diciembre 8, 2017
La comida detona a la música en Austin
María Pellicer

A unos minutos de Zilker Park, South Congress se corona como un paraíso gastronómico de la capital de Texas.

 

Aunque la buena onda y el espíritu relajado se respira en toda la ciudad de Austin, Texas, no hay otra zona que mejor represente esa onda que South Congress. A un par de minutos del centro, y muy cerca del céntrico Zilker Park, aquí es donde uno encuentra tiendas independientes, hoteles con estilo y muchas, pero muchas, opciones para comer.

Empezando desde el río, y después de pasar el famoso Austin Motel, la primera parda tiene que ser Jo’s Coffee, el sencillo café con una terraza amplísima donde dan ganas de pasarse la mañana trabajando en la computadora. El día en Austin comienza con un breakefast taco —huevo con tocino, huevo con papa o migas— y un Iced Turbo, una azucarada combinación de café. Para el mediodía hay que visitar unas de las hamburguesas más famosas de la ciudad: Hopdoddy. Con 20 sucursales en todo el país, este local es el primera y original y no hace falta más que ordenar su hamburguesa clásica para entender por qué se han hecho tan famosos, y porque siempre hay que hacer fila. Utilizan ingredientes orgánicos, fabrican su propio pan, muelen su carne y cuidan la calidad de todos sus ingredientes y eso es algo que sin duda se refleja en cada morida. Definitivamente, un lugar al que uno podría volver todos los días. Además, tienen una super selección de cervezas artesanales y el personal es super amable. Eso sí, después de esta escala, habrá que hacer una pausa o seguir otro día.

Comer en Austin

Siguiendo por South Congress, un poco más arriba, esta Torchys Tacos, cuyo slogan promete “damn good tacos”, y cumple. La especialidad de la casa es el Green chile pork, una versión atinada de carne de cerdo en salsa verde que se sirve acompañado de queso Cotija, cebolla, cilantro y salsa de tomate sobre tortilla de harina. Lo que empezó en un sencillo foodtruck hoy tiene más de 30 tiendas pero sin duda, ésta es la más bonita. Inspirada en la arquitectura de carretera de los años 50 y 60 norteamericana, Chioco Design creo este edificio de zigzags y nostalgia retro cuyos espacios abiertos son ideales para el clima de Austin.

Y para cerrar, June’s All Day, el más fancy de los locales del recorrido. El pequeño bistro ofrece clásicos americanos y algunos platillos de inspiración más europea en un ambiente relajado y de barrio. Las creaciones del chef McGuire Moorman deben acompañarse de algún vino de la selección de June Rodil, quién continuamente presenta alguna selección nueva para explorar regiones y sabores. Hay que probar la berenjena baby frita, el snapper carpaccio y el sándwich de pollo frito porque “deep in the heart of Texas”.

 

 

 

 

 

 

 

Más Leídas

Ver Más