diciembre 12, 2017
Casa Rodavento, una experiencia local
Loyda Muñoz

Para quiénes desean descubrir la magia de Valle de Bravo, ha abierto un hotel único por su exclusividad.

Una mansión colonial del siglo pasado, arquitectura clásica y un destino con secretos aún por descubrir. Casa Rodavento es, más que un hotel, la casa de la familia fundadora del Grupo Rodavento y por ello, un sitio que busca que quienes se hospeden se sientan como en su hogar.

El recinto ha abierto sus puertas este 1º de diciembre en Valle de Bravo con un objetivo claro: llevar el lujo al destino desde una experiencia íntima. Por ello, sólo hay siete suites, un jardín que lo rodea todo y, en cada rincón, espacios diseñados para admirar la belleza de la casa y del Pueblo Mágico.

Casa Rodavento, una experiencia local

El diseño es uno de los ejes rectores. A cargo de AMASS & G Furnishing Consulting, Gómez Crespo Arquitectos, Gaxiola Arquitectos y el propio Rodavento, los interiores destacan lo contemporáneo de nuestro país y la identidad de Mosaic Group, el grupo al que pertenece.

Asimismo, la propuesta gastronómica explora los sabores locales y el entorno de la mano de Diego Isunza Kahlo. El chef decidió continuar con la filosofía de Casa Rodavento, por lo que recorrió Valle de Bravo para descubrir los ingredientes de la región y reinterpretar los platillos tradicionales.

En “Nuestro”, cada uno de los ingredientes mantiene su frescura y encuentra nuevas combinaciones a través de cocina de autor. Las enchiladas de nata y pasilla, el tartar de cecina vallesana, la costilla con mantequilla de café o el pipián verde son sólo una muestra de los sabores de la entidad.

 

Casa Rodavento, una experiencia local

Sin embargo, Valle de Bravo inicia un nuevo capítulo con “La Casa”, como le llaman cariñosamente, a través de las vivencias y anécdotas de quiénes lo descubren por primera vez o bien, quiénes encuentran una nueva faceta del destino con experiencias únicas.

El legado de Casa Rodavento inicia, en esencia, con la simpleza y los recuerdos de los campamentos a la orilla del río de sus habitantes 15 años atrás, pero hoy prevalece con las vivencias de aquellos que se hospedan y lo vuelven parte de su historia.

Más Leídas

Ver Más