septiembre 3, 2019
El legado del diseño mexicano aterriza en Chicago
Diego Parás

Cómo un país impactó el trabajo de seis visionarias creadoras

Hay muchas formas de montar una exhibición. A veces un artista crea toda una serie de obras teniendo en mente juntarlas en un mismo espacio; otras, una galería puede encargar piezas a varios artistas para crear un concepto. Para la nueva exposición In a Cloud, in a Wall, in a Chair: Six Modernists in Mexico at Midcentury, el Art Institute of Chicago se aventuró a hacer algo distinto: reflejar, a través del diseño, la realidad del México de mediados del siglo pasado a partir de la curaduría de obras ya existentes y nunca antes mostradas en un mismo lugar. Sus creadoras: Clara Porset, Lola Álvarez Bravo, Anni Albers, Ruth Asawa, Cynthia Sargent y Sheila Hicks.

Seis artistas: una mexicana, una cubana, una alemana, una japonesa y dos estadounidenses hablan de México en Chicago.

clara porset

Clara Porset. Foto: CIDI UNAM

Si bien sólo una de estas artistas (Lola Álvarez Bravo) es mexicana, todas vivieron o trabajaron en México entre 1940 y 1970, y retrataron de distintas formas las influencias que encontraron aquí, desde fotografías hasta tapetes, pasando por la escultura; todas expuestas en el museo estadounidense.

La exiliada política cubana Clara Porset llegó en 1935 a la Ciudad de México. En un país donde el fin de la revolución aún se vivía a flor de piel, Porset se vio influenciada por las tradiciones, el clima y los materiales locales, los cuales utilizó en su trabajo para concebir algunas de las sillas más icónicas de México. Durante su estancia en tierras mexicanas, Porset conoció a la fotógrafa jalisciense Lola Álvarez Bravo, cuyos fotomontajes con recortes de diferentes fotografías reflejan las distintas capas sociales, económicas y políticas que componían a la nación en esa época.

Arriba izquierda: fotomontaje de Lola Álvarez Bravo. Arriba derecha: Gouache de Anni Albers. Abajo izquierda: Silla de Clara Porset. Abajo derecha: textil de Sheila Hicks. Fotos: cortesía Art Institute of Chicago.

Sin saber que su trabajo sería reunido 84 años después, Porset invitó a su amiga alemana Anni Albers a México en 1935. En uno de sus 13 viajes subsecuentes, la diseñadora textil visitó Monte Albán, en donde se vio marcada por el patrón geométrico que utilizaron los zapotecas en las fachadas de sus construcciones. Clara Porset también le dio clases —en la Universidad Autónoma de México— a la japonesa Ruth Asawa, quien en 1947 hizo un viaje a Toluca, donde el trabajo artesanal de cestería la sorprendió tanto que lo incorporó a sus creaciones, dando como resultado una fusión única.

ruth asawa

Ruth Asawa. Foto: Ruth Asawa

En 1951, la estadounidense Cynthia Sargent se mudó a la Ciudad de México. Un año después, Porset vio suficiente potencial en su trabajo para incluirlo en la exhibición Art in Daily Life, en cuyo catálogo escribió la frase que da título a la exposición actual en Chicago: “Hay diseño en todo… en una nube, en un muro, en una silla, en el mar, en la arena, en una maceta”. La segunda estadounidense y última artista en la lista, Sheila Hicks, también se vio influenciada por Clara Porset. Si bien nunca se conocieron personalmente, estuvieron conectadas a través de Luis Barragán, con quien ambas trabajaron en circunstancias distintas. A Hicks no sólo le impresionó la tradición textil mexicana, sino la latinoamericana, tanto así que realizó un viaje por Sudamérica para estudiarla. Tiempo después estableció su taller en Taxco.

In a Cloud, in a Wall, in a Chair: Six Modernists in Mexico at Midcentury estará en exhibición en el Art Institute of Chicago del 6 de septiembre de 2019 al 12 de enero de 2020.

Sigue a Diego en Instagram.

Foto de portada: cortesía Art Institute of Chicago.

***
También te recomendamos
Guadalajara, Guadalajarx

Más Leídas

Ver Más