enero 25, 2018
Gucci y el año del perro
Loyda Muñoz

 

El “efecto Michele”, o una industria que califica de excesivas y hasta barrocas cada una de las creaciones del director creativo de Gucci, Alessandro Michele, ha impulsado a la marca a nuevos estándares. Con ello, crea un discurso inconfundible, un estilo imposible de copiar y sobre todo, un efecto que puede evolucionar sin perderse en la transición.

Así, la marca toma rutas inesperadas en 2018 —las piezas de personajes de caricaturas que presentó en su colección Primavera/Verano 2018—  con el Año Nuevo chino y su protagonista, el perro. Se trata de una nueva colección que homenajea la cultura y al personaje en cuestión.

Conformada por 63 artículos, Gucci celebra el Año del Perro con una colección cápsula protagonizada por el mejor amigo del hombre. ¿La inspiración? Un cojín con la imagen de los dos terriers —Orso y Bosco— que la artista Helen Downie dio a Michele como regalo.

Su estética poco común fue la guía estética de la marca para crear estampados con el rostro de caninos. Sin embargo, la herencia China se evidencia con rasgos que traen a la memoria al gato chino de la suerte (ese que mueve la pata derecha mientras el resto de su cuerpo se mantiene inerte).

Suéteres, bolsos, chaquetas de denim y accesorios son sólo algunas de las prendas que han sido reimaginadas con estampados florales, telas satinadas y bordados complejos. No obstante, cada una logra contener la esencia de Gucci y el espíritu de esta festividad.

Sus puntos de venta se centran en las tiendas virtuales y la interacción con sus compradores va más allá. Los usuarios de iPhone X pueden acceder a la aplicación de la marca para crear vídeos con los motivos de esta colección: perros, estampados de tartán y hortensias.