México

Zacatecas

Patrimonios culturales de México: Centro Histórico de Zacatecas

Zacatecas pasó de ser un pequeño asentamiento minero, a ser el principal punto para colonizar el norte de México. Hoy en día, sus edificios permanecen como testigos de la riqueza de su historia (y de sus minas de plata).

Por Diego Ávila
diciembre 2020

Guías de México
en Travesías

Ubicada en la región centro-norte de México, y capital del estado homónimo, Zacatecas es una las ciudades virreinales más hermosas del país. Desde su origen, hace más de 450 años, el desarrollo de la urbe siempre ha estado ligada a la plata, y sus edificios dan cuenta de ello. De sus espléndidas iglesias y palacios virreinales a sus inmuebles porfirianos (todos construidos con la cantera rosa de la región), la arquitectura zacatecana es un reflejo de la importancia económica y cultural que este centro minero ha mantenido a lo largo de los siglos. Con base en esto, y por ser un ejemplo excepcional de un asentamiento colonial que logró adaptarse, e imponerse, al complicado terreno en el cual se levanta, el centro histórico de Zacatecas  fue ingresado a la lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO en 1993.

Zacatecas

Centro Histórico de Zacatecas
Ubicación: Zacatecas, Zacatecas
Fecha de inscripción: 1993
Categoría: Bien cultural

Historia

Apenas habían pasado 25 años de la caída de la Gran Tenochtitlan y su posterior refundación como la Ciudad de México cuando, en 1546, se descubrió un yacimiento de plata a 600 km al norte de la capital. El hallazgo motivó así la fundación de uno de los primeros asentamientos mineros en el nuevo virreinato: una pequeña villa bautizada como Real de Minas de Nuestra Señora de los Zacatecas. La plata resultó ser abundante, nuevas vetas fueron descubiertas, y rápidamente el pequeño y alejado asentamiento comenzó a crecer. Para 1585, el Rey Felipe II le concedió el título de muy noble y leal ciudad, y tres años después se le otorgó también un escudo de armas. Zacatecas se consolidó así no sólo como una gran fuente de riqueza, sino también  como un importante centro para la colonización y evangelización de los desolados territorios norteños. La cúspide de su riqueza fue alcanzada durante el siglo XVII, cuando se posicionó, junto con Guanajuato, como uno de los principales centros productores de plata de la Nueva España y de todo el Imperio Español. La bonanza se mantuvo durante el XVIII y magníficas iglesias, colegios y edificios civiles fueron construidos. 

Sin embargo, el siglo XIX trajo consigo la guerra de independencia, y una década de conflictos armados bastó para desarticular el sistema económico novohispano en su totalidad. La minería quedó prácticamente en el abandono y no fue sino hasta el Porfiriato, cuando una nueva oleada de inversión extranjera permitió revitalizar la industria minera del país. La plata volvió a fluir de las minas zacatecanas y la suerte le volvió a sonreír a la pequeña urbe. Su importancia era tal, que durante la Revolución, el centro minero fue la sede de la batalla que muchos consideran como la más importante de todo el conflicto: la Toma de Zacatecas; en la cual Pancho Villa enfrentó (y derrotó) a las tropas de Victoriano Huerta. 

La guerra le pasó cuenta a la ciudad y Zacatecas perdió más de la mitad de su población a causa del conflicto. De hecho, no sería sino hasta la década de 1960 cuando la ciudad pudo alcanzar la misma población que tenía en 1900. No obstante, y de una manera sumamente irónica, la combinación de recesión económica y despoblamiento, fomentó que los edificios históricos de la ciudad se pudiesen conservar de una manera prácticamente excepcional.

Qué ver

Es importante decir que, para recorrer Zacatecas, es necesario hacerlo a pie. Con el objetivo de estar cerca de las minas, se decidió construir la ciudad sobre las faldas de los cerros de la Bufa y del Grillo, así que resultó imposible replicar la traza en damero que caracteriza a otras ciudades virreinales (como Puebla, Morelia o Mérida). La complicada orografía generó calles sinuosas y plazas a desnivel, estrechos callejones que se desdoblan para dar lugar a pequeñas plazas, y numerosos campanarios que parecen querer competir entre ellos en altura. 

