México

Bajío >< >< Slider

Patrimonios culturales de México: Centro Histórico de Querétaro

Más allá de sus excepcionales edificios de los siglos XVII y XVIII (dignos de la ciudad que llegó a ser la tercera más rica de toda la Nueva España), Querétaro conserva una traza urbana única que refleja su carácter multiétnico.

Por Diego Ávila
junio 2021

Guías de México
en Travesías

Con hermosos edificios coloniales de fachadas anaranjadas y amarillas, patios labrados, calles empedradas, iglesias suntuosas y plazuelas pobladas por jardines, el centro histórico de Querétaro sería un atractivo turístico imperdible en cualquier parte del mundo. Sin embargo, está en México, a una hora de San Miguel de Allende y a dos de Guanajuato, de manera tal que la histórica urbe queretana ha quedado un poco relegada en el radar de los viajeros. No obstante, su arquitectura barroca y excepcional traza urbana que conserva las calles que en su época delimitaron barrios de españoles, otomís, tarascos y chichimecas— le valieron la inscripción a la lista de Patrimonio Mundial de la UNESCO en 1996.

Las calles queretanas se distinguen por su cálidos colores (y las bugambilias que los cubren). Foto: Elen Mavrandoni

Zona de Monumentos Históricos de Querétaro

Ubicación: Querétaro, Querétaro
Fecha de inscripción: 1996
Categoría: Bien Cultural

Historia

El que la ciudad haya sido la cuna de la conspiración que dio origen a la lucha de independencia de México es algo que no se puede pasar por alto en Querétaro. Aparte de las típicas calles bautizadas con nombres como Hidalgo, 16 de septiembre y Morelos, una infinidad de sitios (desde colonias y hasta un estadio) ostentan el orgulloso nombre de ‘la corregidora’, y junto con Guanajuato y Dolores Hidalgo, la capital queretana no ha desperdiciado oportunidad alguna para integrarse dentro de la ruta de la Independencia.

Sin embargo, la historia de la ciudad se remonta casi 300 años antes de 1810, al año de 1531, cuando fue fundada conjuntamente por el español Fernando de Tapia y el cacique otomí Fernando Conín. De esta manera, Santiago de Querétaro nació como un espacio claramente multiétnico que contemplaba barrios para españoles e indígenas, y su traza urbana es reflejo de ello.

Plano de la ciudad de Querétaro elaborado en 1796. La mitad izquierda de la urbe, con su traza ortogonal, pertenecía a los españoles, mientras que la mitad derecha, alojaba los barrios indígenas.

Fotografía del acueducto de Querétaro en 1934.

Gracias a su ubicación geográfica, el nuevo asentamiento prosperó, pues era una escala obligada entre la Ciudad de México y las ciudades mineras del norte. La ciudad era una de las paradas más importantes del Camino Real de Tierra Adentro, y se convirtió en un centro ganadero, agrícola, comercial y textil. La urbe fue también utilizada como un punto de evangelización, y de ella partieron los misioneros franciscanos que catequizaron lo mismo la Alta California que la Sierra Gorda y edificaron las famosas misiones. Para el siglo XVIII, Querétaro ya era el principal centro productor de lana y granos del virreinato, y llegó a ser la tercera ciudad más rica e importante de toda la Nueva España, consolidando también una importante población criolla.

Con el siglo XIX, llegó el papel estelar de la ciudad: la guerra de Independencia; protagonizado por la Corregidora, Allende y el cura Hidalgo. Posteriormente, la turbulencia política que reinó en el país durante el resto de la centuria pareció siempre lograr su camino hasta Querétaro: aquí se firmaron los tratados de Guadalupe-Hidalgo, se promulgó la Constitución de 1857, y fue fusilado el emperador Maximiliano de Habsburgo. 

Pintura del fusilamiento de Maximiliano de Habsburgo, realizada por Edouard Manet.

Aunque la actividad económica nunca se recuperó del todo, la ciudad mantuvo su importancia simbólica y geográfica, de manera tal que los ferrocarriles llegaron durante el Porfiriato, y tras la Revolución, fue sede del congreso constituyente que redactó la Constitución de 1917. A mediados del XX, el auge industrial llegó al Bajío y Querétaro comenzó a reinventarse como un polo industrial. Sin embargo, su centro histórico conserva un excepcional tejido de edificios coloniales y pintorescas calles, en las cuales no es difícil imaginar los obrajes y las diligencias que alguna vez transitaron por aquí.

