Madrid y la Movida madrileña: un itinerario por sus barrios
agosto 2, 2021
Un paseo por el barrio de la Movida madrileña
Arturo Lezcano

Un itinerario que redescubre la efervescencia que se desarrolló al calor de la Gran Vía, el barrio de Malasaña y el Rastro en los años de la Movida Madrileña.

A inicios de la década de 1980, apenas cinco años después de la muerte de Francisco Franco, Madrid experimentaba una explosión de colores. Eran los jóvenes nacidos en dictadura pero crecidos en la transición a la democracia, que aprovechaban el acelerón de libertad a base de música y arte, noche y desenfreno. Se dio en llamar Movida o Nueva Ola, un fenómeno que alumbró carreras célebres, como la de Almodóvar o Alaska, y marcó una época en España.

Via Lactea Madrid

La Vía Láctea, uno de los bares legendarios de la movida.

Aquella efervescencia se desarrolló al calor de la Gran Vía, el barrio de Malasaña, el Rastro y otras zonas del centro de la capital. Mucho menos conocido es que gran parte de aquella expresión cultural nació en un barrio más alejado, de origen obrero y nombre equívoco: Prosperidad.

A cuarenta años de la eclosión de la Movida, la periodista y vecina del barrio Elena Cabrera ofrece paseos por sus calles de casas enladrilladas y sumerge al visitante en la nostalgia de un tiempo cercano y candente. Como dice Cabrera, la experiencia es un ejercicio de memoria musical, una suerte de “psicogeografía” que permite revivir lo sucedido.

Gran Via Madrid

La Gran Vía fue uno de los escenarios de la Movida Madrileña.

Comienza frente a la estación de metro Cartagena, a la sombra del premiado edificio Torres Blancas. Allí, donde hoy hay un negocio de alquiler de trasteros, se ubicaba la sala más emblemática de la Movida. Se llamaba Rock-Ola y acogió conciertos de estrellas internacionales: Depeche Mode, New Order, Spandau Ballet, y de un incontable número de grupos locales. Cerró en 1985. Ya por entonces tocaban los Aviador Dro, aún en activo. Su primer cuartel general, donde también fundaron Dro, uno de los sellos discográficos más renombrados de la Movida, es otra parada del recorrido,  acompañada de explicación y contexto, y continúa en el estudio Doublewtronics, donde se grabaron los discos de Radio Futura, Parálisis Permanente o Gabinete Caligari.

El itinerario culmina en el Centro Cultural Salmerón, un edificio que fue escuela hasta la Guerra Civil, luego sede de instituciones franquistas y, al morir el dictador, punto embrionario de la Movida: allí se fundaban revistas y fanzines, ensayaban grupos musicales y se rodaban películas como Pepi, Luci, Bom, y otras chicas del montón, de Pedro Almodóvar. Hoy su historia sigue hablando a través de la memoria recuperada a golpe de paseo.

Más Leídas

Ver Más