julio 4, 2017
¡Vámonos a Valle de Bravo!
Redacción Travesías

Una ruta por los sinuosos caminos en los alrededores de Valle de Bravo con la nueva G 500 4×4² de Mercedes-Benz.

Hace unas semanas probamos el G 500 4×4² de Mercedes-Benz en una ruta por los sinuosos caminos en los alrededores de Valle de Bravo… ¿obstáculos?, claro que había: lodo, pendientes y rocas; pero para este auto fue sencillo atravesarlos. La experiencia inició en hotel Rodavento, el entorno boscoso con más de 14 hectáreas permite a sus huéspedes realizar actividades como tirolesa, rappel y tiro con arco.

La clave para cruzar el camino rumbo a este paraíso estuvo en la altura y posición de la suspensión, los ejes y el diferencial —que permite que las ruedas derecha e izquierda giren a velocidades diferentes—. Comúnmente los ejes llegan hasta el centro de la rueda, pero en este vehículo se encuentran a una mayor altura y mediante engranes envían la potencia a las llantas. Así, se logra una altura de 43 centímetros respecto al suelo, perfecta para esquivar cualquier lodazal. El bloqueo del diferencial puede ser delantero, central, trasero o combinado, teniendo hasta el 100% de la potencia en cada rueda, para caminos complicados.

Seguimos nuestro trayecto hacia el zócalo de Valle, una vía empedrada en la que probamos el Low Range o caja reductora —sistema para multiplicar el torque, utilizado al subir pendientes muy pronunciadas—. En la ruta comprobamos que la presencia de dos amortiguadores por rueda otorgan una excelente suspensión.

En términos visuales, el G 500 4×4² ofrece un diseño limpio y colores personalizables, molduras y bordes de fascias en fibra de carbono, faros bixenón y rines AMG. En el interior, los asientos, la consola central y los descansabrazos están cubiertos con cuero. En cuanto a seguridad, cuenta con ayuda al arranque en pendientes, función de frenos secos, sistema de amortiguación variable, sistema antibloqueo de frenos (ABS), servofreno de emergencia (BAS) y programa electrónico de estabilidad (ESP®) con sistema de control de tracción (ASR).

Adicionalmente, incluye COMAND Online con navegador, cámara de reversa, retrovisores exteriores de ajuste eléctrico y posición para estacionamiento y mandos en las puertas. La experiencia de manejo, en especial en terrenos como los de Valle de Bravo, es sumamente divertida y emocionante, un vehículo que puede y debe andar por doquier, incluso off-road.

G 500 4×4²

Motor: V8 biturbo de 4.0 litros con 422 hp y 610 Nm.

Transmisión: automática 7G-TRONIC.

Tracción: 4MATIC.

Rendimiento de combustible: 

combinado: 7.25 km/l.

Aceleración de 0 a 100 km/h en 7.4 seg.

Distancia del suelo:
438 mm.

Ángulo de entrada/salida: 51.6 grados/43.8 grados.

Capacidad de vadeo: 1000 mm.

Más Leídas

Ver Más