México

Sureste >< Palenque >< Arqueología

Patrimonios culturales de México: Palenque

Enclavado en la selva Lacandona de Chiapas, Palenque fue uno de los primeros sitios arqueológicos en México en ser declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. No es difícil entender por qué.

Por Mario Ballesteros
Fotografía de Camilo Christen
octubre 2020

Guías de México
en Travesías

México cuenta con 35 Patrimonios Culturales y Naturales de la Humanidad: el país con más “lugares de valor universal excepcional” de todo el continente. Presentamos esta serie de guías y recomendaciones para conocerlos.

Patrimonios culturales de México Palenque

Uno de los tres templos del Conjunto de la Cruz, Palenque.

Palenque

Ciudad prehispánica y Parque nacional de Palenque
Ubicación: Chiapas
Fecha de inscripción: 1987
Categoría: Bien cultural

La zona arqueológica de Palenque, enclavada en la selva Lacandona de Chiapas, obtuvo el registro de Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO en 1987. Su historia se remonta al periodo Clásico maya (400-900 d.C.) y su apogeo fue entre los siglos VI y VIII. La fama de este sitio arqueológico es bien merecida. Sus sofisticadas construcciones de grandes dimensiones integradas a la selva, los vestigios del antiguo acueducto que las conecta y las vistas panorámicas que ofrece son inigualables. Han pasado siglos desde que los primeros exploradores y curiosos comenzaron a desenterrar su historia y sus secretos; aún así, apenas una pequeña fracción del sitio original ha sido descubierto y estudiado.

Palenque Patrimonio de la Humanidad

Palenque fue de los primeros sitios arqueológicos en México declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Historia

Junto con Tikal, ubicada en lo que hoy es Guatemala, y Calakmul en Campeche, Palenque fue una de las ciudades estado más importantes del Clásico maya. Su poderío e influencia se extendió por todo la zona del río Usumacinta, desde el norte de Chiapas hasta el sur de Tabasco. Hacia 1567, fray Pedro Lorenzo de la Nada —el fraile dominico español encomendado por fray Bartolomé de las Casas a evangelizar la zona de la selva lacandona— fundó el pueblo de Palenque en los márgenes de las ruinas de la antigua ciudad maya. Sin embargo, no fue sino hasta mediados del siglo XVIII que Palenque llamó la atención de los exploradores y estudiosos de culturas antiguas.

La primera excursión al sitio la organizó el teniente José Antonio Calderon en 1784, cuando redactó su “Informe oficial de los monumentos de la ciudad arruinada de Palenque.” En el siglo XIX, el viajero y arqueólogo americano John Lloyd Stephens quedó embelesado con la ciudad, como consta en su reporte de Incidentes de viaje en Centroamérica, Chiapas y Yucatán (1841), ilustrado por Frederick Catherwood, cuyos grabados circularon por toda Europa y Estados Unidos, inspirando a grandes novelistas como Graham Greene, arquitectos de la talla de Frank Lloyd Wright y hasta a artistas conceptuales, como Robert Smithson.

Palenque ha inspirado a exploradores, escritores, artistas y arquitectos, desde Catherwood, hasta Frank Lloyd Wright y Robert Smithson.

En 1952, el arqueólogo francés nacionalizado mexicano, Alberto Ruz Lhuillier, hizo uno de los hallazgos más sorprendentes y reveladores de la arqueología moderna en este patrimonio cultural de México, cuando bajo una pesada tapa de piedra de un sarcófago descubrió la tumba del señor de Pakal, con su deslumbrante máscara de jade, escondida en las profundidades de una cripta del Templo de las Inscripciones. Se dice que lo primero que llamó la atención de su descubridor fue la moneda de jade que tenía en la boca, porque los mayas creían que esta piedra preciosa servía para comprar palabras en otros mundos.Varias décadas después, en 1994, el descubrimiento de la Reina Roja, Tz’akbu Ajaw,  esposa de Pakal, bajo la investigación del arqueólogo Arnoldo González Cruz, consolidó a Palenque como uno de los sitios arqueológicos en activa investigación más importantes de todo el continente americano.