La avenida Hidalgo es indudablemente el eje principal de la ciudad. Sobre ella se levantan algunos de los principales atractivos de la urbe: la plaza de armas, la catedral, el teatro Calderón y el mercado González Ortega, además de varios hoteles, tiendas, bancos y restaurantes. Sin embargo, a una cuadra de distancia, la calle Dr. Hierro (que corre paralelamente a Hidalgo) no se queda atrás. Uniendo la plazuela de Santo Domingo con el Jardín Juárez y pasando por la plazuela de Miguel Auza, esta calle enlaza algunas de las zonas más pintorescas y un par de los principales recintos culturales de la ciudad. De hecho, la capital zacatecana esconde una extraordinaria (e inadvertida) selección de museos que albergan lo mismo grabados de Goya que máscaras mexicanas y arte abstracto. Si bien la ciudad alberga quince establecimientos religiosos y numerosas plazuelas y edificios civiles,  es la catedral la que suele acaparar la mayoría de las miradas. Su portada es uno de los más fantásticos ejemplos del barroco novohispano, y los riquísimos adornos que la llenan parecen lucir aún más gracias a la tonalidad rosada de la cantera en la que se tallaron. Sin embargo, el interior del recinto no corresponde con las exuberantes fachadas, y para encontrar algo barroco es necesario caminar un par de cuadras, a la antigua iglesia jesuita de Santo Domingo, cuyo interior resguarda los altares dorados que parecen faltar en la Catedral.

Finalmente, ninguna ida a Zacatecas puede estar completa sin una visita a su famoso teleférico, que es además el primero que se construyó en todo México. Aunque el recorrido dura apenas algunos minutos, merece la pena por las vistas que ofrece sobre la ciudad. Además es la excusa perfecta para visitar el templo de Nuestra Señora del Patrocinio de la Bufa, una pequeña iglesia emplazada en el cerro homónimo, y cuyo atrio ofrece probablemente las mejores vistas de la urbe. Desde este mirador, y mientras se ve el contraste entre Zacatecas y el árido territorio que la rodea, no es difícil imaginar por qué esta pequeña pero rica ciudad llegó a recibir el apelativo de “la puerta a todos los reinos del norte”.

Cómo llegar

Zacatecas se ubica a medio camino en la carretera que comunica Guadalajara con Saltillo. Para llegar desde el centro del país, es posible hacerlo vía León o San Luis Potosí. Desde la Ciudad de México, el trayecto toma al rededor de ocho horas en auto.

Dónde comer

Los Dorados de Villa

A las afueras del centro histórico, los “Dorados de Villa” se esconde en una encantadora plazuela lejos del bullicio turístico que caracteriza a los restaurantes emplazados unas cuadras más abajo. Una oferta compuesta por clásicos platillos zacatecanos que ya no son tan fáciles de encontrar, y una decoración exuberante que recuerda a una atiborrada casa familiar, hacen de este sitio un clásico indispensable Zacatecas. Es importante reservar.

Dónde dormir

Quinta Real Zacatecas

No es una exageración decir que la ubicación del Quinta Real de Zacatecas es excepcional. Localizado en la antigua plaza de toros de la ciudad, el hotel ofrece todas las amenidades necesarias para satisfacer a los viajeros más exigentes. El que además se pueda ver el acueducto virreinal desde el ruedo, es ya un exceso. Sin duda la mejor manera para sumergirse en la historia de la ciudad sin siquiera aún haber puesto un pie en la calle.

Mesón de Jobito

Una remodelación de casi dos años fue necesaria para convertir un inmueble virreinal que se usaba como vecindad, en uno de los hoteles más pintorescos de Zacatecas. Las 52 habitaciones que componen El mesón de Jobito se despliegan a lo largo de un largo patio (que más bien parece una calle privada) que además conectan entre sí a dos encantadoras plazas del centro de la ciudad.

[FOTO]

México cuenta con 35 Patrimonios Culturales y Naturales de la Humanidad: el país con más “lugares de valor universal excepcional” de todo el continente. Presentamos esta serie de guías y recomendaciones para conocerlos.

¿Sabías que…?

Se dice que la catedral de Zacatecas fue construida compitiendo con la de Chihuahua, otro enclave minero que estaba erigiendo su iglesia principal al mismo tiempo. Si se les compara, se puede observar que ambos templos comparten varias características.

Centro Histórico de Zacatecas

https://www.zacatecastravel.com/


Inspiración Travesías