julio 27, 2015
Lima y Cusco por menos de 250 dólares
Redacción Travesías

Recorridos urbanos en Perú, llenos de deliciosos pescados y emocionantes ruinas.

Por la mañana
Plaza de Armas
El centro histórico de la capital peruana reúne en un mismo lugar arquitectura, historia y tradición. En unos cuantos minutos los visitantes pueden encontrarse con músicos y rituales andinos, peruanos atendiendo misa en la catedral o el cambio de guardia militar al mediodía. Jirón de La Unión, Cdra. 3. Costo: la entrada es gratuita.

Día uno

Lima: el centro y el malecón
Casa de Aliaga
Un emblema de la ciudad. El conquistador Francisco Pizarro otorgó al capitán Aliaga este terreno para que construyera su casa (a mediados del siglo XVI), desde entonces, ha sido habitada por su familia a lo lardo de 17 generaciones (actualmente no en la casa principal, sino en un anexo). Recorrer sus hermosos salones es adentrarse en la historia de Lima virreinal y republicana. Jirón de La Unión 224. Costo: diez dólares.

Para comer
Huaca Pucllana
La vista del restaurante Huaca Pucllana, que sirve comida peruana con un toque contemporáneo, es un sitio arqueológico muy bien conservado que lleva el mismo nombre, a la mitad de la zona residencial de Miraflores. Antes de comer hay que dar la vuelta por las tumbas y observar el arte precolombino en el museo. Cdra. 8, Calle General Borgoño. Costo: cuatro dólares, más 25 de comida.

Por la tarde
Larcomar
Es un centro comercial, pero uno muy particular. Está en un acantilado que da al Pacífico y es perfecto para tener un momento de relajación después de la comida. Como es a cielo abierto, la brisa refresca a los visitantes, quienes además de ver a los paragliders surcar el cielo, hacen compras en las boutiques de tejidos finos de alpaca y vicuña, o en las tiendas de platería, artesanía y moda. Malecón de la Reserva 610. Costo: es gratuita la entrada.

Para cenar
Restaurante La Vista
El servicio es una garantía al entrar a un JW Marriott, y, estando en Perú, habría que esperar también excelentes sabores. Mariscos, ceviche y otras especialidades del mar son presentadas de manera deliciosa y creativa en este lugar. Los espectaculares cocteles con pisco y los postres rematan la experiencia. Malecón de la Reserva 615. Costo: alrededor de 50 dólares.
Cusco: ruinas y alta gastronomía

Para desayunar
Qespi Bar
Perú destaca por su historia: un convento rehabilitado del siglo XVI, que además está construido sobre ruinas incas, ofrece un lujoso desayuno, casi una pieza de museo. Dos recordatorios: los pescados y mariscos peruanos son de lo mejor en el mundo y, segundo, nunca es muy temprano para un pisco sour. Esquina de la Calle Ruinas 432 y San Agustín. Costo: alrededor de 40 dólares.

Al mediodía
La visita de los seis grandes de Cusco, los sitios arqueológicos Qorikancha, Sacsayhuaman, Q’enko, Puka Pukara, Tambomachay y, por supuesto, la Catedral, en el centro histórico. Sólo así se puede comprender, al menos parcialmente, cómo funcionaba la antigua capital del imperio inca y cómo se convirtió en lo que es hoy. Lo recomendable es tomar un tour por la ciudad con guías y transporte. Costo: Alrededor de 55 por las entradas y 15 dólares por el tour.

Para cenar
LIMO Cocina Peruana & Pisco Bar
Este restaurante, en un segundo piso de una casa colonial, cuenta con una ubicación privilegiada con vista a la Plaza Mayor de Lima. Lo ideal es reservar una mesa en la terraza. Destaca por su cocina del mar: salmón, pulpo, ceviche (de cinco pescados), así como la fusión bien lograda con el sushi. Portal de Carnes 236. Costo: 40 dólares, aproximado.

Más Leídas

Ver Más