¿Qué ver?

No cabe duda del porqué la UNESCO acertó al denominar a Palenque como Patrimonio Cultural de la Humanidad en 1987. Hay que tomarse su tiempo para descubrir sus tesoros: dos días son mejor que uno. El patrimonio cultural de Palenque incluye algunos de los ejemplos más espectaculares y emblemáticos de la arquitectura maya antigua.

La Gran Plaza recibe a todos los visitantes que llegan a Palenque. En esta enorme explanada se ubican varios edificios notables, incluyendo, hacia el norte, el Templo de las Inscripciones. En su interior está el sarcófago de Pakal, cerrado definitivamente al público desde 2007 —aunque todavía se puede explorar a través de un recorrido virtual—. A un costado está el Templo de la Reina Roja, del siglo XIII, donde se hallaron los restos de una mujer teñidos con cinabrio, acompañados de ricas ofrendas.

Otro de los grandes edificios de Palenque es El Palacio, coronado por una torre de observación de cuatro pisos, para admirar los astros. Palenque se orientó de norte a sur, y los mayas desarrollaron amplios conocimientos de astronomía. Los patios y aposentos de muchos de estas edificaciones se decoraron con estucos. Otros se identifican con inscripciones jeroglíficas que registraban las alianzas políticas y la historia de la ciudad. (Las inscripciones mayas son una de los ejemplos más antiguos de escritura en Mesoamérica, con su alfabeto logosilábico.)

No cabe duda del porqué la UNESCO acertó al denominar a Palenque como Patrimonio Cultural de la Humanidad en 1987.

Al norte encontramos el Juego de Pelota, el Templo del Conde y el Baño de la Reina. Cruzando el pequeño arroyo Otulum, hacia el sureste, se encuentra el imponente Conjunto de la Cruz, con sus tres pirámides templos construidas bajo Kan Balam II, hacia finales de del siglo VII. Cada uno de los templos conserva sus espectaculares tallados en piedra, con sus alusiones a la exuberante naturaleza de la zona.

Vale la pena visitar también el Museo de sitio Alberto Ruz Lhuiller, en el kilómetro 6.5 de la carretera ramal Palenque-Zona Arqueológica, que guarda una colección sustancial de piezas valiosas de la región.

Agua Azul Palenque

Palenque está rodeado de maravillas naturales, como las cascadas de Agua Azul.

Cómo llegar

Desde Tuxtla Gutiérrez es necesario tomar la Carretera Federal No. 190, con dirección a Ocosingo. Más tarde la Carretera Federal No. 199, hasta el poblado de Palenque, desde donde se tiene que recorrer un camino de siete kilómetros rumbo a la zona arqueológica.

Panorámica de Palenque

Vista panorámica de Palenque, Chiapas.

Dónde dormir

Quinta ChaNabNal

$$

A sólo tres kilómetros de Palenque, en pleno corazón de la selva chiapaneca, las siete suites de la Quinta ChaNabNal ofrecen atención personal y todas las comodidades que se necesitan después de explorar las ruinas.

Leer más

Alberto Ruz Lhuillier, Los antiguos mayas, México, Fondo de Cultura Económica, 1989. 

John Lloyd Stephens, Incidentes de viaje en Centroamérica, Chiapas y Yucatán, Alicante, Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, 2012 (publicado originalmente en 1841).

José Alcina Franch, Las culturas precolombinas de América, Madrid, Alianza, 2009.

Víctor Manuel Esponda Jimeno, “El primer informe oficial de los monumentos de la ciudad arruinada de Palenque presentado por Joseph Antonio Calderón en 1784”, en LiminaR, vol.9 no.1, San Cristóbal de las Casas, 2011.

¿Sabías que…?

Aunque se han descubierto 1,400 edificios y estructuras en Palenque, la mayor parte de la antigua ciudad sigue enterrada bajo la selva. 

 

Zona Arqueológica Palenque

Carretera a Palenque – Zona Arqueológica Km. 8, 29960, Palenque, Chiapas.

https://www.inah.gob.mx/zonas/163-zona-arqueologica-palenque

 


Inspiración Travesías