febrero 27, 2020
Oetker Collection apuesta por conservar la naturaleza y apoyar a comunidades locales
Redacción Travesías

El grupo hotelero busca un mejor futuro para los viajeros y sus opciones de alojamiento.

Dos de los principales objetivos de Oetker Collection son la protección de la biodiversidad y el desarrollo de las comunidades en las que se encuentran sus hoteles, desde las playas blancas del Mar Caribe, hasta la cima nevada de los Alpes franceses.

Pero más allá de impulsar los grandes proyectos, el grupo reafirma su responsabilidad con las localidades y con el medio ambiente a través de pequeñas acciones como utilizar detergentes ecológicos, reciclar los recursos que se desechan, deshacerse de los plásticos de un solo uso, instalar iluminación LED y hasta decorar con especies de plantas endémicas.

La intención primordial es un futuro mejor y por supuesto crear una nueva manera de viajar.

Oetker Collection y el medio salvaje

Un ejemplo de los anterior lo dio L’Apogée Courchevel, un hotel alpino ubicado a los pies del sitio de esquí Courchevel en Francia, que logró una asociación con el Parque Nacional Vanoise con el fin de proteger a la cabra salvaje que habita en esa región montañosa. Desde hace un tiempo los huéspedes de este alojamiento pueden comprar un peluche alusivo, cuyas ganancias se destinarán a la protección de esta especie.

L’Apogée Courchevel. Foto: cortesía Oetker Collection.

Otras propiedades en donde se pueden obtener estos muñecos en pro de la conservación son el Château Saint-Martin & Spa, en Vence, donde se pueden conseguir unos búhos para ayudar a la Liga Francesa de Conservación de Aves, la cual lucha contra la pérdida de especies en la región de Provenza-Alpes-Costa Azul. También está el Hotel du Cap-Eden-Roc en Antibes que tortugas de juguete para apoyar a un centro local que rehabilita a estos reptiles marinos lastimados.

oetker

Jumby Bay Island. Foto: cortesía Oetker Collection.

Del otro lado del Atlántico, los hoteles Eden Rock y Jumby Bay Island, en las islas caribeñas de St. Barths y Antigua, respectivamente, también ponen de su parte. El primero se esmera en recuperar los hábitats acuáticos de innumerables peces y aves, mientras que el segundo apuesta por las hortalizas sustentables y el consumo de productos locales.

Por último, el Brenners Park-Hotel en Baden-Baden, Alemania, cuenta con un jardín natural donde crecen orquídeas y en el que hay hay cinco colonias de abejas.

Brenners Park-Hotel. Foto: cortesía Oetker Collection.

Oetker Collection y las comunidades 

Dentro de las propiedades de Oetker Collection destacan dos que se esmeran en promover el desarrollo y crecimiento de las personas locales. Uno de ellos es nuevamente Brenners Park-Hotel, en donde se creó un programa de residencias artísticas para talentos jóvenes.

En cuanto a Palácio Tangará, en el corazón de São Paulo, se trabaja de la mano con jóvenes de las favelas de Paraisópolis en un programa de entrenamientos para laborar en la propiedad. Además, este alojamiento presta su salón de eventos para presentar espectáculos del ballet y la orquesta local de dicha comunidad.

oetker collection

Palácio Tangará. Foto: cortesía Oetker Collection.

¿Te gustó esta nota? Suscríbete a nuestro newsletter aquí para tener acceso a todo el contenido de Travesías.

En portada: Château Saint-Martin & Spa. Foto: cortesía Oetker Collection.

Más Leídas

Ver Más