México

Sur >< Mazunte >< Experiencias

Las mejores playas de México: Costa Oaxaqueña

Calles de arena, olas del pacífico y gastronomía local que nos hace replantearnos los sabores costeños.

Por María Pellicer
Fotografía de Brian Harkin
septiembre 2020

Guías de México
en Travesías

Los oaxaqueños quieren mucho sus playas, aunque saben bien la odisea que implica alcanzarlas. De la capital de Oaxaca a Puerto Escondido hay siete horas de curvas sin tregua y una carretera serpenteante como pocas: un solo carril de ida y uno de regreso. Hace 10 años inició la construcción de una “supercarretera” para unir la capital con las playas en la mitad del tiempo, pero el proyecto aún suena en el imaginario local como una promesa imposible. Mientras continúan los sexenios sin autopista, uno llega a la costa oaxaqueña manejando entre cerros o volando a los dos polos principales de la zona: de un lado Huatulco y del otro Puerto Escondido.

En medio, entre los 109 kilómetros de carretera que separan a una ciudad de la otra, están algunas de las playas más queridas de los locales: de oeste a este, ocho extensiones de mar azul profundo —casi turquesa al sol—, olas contundentes, arena gorda y amarilla. Los pocos hoteles disponibles no tienen más de tres o cuatro pisos y en su mayoría son rústicos: un poco más de lo necesario, siempre lo suficiente. Casi ninguno tiene alberca; ahí la gente va al mar.

playa

Calles de arena, olas del pacífico y gastronomía local que nos hace replantearnos los sabores costeños.

Costa Oaxaqueña

Punto de partida: Mazunte
Paradas: Mazunte – San Agustinillo – Zipolite
Distancia: 10 km

zipolite

Zipolite es ajetreo combinado con restaurantes apretujados, bares, surfistas, música y vendedores.

MAZUNTE

En Mazunte hay pocas calles pavimentadas y varias de arena. La playa es corta, sin camastros con toallas rayadas ni amplias sombrillas. Hay algunas palapas con el típico marisco playero, aunque ninguna brilla particularmente por su cocina; sin embargo, Mazunte tal vez tenga las mejores pizzas de la costa oaxaqueña. En los años noventa, muchos italianos migraron a esa zona y establecieron restaurantes como La Pizzería, Alessandro o Masa Madre; sencillos, con hornos de leña y pizzas deliciosas.

SAN AGUSTINILLO

A 1.2 kilómetros, por una carretera ondulante, se llega a San Agustinillo, una playa pequeñita y protegida por las rocas del oleaje fuerte. Se trata de una versión más relajada de Mazunte, donde no hay música muy fuerte ni vendedores ambulantes. El ambiente es más familiar y las sillas y palapas pertenecen a unos cuantos hoteles. Las cabañas Un Sueño y el hotel Casa Aamori son los más llamativos de la zona; ambos fueron pioneros, junto con Casa Pan de Miel, de los hoteles boutique del lugar.

ZIPOLITE

Zipolite es ajetreo combinado con restaurantes apretujados, bares, surfistas, música y vendedores. Desde hace unos años, el nudismo es permitido en toda la playa, especialmente en una parte diminuta pero bien conocida: la Playa del Amor. Famosa por ser la primera zona nudista de la región, se llega a ella bajando unas escaleras largas y empinadas en el extremo de Zipolite, contrario a Aragón. Antes de iniciar el descenso, vale la pena detenerse a contemplar la vista: una bahía miniatura de olas turquesa y esmeralda.

playas mexicanas

El Pacífico oaxaqueño ofrece unos de los mejores atardeceres en el país.

DÓNDE DORMIR

SAN AGUSTINILLO

Un Sueño, Cabañas del Pacífico

Casa Aamori Hotel Boutique

Casa Pan de Miel

Este texto es una adaptación que contiene fragmentos del libro Playas de México, publicado por Travesías Media en marzo de 2020 con colaboraciones editoriales de Domingo Álvarez, Andrea Cinta, Marco Cuevas, Claudia Itzkowich y María Pellicer.

El libro está a la venta en e_spacio Travesías.


Inspiración Travesías