marzo 29, 2019
10 cuadros para ver una vez en la vida (mientras viajamos por el mundo)
Frida Méndez

El legado de los artistas que las pintaron hacen que valga la pena el viaje.

Aunque las razones para tomar un vuelo y emprender un nuevo viaje  sobran, siempre hay un pretexto que nos puede motivar a recorrer el mundo. Una multitud de razones (que tienen que ver con nuestra biografía) que nos hacen querer conocer otros países por su gastronomía, por sus paisajes, por la tranquilidad que necesitamos o tal vez por el arte y los museos.

Si queremos viajar para contemplar arte, quizá lo primero que tenemos que tomar en cuenta es que las obras más icónicas se encuentran esparcidas por todo el mundo y muchas veces están en recintos lejanos del lugar en el que fueron pintadas. Varias de estas piezas maestras son tan sorprendentes que, en definitiva, hay que verlas por lo menos una vez en la vida. En honor a lo anterior, hemos seleccionado 10 pinturas clásicas imprescindibles.

Guernica, Pablo Picasso

Madrid, España

Se trata de una de las obras más famosas del artista español, una pintura inmensa que vive en el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía. Más allá de la técnica o la icónica rareza que hay las creaciones de Picasso, este cuadro retrata con genialidad el bombardeo a la ciudad de Guernica durante la Guerra Civil Española. 

obras de arte para ver una vez en la vida

Las Meninas, Diego Velázquez

Madrid, España

En este óleo, Velázquez trató de contrastar la complejidad de la composición con una escena cotidiana de la aristocracia española. La obra está llena de  de detalles geniales tales como el espejo en el que se ven los reyes,  los diferentes planos, los cuadros de Rubens en los muros, el hombre misterioso en la parte de atrás y por supuesto el autorretrato del autor viendo con mirada irreverente a los espectadores.

obras de arte para ver una vez en la vida

Un domingo por la tarde en la Isla de la Grande Jatte, Georges Pierre Seurat

Chicago, Estados Unidos

Chicago es una de esas ciudades en la que el arte está en todos lados y The Art Institude of Chicago es prueba de ello. Este recinto alberga obras de un valor incalculable como esta; un óleo sobre lienzo cuya técnica de puntillismo refleja un amplio conocimiento del color que tuvo durante su carrera de Seurat. Un ejemplo de esto es el profundo verde del pasto, compuesto por diminutos puntos amarillos y azules.

obras de arte para ver una vez en la vida

La joven de la perla, Johannes Vermeer

La Haya, Países bajos

Una  pequeña ciudad al oeste de Países Bajos es hogar del Mauritshuis, un museo que alberga una de las mayores colecciones del arte de la edad de oro neerlandesa. Es aquí donde se encuentra el misterioso retrato realista de una joven  (de identidad es desconocida) cuya mirada irreverente observa  intensamente al espectador.

obras de arte para ver una vez en la vida

En la cama: el beso, Toulouse-Lautrec

París, Francia

No hay una mejor forma de conocer el bajo mundo del París del siglo XIX que a través de las creaciones de Tolouse-Lautrec. Esta obra en particular pertenece a una colección de cuatro pinturas y 16 retratos del burdel 6 Rue des Moulins. Estas obras fueron hechas bajo encargo del dueño del prostíbulo de la Rue d’Ambroise  en 1892.

obras de arte para ver una vez en la vida

El retrato de Giovanni Arnolfini y su esposa, Jan van Eyck

Londres, Inglaterra

Siempre hay algo que hacer en la capital británica, pero una oportunidad que no se puede desaprovechar es la de visitar la Galería Nacional. Este museo alberga una de las grandes pinturas de la historia del arte. Se trata de la obra maestra del pintor flamenco Jan van Eyck; una pieza controvertida que se hizo famosa, entre otras cosas, por la atención al detalle que hay en ella, su impecable técnica y sobre todo su simbolismo.

obras de arte para ver una vez en la vida

El jardín de las delicias, El Bosco

Madrid, España

Esta pintura es la obra más emblemática del Bosco. Se trata de un tríptico que, cerrado, es un dibujo en tonos grises acerca del tercer día de la creación y, al abrirse, resulta en una explosión de colores y de múltiples historias paralelas. En su interior esta pieza nos  cuenta, de izquierda a derecha, tres escenas que tienen como eje temático el pecado.

obras de arte para ver una vez en la vida

La ronda de Noche, Rembrandt

Amsterdam, Holanda

No se puede viajar a Holanda y no visitar el Rijksmuseum, un recinto lleno de tesoros cuya obra principal es La Ronda de noche. El cuadro ha sido aplaudido por la multiplicidad de personajes haciendo cosas diferentes. Además, el dibujo tiene detrás una historia de maltrato ya que  durante la Segunda Guerra Mundial fue enrollado para ser transportado de forma segura, y en los últimos 40 años ha sufrido dos actos vandálicos: uno con un cuchillo de mantequilla y otro con ácido.

obras de arte para ver una vez en la vida

Mujer con sombrilla, Claude Monet

París, Francia

Esta es una de las pinturas más famosas del impresionismo, una reputación que se ganó gracias a la naturalidad del paisaje y al sutil efecto de las pinceladas que recrean el movimiento del viento tanto en el vestido como en las plantas. Este cuadro es, nada menos, que un retrato de su esposa Camille y su hijo Jean en Argenteuil.

obras de arte para ver una vez en la vida

Mujer, pájaro y estrella, Joan Miró

Madrid, España

Este artista es considerado como uno de los máximos representantes del surrealismo entre otras cosas por la abstracción de los temas y el uso de colores. Para los expertos, la importancia de Miró radica en su interés en lo infantil y por las cosas que sucedían en su país. Esta obra en particular  fue realizada el día que murió Picasso, y a modo de reconocimiento Joan escribió la fecha junto con las palabras “Homenatge a Pablo Picasso”.

obras de arte para ver una vez en la vida
***
También te recomendamos

Más Leídas

Ver Más