marzo 27, 2019
Aracataca: el pueblo de mariposas amarillas en el que nació García Márquez
Karen Martínez

Miles de turistas han viajado a Colombia en busca de Macondo

Para hablar de viajes y de García Márquez (ese escritor colombiano que hizo en su literatura una oda a los nómadas que iban tras el destino perdido) hay que rememorar su poema Viajar; versos que hacen que cualquiera deje todo atrás y pase su vida entre maletas y nuevos destinos. Palabras que nos hacen pensar en Colombia y un pequeño pueblo en el que su historia empezó a contarse.

Viajar 

(fragmento)

Viajar es regresar
viajar es volverse mundano
es conocer otra gente
es volver a empezar.
Empezar extendiendo la mano,
aprendiendo del fuerte,
es sentir soledad.
Viajar es marcharse de casa,
es vestirse de loco
diciendo todo y nada en una postal.
Es dormir en otra cama,
sentir que el tiempo es corto
viajar es regresar.

García Márquez, la leyenda

Gabo, como le decían de cariño, nació en Aracataca, Colombia, un 6 de marzo de 1927. Un pueblito caribeño que años más tarde se convirtió sin querer en el Macondo de Cien años de soledad. Este lugar mítico, cuyos escenarios estaban plagados de situaciones tan absurdas como melancólicas, fue su infancia y también el alimento del realismo mágico que más adelante dejó en el papel. Y es que la familia Buendía no existiría si no fuera por su pueblo natal ni el clima tropical al que hace alusión, ni la vieja estación de ferrocarril ni la famosa hora de la siesta ni las mariposas amarillas.

Aunque se marchó antes de los 10 años, García Márquez regresó en mente toda la vida y lo convirtió en leyenda, al punto que este pequeño destino atrae todos los años a cientos de entusiastas de la literatura que van en busca de ese lugar ficticio que está atrapado en una novela.

cien-anios-de-soledad-gabo

Cien años de soledad

tren-garcia-marquez-colombia

La vieja estación de tren

¿Qué hacer en la tierra de Gabo?

Aracataca es un destino turístico por excelencia, de ahí que se ofrezcan tours para conocer la primaria a la que asistía el Premio Nobel de Literatura, la casa-museo donde creció, así como aquellos rincones donde solía pasar las tardes García Márquez. Y a comparación del realismo mágico, este sitio es mucho más accesible: llegar no es nada complicado; basta tomar un autobús con dirección al municipio de Fundación (Magdalena) y viajar en promedio una hora sobre una carretera recta y bien pavimentada.

Antes, en los alrededores había plantíos de plátano; las mariposas se alimentaban de sus flores y ponían sus huevecillos. Era común viajar entre insectos amarillos. Actualmente el panorama sigue siendo bonito, aunque sin tanta magia: las bananas fueron remplazadas por palma africana, un cultivo más rentable para los habitantes. También se dice que el nombre del pueblo hace alusión al río de aguas frescas que baja de la Sierra Nevada.

iglesia-macondo-ggm

Iglesia donde bautizaron a GGM

El recorrido

En 2010 el gobierno colombiano reconstruyó la casa del escritor, espacio que posteriormente se convirtió en museo. En 2011 se restauró la Estación Aracataca, que es donde pasaba el ferrocarril de la zona bananera. En 2015 terminaron las obras de conservación en la Casa del Telegrafista, lugar en donde se conocieron  los padres del periodista; se cree que de esta relación nació El amor en los tiempos del cólera.

casa-museo-gabo

Casa-museo

estacion-de-tren-macondo-aracataca

casa-del-telegrafista-colombia

La Casa del Telegrafista

***
También te recomendamos

París desde los ojos de Cortázar

Conocer Cuba a través de la mirada nostálgica de Hemingway

Japón desde los cuadros de Hokusai (el nómada del lejano oriente)

Más Leídas

Ver Más