Tras el vuelo de las aves: avistamientos únicos en el mundo
diciembre 1, 2021
Tras el vuelo de las aves: avistamientos únicos en el mundo
Atelier

Colombia ha ganado cuatro veces el título de líder mundial en avistamiento de aves. ¿La razón? No hay una sola esquina del país que no tenga centenares de especies por descubrir.

Regiones: Gran Caribe colombiano / Pacífico colombiano / Andes Orientales / Amazonía-Orinoquía

Colombia es el país número uno en avistamiento de aves, así que preparen sus binóculos, están a punto de entrar al paraíso de la avifauna.

Colombia es un lugar ideal para el avistamiento de aves. Getty Images.

Por su gran biodiversidad e inmensa variedad de ecosistemas, Colombia se ha consolidado como un destino privilegiado para el avistamiento de aves en el mundo. Con más de 1,900 especies en su territorio, que corresponden a 20 % del total de especies globales, el país merece su propio apartado para los apasionados de esta actividad.

Es, además, el hogar de alrededor de 80 especies endémicas y recibe algo más de 170 especies de aves migratorias a lo largo del año, gracias a su clima privilegiado. No es de extrañarse que se haya coronado en cuatro ocasiones como líder mundial en el Global Big Day, el concurso internacional más importante de avistamiento de aves, organizado por el Laboratorio de Ornitología de la Universidad de Cornell.

Getty Images.

Uno de los enclaves favoritos para dedicarse a esta práctica es la Sierra Nevada de Santa Marta. En este complejo ecosistema, en la costa norte de Colombia, se encuentran todos los tipos de pisos térmicos y la diversidad de aves, por supuesto, es acorde. Algunas de las más representativas que se pueden avistar aquí son el periquito de Santa Marta (Pyrrhura viridicata), el colibrí esmeralda (Chlorostilbon mellisugus), la tangara serrana (Anisognathus melanogenys) y la oropéndola crestada (Psarocolius decumanus), entre otras.

Cortesía ProColombia.

Un gran lugar para pasar los días entre aves magníficas en esta región es la población de Minca, aproximadamente a 35 minutos de la ciudad de Santa Marta, donde, además de los tours y las empresas especializadas en avistamiento de aves, se puede disfrutar sus ríos, cascadas y la maravillosa vegetación del bosque húmedo tropical. Aquí, no podemos pensar en un mejor sitio para hospedarse que la Reserva Natural El Dorado, destacada como uno de los lugares de observación de aves más importantes de toda América del Sur.

La región del Chocó colombiano es otra de las destacadas cuando de aves se trata, pues cuenta con más de 650 especies que se han mantenido protegidas en parte por el aislamiento de la región y, al tratarse de la única selva virgen neotropical en medio de dos mares, alberga la mayor cantidad de aves endémicas del país.

Bahía Solano, región del Chocó. Cortesía ProColombia.

Aquí se puede ver la célebre oropéndola del Baudó (Psarocolius cassini), una especie que sólo vive en este lugar del mundo. Otras especies que encantan a los viajeros son el mielero patirrojo (Cyanerpes cyaneus), la cotinga azul (Cotinga nattererii), el carpintero de antifaz (Melanerpes pucherani) y el chacurú barreado (Bucco noanamae).

En las cercanías del Parque Nacional Natural Utría, la reserva El Almejal ofrece excelentes planes para aproximarse a estas especies, con guías certificados que saben exactamente dónde y cuándo preparar a los visitantes para sacar sus binóculos y cámaras fotográficas.

En la naturaleza colombiana se pueden avistar más de 1,500 especies de aves. Getty Images.

En el entorno de montaña andina, las aves también llaman por montón a los curiosos y experimentados avistadores. Un sitio recomendado es el Santuario de Fauna y Flora Otún Quimbaya, en el departamento de Risaralda, con su ecosistema de selva húmeda andina y su exitosa iniciativa de turismo comunitario. Entre los especímenes destacados en esta reserva están la pava caucana (Penelope perspicax), el toropisco montañero (Pyroderus scutatus), la tangara multicolor (Chlorochrysa nitidissima) y el habia copetona (Habia cristata). En esta región, y como base de operaciones, el hotel Termales el Otoño, en Manizales, es una opción magnífica para complementar la placentera pero a veces aguerrida labor de avistamiento.

Por último, no se puede pensar en aves y no hablar de la región del Amazonas, con su exuberancia y vida natural sin paralelo en el planeta. En el caso particular de Colombia, este departamento se precia de albergar 30 % de la avifauna total del país y solamente en el Parque Nacional Natural Amacayacu pueden ser avistadas 486 especies, como la tangara azulada (Thraupis episcopus), el semillero ventricastaño (Sporophila castaneiventris) y el tirano palmero (Tyrannopsis sulphurea).

Cortesía ProColombia.

Además, es una oportunidad perfecta para entrar en contacto con uno de los lugares biodiversos más impresionantes de la Tierra y entender por qué su descripción como “pulmón del mundo” es apenas un breve abreboca de lo que se presencia una vez ahí.

Los atractivos naturales del Pacífico colombiano. Cortesía ProColombia.

Recomendados Travesías

Ecolodge El Almejal

Playa El Almejal, Corregimiento del Valle, Bahía Solano

+57 (4) 412 5050

almejal.com.co

 

Reserva Proaves El Dorado

Cuchilla San Lorenzo, Minca, Magdalena

conservation.co/reserva-natural-el-dorado

 

Hotel Termales el Otoño

Km. 5 antigua vía al Nevado del Ruiz, Manizales, Caldas

+57 (321) 658 2577

termaleselotono.com

 

Más Leídas

Ver Más