agosto 28, 2019
Se cumplen 30 años de la caída del Muro de Berlín (y hay un pedazo en la CDMX)
Frida Méndez

En el Museo Memoria y Tolerancia se encuentra el Fragmento No. 266

Era la medianoche del 9 de noviembre de 1989 cuando, oficialmente, el Muro de Berlín colapsó; familias enteras se encontraron después de décadas separadas, viejos amigos se vieron, incluso desconocidos se abrazaron para celebrar que, por fin, eran habitantes de una sola ciudad.  Horas antes de que el rumor de la unificación se volviera realidad, los ciudadanos de ambos lados habían destruído esa muralla con la ayuda de martillos, picos y cinceles.

A tres décadas de la caída del muro

Esta inmensa pared separó por 28 años a la República Federal de Alemania (Berlín Oeste)  de la República Democrática Alemana (Berlín Este). Sin embargo, el llamado Muro de la Vergüenza también fue la barrera física que dividió al mundo en dos sistemas sociales en plena Guerra Fría: el capitalismo y el comunismo.

Varios trozos se han conservado para que no olvidemos lo peligrosos que son los muros y cómo al final siempre terminan por caer. Según la Fundación para la Reflexión sobre la Dictadura en Alemania Oriental, actualmente existen 241 pedazos de esta antigua frontera de concreto, los cuales se encuentran distribuidos en 146 memoriales en más de 70 países. Entre ellos el Museo de Memoria y Tolerancia en la Ciudad de México.

El pedazo de la Ciudad de México

Sin duda es un buen momento para ver de cerca una parte de esta construcción de más de 155 kilómetros; este 2019 se cumplen 30 años desde la caída del muro que, más que una pared derrumbada, representó el inicio del fin de la Unión Soviética.

pedazo del Muro de Berlín en la CDMX

Cortesía: Museo Memoria y Tolerancia

Cortesía: Museo Memoria y Tolerancia

En el museo de la Ciudad de México se encuentra el Fragmento No. 266. Se trata de un bloque rectangular construido en 1976 a base de concreto armado con peralte y base, lo que lo hace muy resistente a impactos. Sus dimensiones son de 3.62 metros de altura, 1.8 de ancho y 2.20 de grosor.

Restaurar el muro

Esta pieza, que forma parte de la exhibición permanente del recinto, fue restaurada por primera vez en su historia. Esto no fue tarea fácil ya que a lo largo del tiempo ha sufrido varias alteraciones. Un grupo de expresiones artísticas (hechas por los locales) que se han ido decolorando a lo largo de los años y que por sus condiciones coyunturales no recibieron tratamiento para proteger sus pigmentos.

Cortesía: INAH

pedazo del Muro de Berlín en la CDMX

Cortesía: INAH

Además, también están los daños causados por los martillazos que derribaron el muro, los cuales arruinaron los colores de los murales y dejaron expuesta parte de su estructura e incluso su esqueleto metálico. Sin embargo, tanto los golpes como las pinturas forman parte de la historia de esta construcción, lo que hizo difícil determinar qué restaurar y qué no.

Sigue a Frida en Instagram

***

También te recomendamos

La prisión que se convirtió en museo: El Centro de las Artes de San Luis Potosí

Más Leídas

Ver Más