México

Centro y Golfo >< El Tajín >< Guía

Patrimonios culturales de México: Zona Arqueológica El Tajín

Tajín, al norte de Veracruz, fue nombrado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1992 (entre otras cosas) por tener una de las pirámides más peculiares de Mesoamérica.

Por Diego Parás
Fotografía de Mark Powell
noviembre 2020

Guías de México
en Travesías

México cuenta con 35 Patrimonios Culturales y Naturales de la Humanidad: el país con más “lugares de valor universal excepcional” de todo el continente. Presentamos esta serie de guías y recomendaciones para conocerlos. 

Tajín

Zona Arqueológica El Tajín
Ubicación: Veracruz
Fecha de inscripción: 1992
Categoría: Bien cultural

La Zona Arqueológica El Tajín, a media hora de Papantla, al norte de Veracruz, fue la ciudad más importante del imperio totonaca —cuyo apogeo se calcula entre entre los inicios del siglo IX y los del XIII— y llegó a ser la más importante del nordeste de Mesoamérica después de la caída del Imperio de Teotihuacán. La Unesco la nombró Patrimonio de la Humanidad en 1992 por la gran relevancia histórica de esta ciudad como uno de los mejores ejemplos del periodo Clásico mesoamericano, así como el buen estado de conservación de muchas de sus edificaciones, entre las que resalta la Pirámide de los Nichos, sus juegos de pelota y edificios civiles de base cuadrangular que conservan, en algunos casos, sus colores y grecas.

Historia

Tajín, en náhuatl, significa “lugar de pájaros bulliciosos”. Y con razón: apenas uno llega al centro, lo único que se escucha es el canto de cientos de aves que se refugian en los árboles. La deidad principal a la que veneraban los antiguos habitantes es homónima a la ciudad y en su idioma significa “trueno” o “humo poderoso”.

Cada uno de estos nichos representan uno de los 365 días que tiene un año. Foto Mark Powell.

Se trata del sitio arqueológico con más juegos de pelota en el país, con un total de 21. Los investigadores han interpretado este fenómeno como una respuesta a la diversidad de culturas que cruzaron por la antigua ciudad. Su influencia cultural se extendió por toda la región del Golfo de México, penetrando también en la región maya y los altiplanos del centro del país.

Tajín fue abandonada después de una gran inundación alrededor del año 1150 d.C y no fue sino hasta la década de 1930 que empezaron las excavaciones serias por parte de historiadores, por lo que se cree que aún hay mucho por descubrir.

Qué ver

Sin lugar a dudas, la atracción principal de este patrimonio es la Pirámide de los Nichos. Para llegar a ella hay que caminar entre las antiguas calles de la ciudad, hasta que se revelan las 365 cavidades —o nichos— de la fachada que representan los días del año, por la que es un objeto de estudio clave para entender los calendarios y cosmovisión de los mesoamericanos. Del 17 al 25 de marzo, junio, septiembre y diciembre se puede apreciar cómo el sol desciende desde el edificio, iluminandolo todo, mientras el resto del sitio permanece en la oscuridad.

La Pirámide de los Nichos es el edificio principal. Foto Mark Powell.

Por si ésta no fuera razón suficiente para visitarla, hay dos atractivos adicionales: el museo de sitio, que conserva esculturas y piezas de la vida cotidiana, y los voladores de Papantla que realizan su ceremonia cada hora en el poste que se encuentra en la entrada de la zona arqueológica.

A 30 minutos de distancia del Sitio Arqueológico de Tajín, el pueblo de Papantla también ofrece actividades para rematar el día como ir a la Parroquia de Nuestra Señora de la Asunción, construida por los franciscanos en el siglo XVI. En uno de sus costados, hay un mural escultórico del artista Teodoro Cano García que narra la historia de la cultura totonaca. Y ya que se está en la capital de la vainilla, hay que refrescarse de las altas temperaturas con uno de los helados que se venden a un costado del parque Israel C. Téllez de esta deliciosa vaina.

Recorrer el sitio con calma toma alrededor de dos horas. Foto Mark Powell.

Dónde dormir

 

Maison Couturier

A poco más de una hora, esta antigua hacienda construida por inmigrantes franceses en el pueblo de San Rafael y restaurada por el grupo hotelero Habita es una gran opción. Los bungalows privados contrastan con la casa principal, abierta para todos. Una cocina acogedora ofrece ingredientes locales y el pan francés y los lácteos que también distinguen a la región.

Hotel Azúcar

Sólo para adultos, Azúcar (del mismo grupo hotelero) se encuentra en la llamada Costa Esmeralda, en Tecolutla. A una hora y media de Tajín. El lujo aquí es el silencio, la suavidad de la arena y el leve ruido del oleaje del Golfo de México. Las actividades, fuera de algún paseo en bicicleta, se resumen al disfrute de no hacer absolutamente nada.

Dónde comer

Plaza Pardo

Afuera del Sitio Arqueológico hay varias palapas que ofrecen alimentos pero lo mejor es esperarse a llegar a Papantla e ir al restaurante Plaza Pardo, que cuenta con una gran vista de la plaza principal. Uno de los platos tradicionales que no hay que perderse es el zacahuil, una especie de tamal grande, hecho con masa suave y relleno de carne de cerdo.

Cómo llegar

Para llegar desde la Ciudad de México manejando son cuatro horas. Se tiene que tomar la salida como si se fuera  a Pachuca pero antes tomar la desviación hacia Tulancingo y cruzar Poza Rica poco antes de llegar.

No todas las pirámides en Tajín tienen nichos. Foto Mark Powell.

¿Sabías que…?

El poste que se encuentra en la explanada de la iglesia de Papantla, en donde los voladores hacen sus piruetas mide aproximadamente 37 metros de altura. 

Zona Arqueológica El Tajín

Calle Limaxkgan N/A, 93479 Papantla, Veracruz

https://www.inah.gob.mx/zonas/153-zona-arqueologica-el-tajin-y-museo-de-sitio


Inspiración Travesías