaria, tienen una barra completa y venden deliciosos dulces regionales. Zaragoza 103, Centro.

  • Dónde dormir

Hay varios hotelitos en las afueras, pero los del centro son la opción más agradable.

Hotel Plaza

Hidalgo 202, Centro, T. (869) 696 0066, plazahotel.com.mx

Hotel Misión Marielena

Hidalgo 200, Centro, T. (869) 696 1151, hotelmisionmarielena.com.mx

Más Leídas

Ver Más