diciembre 13, 2017
La cálida tradición del vino caliente
Paula Bouchot

El glühwein es una de las bebidas invernales de mayor tradición en Europa. Aquí les contamos todo sobre su origen y su preparación.

 

 

La historia de esta bebida nació en Roma. Los romanos lo llamaban Conditum Paradoxum, que no era otra cosa que vino caliente aromatizado con miel, pimienta, laurel, azafrán, dátiles asados y pasas, y lo bebían por sus propiedades medicinales otorgadas por las hierbas y especias.

Tiempo después, en la Edad Media, se habla del vino hipocrás —éste se lo atribuyen al médico griego Hipócrates—, que a diferencia del romano llevaba canela, clavo y jengibre, y también se tomaba caliente, ya que servía para mitigar el frío y reanimar los días grises de la temporada invernal.

Con el tiempo, los países en donde las temperaturas llegan a descender hasta varios grados bajo cero durante el invierno han hecho sus propias variaciones a las recetas antiguas de vino caliente, y con los años se han convertido en parte de las celebraciones navideñas.

Por ejemplo, el glühwein alemán (vino especiado o ponche sueco) que es ya tan popular en los weihnachtsmarkt (mercados navideños); el grazniec en Polonia, que es muy parecido al que se elabora en Alemania, pero que sigue la receta romana con miel; y el glögg en Escandinavia o glögi en Finlandia, el cual es una mezcla de vino y alcohol de cereales o vodka.

Eso sí, no importa en el lugar donde se prepare, lo que sí es muy importante es no dejar que el vino hierva, pues se evapora el alcohol. Lo ideal es prepararlo a fuego lento y, poco a poco, ir agregando los demás ingredientes. Los vinos tintos que mejor resultan para estas recetas son los jóvenes, afrutados y con pocos taninos.

 

Aquí una receta del tradicional glühwein alemán:

Ingredientes:

1 botella de vino tinto

4 clavos de olor

80 gr de azúcar morena

2 hojas de laurel

2 ramas de canela

1 pizca de jengibre

1 ralladura de cáscara de naranja seca

2 estrellas de anís

 

Preparación:

En una olla vaciar una pequeña cantidad del vino,  sólo para cubrir el fondo. Prender la estufa a fuego medio y agregar los clavos de olor, el laurel, la canela, jengibre y las estrellas de anís. Después, añadir la mitad del azúcar y remover durante 5 minutos.

Incorporar la ralladura de la cáscara de naranja, la otra mitad del azúcar y el resto del vino. Mezclar siempre a fuego medio durante 30 minutos. Colar y disfrutar.

Más Leídas

Ver Más