Qué ver

Aunque el plan de tomar asiento en uno de los restaurantes que rodean los agradables jardines centrales y andadores peatonales del centro de Querétaro sea un plan infalible, la ciudad alberga algunos de los mejores y más espectaculares interiores barrocos de toda América, y no hay que perder la oportunidad de visitarlos. 

En materia de iglesias, los templos de Santa Clara y Santa Rosa de Viterbo esconden algunos de los retablos de madera dorada más ricos y mejor conservados de todo México. En esta última, también hay que fijarse en los curiosos arcos arbotantes que sostienen la fachada, y buscar los simpáticos mascarones que parecen hacer muecas a los transeúntes. 

El interior de la iglesia de Santa Clara de Querétaro es uno de los mejores ejemplos del barroco novohispano.

Igual de exuberante pero usando cantera en lugar de madera y oro, el patio del antiguo convento de San Agustín es una obra maestra del barroco. Pasar un rato admirando las cariátides que sirven como desagües y los diseños florales que decoran las bóvedas de las arquerías, es una excelente una excusa para huir momentáneamente del bullicio de las calles queretanas.

Si bien aquí todo parece ser una joya colonial, bien vale la pena visitar asimismo el nuevo Museo de Arte Contemporáneo. El recinto fue apenas inaugurado en 2018 en el espacio del antiguo convento de la Santa Cruz, y desde entonces se ha caracterizado por ofrecer una gran programación, convirtiéndose en este corto tiempo en uno de los principales museos de este género en el país.

Patio del antiguo convento de San Agustín, actual Museo de Arte de Querétaro.

El Museo de Arte Contemporáneo de Querétaro se ha convertido en pocos años en un referente nacional.

Cuándo ir

Gracias a su clima seco y semidesértico, Querétaro puede ser visitada prácticamente en cualquier momento del año. Sin embargo, una buena idea es empalmar la ida con alguno de los múltiples festivales y eventos culturales que tienen lugar en la ciudad.

Cada julio, la ciudad es sede del Festival Internacional de Jazz y de Ibérica, una fiesta de danza que busca hacer de la capital queretana una nueva capital del flamenco y la danza española en general. Por otro lado, y si bien pernoctar en Querétaro siempre es una buena opción para visitar los pueblos a sus alrededores (como Bernal, Cadereyta o San José Iturbide), hacerlo en agosto ofrece la posibilidad de participar en algunas de las famosas fiestas de la vendimia que los los viñedos cercanos, como La Redonda o Freixenet, organizan.

Cómo llegar

Convenientemente ubicada en el corazón del Bajío, en la zona centro del país, la ciudad de Querétaro está muy bien comunicada por numerosas autopistas. Se encuentra a tres horas de la Ciudad de México, a cuatro de Guadalajara y a dos de León. Además, cuenta con un aeropuerto internacional que recibe vuelos de las principales ciudades mexicanas.

Dónde dormir

Hacienda Jurica 

Localizada cerca del distrito más nuevo de la ciudad, esta hacienda combina un edificio original del siglo XVI con la comodidad, el lujo y un diseño tan mexicano como contemporáneo. Gracias a su ubicación, es perfecta para poder acceder rápidamente al centro, pero descansar en un entorno tranquilo rodeado de amplios jardines.

Hotel Criol

En el corazón del centro histórico queretano, este hotel boutique se aloja en un inmueble centenario que ha sido renovado para cumplir con todas las expectativas de los viajeros que gustan del diseño contemporáneo. El hotel incluso cuenta con su propia su colección de arte, piscina y una biblioteca.

México cuenta con 35 Patrimonios Culturales y Naturales de la Humanidad: el país con más “lugares de valor universal excepcional” de todo el continente. Presentamos esta serie de guías y recomendaciones para conocerlos.

¿Sabias qué…?

El nombre completo de la ciudad es ‘Santiago de Querétaro’. Esto se debe a que, tras su mítica aparición en lña guerra de reconquista española contra los moros, el apóstol Santiago el Mayor se convirtió en el principal patrono de los conquistadores en tierras lejanas e inhóspitas. Numerosas ciudades de frontera en América fueron fundadas con su nombre, como Santiago de Cuba, Santiago de Chile, Santiago de Querétaro y Santiago del Saltillo.

Centro Histórico de Querétaro

www.queretaro.travel


Inspiración Travesías