octubre 27, 2015
Cinco escalas en el K-Town angelino
Redacción Travesías

El barrio coreano de Los Ángeles ofrece comida estupenda, cultura y arte contemporáneo.

A. OH MA Nee
Algo así como la comida corrida de los coreanos. Las cartas de este minilocal no están en inglés, así que uno tiene dos opciones: ordenar los platillos a la señora basándose en la foto de la carta o esperar a que esté su hija para que te interprete. Por mucho, el sitio donde se vive el ambiente más auténtico y antiguo de barrio. Los sabores no se parecen a nada estadounidense.

B. Myung Dong Kyoja
Otra de las especialidades coreanas: tallarines y dumplings. Además, claro, del excelente kimchi (picante o blanco), que se renueva en cada mesa de manera constante tan pronto el plato comienza a vaciarse. Los dumplings de cerdo con ensalada son lo más popular, acompañados de una cerveza.

C. Wilshire Boulevard Temple
Esta sinagoga, la más antigua de California, marca el corazón del barrio coreano. Debido a su ubicación, en su última gran renovación, en 2013, se pensó el edificio como más incluyente con las comunidades a su alrededor, y hoy lo visitan con frecuencia coreanos, mexicanos y turistas. Además, exhibe una colección permanente de arte contemporáneo. Parada obligatoria, sin duda.

D. Food trucks de Oxford
En la parte más céntrica del K-Town no hay restaurantes mexicanos, pero sí llegan food trucks de tacos, tortas, jugos y frutas, que se estacionan ya sea sobre Wilshire o sobre Oxford. La calidad de la comida mexicana es bien sabida en la región, por lo que comúnmente los coreanos abarrotan estas camionetas.

E. Choiganei 2
Los restaurantes de BBQ coreanos abundan por el barrio, pero Choiganei 2 destaca gracias a la calidad de sus pescados y carnes, servidos en enormes cantidades. Imposible acudir solo, ya que la porción mínima excede, incluso, lo que dos personas pueden consumir; es preciso ir con toda la familia —de refuerzo— y disfrutar de un lugar coreano barato y lleno de locales celebrando este ritual.

Más Leídas

Ver Más