diciembre 8, 2017
5 bodegas vitivinícolas sorprendentes
Esther González Jacques

  La Geria, Lanzarote – Islas Canarias, España Esta bodega, construida a finales del siglo XIX, se localiza en el suroeste de la isla de Lanzarote en un paraje natural protegido del municipio de Yaiza. Tiene una superficie de 5225 hectáreas y el paisaje que se observa es impresionante: un manto negro de ceniza volcánica, debido a la […]

 

La Geria, Lanzarote – Islas Canarias, España

Esta bodega, construida a finales del siglo XIX, se localiza en el suroeste de la isla de Lanzarote en un paraje natural protegido del municipio de Yaiza. Tiene una superficie de 5225 hectáreas y el paisaje que se observa es impresionante: un manto negro de ceniza volcánica, debido a la erupción del volcán Timanfaya en 1730. Aquí las viñas son cultivadas en hoyos excavados sobre las propias cenizas volcánicas y protegidos del viento incesante por pequeños muros semicirculares de piedra.

Las vides de malvasía sobreviven gracias a la humedad de los alisos y del rocío que absorbe el lapilli —fragmentos de piedra expulsados por un volcán durante una erupción—; estos elementos le otorgan a los vinos una historia y un leve sabor a volcán.

Ctra. La Geria, Km 19 Yaiza – Lanzarote (Las Palmas)

Más información en lageria.com

Bodegas vitivinícolas de belleza insólita

Mare Vinum, Asturias, España

Esta bodega envejece sus vinos en unas jaulas en el fondo del mar Cantábrico. La temperatura constante, la ausencia de ruido y luz y a las corrientes que se alternan con periodos de fuerte oleaje dan como resultado vinos más frescos, equilibrados y con gran color y aroma.

La bodega se encuentra en el Principado de Asturias, a orillas de la ría de Tina Mayor. El vino se produce en la bodega en tierra y ahí reposa en barricas de roble francés. Después se embotella­ —las botellas se sellan manualmente con lacre sintético especial para soportar el agua del mar y la presión a las que serán sometidas— para envejecer por los menos seis meses en el fondo del mar. Pasado ese tiempo, se sacan las jaulas y se trasladan a la bodega en tierra para su distribución.

 

Finca El Curtido S/N 33590 Bustio Ribadedeva-Asturias

Más información en marevinum.com

Bodegas vitivinícolas de belleza insólita

Cantine Marisa Cuomo, Furore, Italia

Bodegas en Italia hay muchas, pero como ésta ninguna. Se localiza a 397 metros sobre el nivel del mar, enclavada en lo alto de un acantilado en Furore, en la costa de Amalfi.

A diferencia de los viñedos de la Toscana u otras regiones, aquí las vides están cultivadas en pérgolas y plantadas en paredes verticales de roca a lo largo de diez hectáreas. Los vinos envejecen en una bodega excavada en la roca caliza dolomítica, que los conserva en óptimas condiciones gracias a la humedad y temperatura fresca. Debido al tipo de terreno tan característico y extremo, el cuidado de las vides y las uvas se convierte en un trabajo completamente manual. Cantine Marisa Cuomo produce algunos de los mejores vinos blancos del sur de Italia.

Via Giambattista Lama, 16/18, Furore SA

Más información en marisacuomo.com

Bodegas vitivinícolas de belleza insólita

Domaine Royal de Jarras. Camargue – Languedoc-Rosellón, Francia

Esta bodega se encuentra situada entre el mar y lagunas. Sus viñas están cultivadas en la arena mineral, lo que les imprime una nota salina. Este tipo de suelo otorga las condiciones naturales necesarias para obtener vinos de calidad; además de que el clima, templado por el mar, evita que las uvas se estresen. Aunque existen estos factores, también un mes al año se convierte en un tipo de viñedo-pantano, ya que por el nivel en el que se encuentra, el agua llega a cubrirlo parcialmente.

Jarras, 30220 Aigues-Mortes

Más información en domainedejarras.com

Bodegas vitivinícolas de belleza insólita

Bodega Colomé. Salta, Argentina

Desde 1831 esta bodega se ha dedicado a cosechar uvas, pero lo que realmente la hace extraordinaria es la altura a la que se encuentra: 2300 y 3111 metros de altura sobre el nivel del mar. De hecho, sus viñedos, ubicados en la zona alta de los valles Calchaquíes, son considerados los más altos del planeta.

La altitud ha sido un factor muy importante para el desarrollo homogéneo y equilibrado de la vid, ya que hay una mayor exposición solar y buena amplitud térmica con 20º entre el día y la noche. Como resultado de estas condiciones —la uva genera una piel más gruesa y oscura para protegerse de los rayos del sol—, los vinos son de gran intensidad, muy buen color, gran carga aromática y sabor.

Ruta Prov. 53 Km 20, Molinos 4419, Salta

Más información en bodegacolome.com 

 

Más Leídas

Ver Más