octubre 9, 2017
Ver Flamencos en Yucatán
Redacción Travesías

A 90 kilómetros al este de Mérida se encuentra Celestún, un territorio virgen donde el mayor atractivo son sus cientos de flamencos.

La Reserva de la Biosfera Ría Celestún se acomoda a lo largo de 600 kilómetros cuadrados, en un estero entre los estados de Yucatán y Campeche. Su mayor atractivo son los cientos de flamencos que la habitan, de un color especialmente brillante debido a la cantidad de caroteno de las aguas de las que se alimentan, que tiñen de rosa anaranjado el manglar y sus cielos. Esta colonia convive con pelícanos y otras 150 especies de aves, además de reptiles, como el caimán, en un ecosistema único originado por la mezcla de agua dulce y salada, que se puede recorrer en lancha.

Para una visita corta, se puede ir desde Mérida, situada a 90 kilómetros al este, al mismo municipio de Celestún, en Yucatán, y realizar un paseo de dos horas. Para los viajeros que dispongan de más tiempo y estén interesados en los recorridos alternativos, será perfecta la ruta Rincones de Ensueño en Campeche, promovida por Pronatura, que cruza la reserva desde Dzitbalché hasta Isla Arena.

Biosfera Ría Celestún

La fundación de Dzitbalché, localizada en el municipio de Calkiní, se remonta a mediados del siglo xv, según el códice maya que cuenta su historia, “Cantares de Dzitbalché”. Entre sus atracciones, se encuentran el templo de la Asunción de Nuestra Señora, del siglo XVII, y las artesanías en madera y textiles.

El segundo punto del viaje es Nunkiní, una comunidad donde se trabaja el petate, una labor artesana que se transmite de padres a hijos y se elabora con manos y pies, en la que destacan además dos tradiciones: la veneración a San Diego de Alcalá, al que se debe, según la leyenda, el fin de la viruela negra traída por los españoles, y el carnaval, donde todos los habitantes se disfrazan de oso, algo que proviene de los años veinte del siglo pasado, según el historiador Pedro Suárez Chí, por el impacto que causó el Circo Hermanos Acereto, quienes usaban a una persona con disfraz de oso para su espectáculo de domadores.

Las siguientes paradas son las haciendas henequeneras de Santa Cruz y Tankuché, restos del esplendor que esta industria tuvo en el siglo XIX en la Península de Yucatán. En la primera se conservan, además de la fachada y el enorme patio central, el cuarto de máquinas, la bodega y el huerto original, donde hoy se cultiva palma de jipi. Tankuché es llamativa por su estilo francés, que simula una fortificación medieval.

Biosfera Ría Celestún

Desde ahí, se recorren 40 kilómetros hasta El Remate, un ojo de agua donde se puede nadar, y en el que es posible visitar su Centro de Interpretación de la Naturaleza, que cuenta con un biomuseo, un sendero explicativo e infraestructura para practicar turismo de aventura.

El destino final de la ruta es Isla Arena, en la costa, desde donde se pueden avistar flamencos y cocodrilos y recorrer sus maravillas naturales, como el bosque petrificado, un entorno natural de árboles muertos.

Ayuntamiento de Calkiní
Calle 20 s/n, entre 15 y 17, Centro, Calkiní, Campeche; T. (996) 961 1072 (Casa de Cultura); presidencia@calkini.gob.mx

Ex Hacienda de Santa Cruz
Calle 86 Sur, Santa Cruz Palomeque,

Calkiní, Campeche
campeche.travel/es/recursos-turisticos/haciendas/item/hacienda-santa-cruz.

Ex Hacienda Tankuché
Carretera Calkiní-Isla Arena km 32. Calkiní, Campeche; campeche.travel/es/recursos-turisticos/haciendas/item/hacienda-tankuche-2

Reserva de la Biósfera ría Celestún
Celestún, Yucatán
Pronatura Península de Yucatán
T. (999) 988 4436
FB: Reserva de la Biosfera Ría Celestún

Más Leídas

Ver Más