México

Sureste >< Tulum

La escena gastronómica de Tulum

No hay mejor prueba de la evolución que ha tenido Tulum en los últimos años que su oferta culinaria, la cual combina propuestas regionales e internacionales en espectaculares escenarios naturales.

Por Redacción Travesías
enero 2021

Guías de México
en Travesías

El antiguo pueblo de pescadores que fue Tulum, unos 130 kilómetros al sur de Cancún y a 65 de Playa del Carmen, en el Caribe Mexicano, llegó hace tiempo a oídos de algunos de los viajeros más exigentes del mundo. La atracción de sus playas, su ambiente relajado y su cercanía al sitio arqueológico al que debe su nombre, entre otras bondades, surtieron un efecto inmediato. A ello se debe la creciente sofisticación de la oferta hotelera, gastronómica y nocturna del destino.

Arca / Foto: Bernardo Buendia.

Tulum ha cambiado mucho en los últimos años y su escena gastronómica es la mejor prueba de esa evolución. Atrás quedaron esos años en los que se desayunaba en Don Cafeto y se cenaba en las pizzas al borde de la carretera. Hoy, este Pueblo Mágico de vibra bohemia ofrece experiencias culinarias inigualables en espectaculares escenarios naturales. Por un lado, el destino cuenta con una exquisita cocina internacional con opciones para satisfacer los gustos de todos los visitantes. Por el otro, Tulum ha desarrollado una celebrada propuesta regional que homenajea la riqueza de los ingredientes y sabores locales (algunos platillos incluso se preparan tal como lo hacían en la época prehispánica). En ambos casos, la gastronomía se complementa con un servicio impecable, un ambiente relajado que invita a la convivencia y coctelería de primer nivel.

En 2017, la visita del pop-up de Noma (René Redzepi y todo su equipo se instalaron por tres meses en Tulum) marcó un antes y un después en el destino, pero, antes de la llegada de los daneses, Hartwood había hecho su parte. El rústico y hermoso local del chef norteamericano Eric Werner, con su cocina sencilla, basada en ingredientes locales y el uso del fuego, atrae desde hace tiempo a hambrientos comensales, que esperan pacientes cada día un mesa entre la selva para probar el menú del día. Aceptan algunas reservaciones, pero la manera más segura de conseguir una mesa es hacer fila junto a los cientos de neoyorkinos que han hecho de éste su destino favorito. Otras opciones, con ambiente selvático, son Casa Jaguar y Gitano, donde la decoración rústica y el ambiente relajado marcan el ánimo (ambos son ideales para una salida nocturna).

Hartwood / Foto: Diego Berruecos.

En el hotel Mi Amor, el australiano Paul Bentley (de Magno Brasserie, en Guadalajara) es el encargado de un delicioso menú que sería difícil de encasillar, pero que denota sus influencias mexicanas, como la pesca del día, que se sirve con una tradicional salsa sikil pak. Sus pastas y el dúo de res, con puré de berenjena, poro y papas, bien valen una visita.

No todo es alta gastronomía y también hay opciones más sencillas, pero igual de ricas. Posada Margherita aún es un clásico, con pizzas y pastas frescas que se sirven al borde del mar. En el otro extremo de Tulum está Mezzanine, un pequeñísimo hotel donde la comida tailandesa es la estrella desde hace muchos años, y no hay que irse sin pasar por los burritos de Tres Galeones, generosos y sabrosos, con marlín y pescado, de ese tipo de antojos que no causan culpa, porque los ingredientes son sanos y buenos.

Tres Galeones / Foto: Bernardo Buendia.

Como side trip, a unos 20 minutos de Tulum se encuentra la bahía de Soliman. Con apenas un par de opciones de hospedaje, el contraste es muy grande y aquí la playa perece casi desierta. Al final de la bahía, del lado derecho, se encuentra Chamicos, un restaurante de toda la vida, de ésos a los que uno llega para instalarse el día completo. Primero cervezas, después pescados y mariscos, y, finalmente, la tarde en una hamaca para aprovechar las vistas de esta tranquila bahía caribeña.

Tres paradas culinarias imperdibles

Humo
Una acogedora estructura de bambú, muchos cojines, un precioso jardín, ingredientes de primera calidad y, sobre todo, un uso magistral del fuego y el humo componen la escena que recibe a los comensales en este lugar. Además, al estar en Tulum, incluso en un local especializado en la parrilla, las opciones veganas son celestiales.

Humo / Foto: Bernardo Buendia.

Arca
La cocina a fuego abierto parece ser el signo distintivo de estos tiempos y, en Arca, el chef José Luis Hinostroza, criado en la zona agrícola de California y con experiencia en algunos de los mejores restaurantes del mundo, lo hace muy bien. Lo mismo sucede con los cocteles (con mezcal, ginebra o tequila). Lo cierto es que el esmero rinde frutos: todo está delicioso.

Arca / Foto: Bernardo Buendia.

Ki’Bok Coffee
El excelente café de este lugar lo ha convertido en el punto de reunión mañanero de los locales de Tulum. Está ubicado en una de las calles más lindas e interesantes del destino (galerías, boutiques, bares discretos), y funciona como la central de la gente más cool de la zona. El café y los desayunos son excelentes, y la parte trasera es genial para sentarse a leer o trabajar.

Ki’Bok Coffee / Foto: Bernardo Buendia.

¿Te gustó esta nota? Suscríbete a nuestro newsletter aquí para tener acceso a todo el contenido de Travesías.

***

También te recomendamos:
Guía de Tulum: el paraíso bohemio en la Riviera Maya
Tulum: palmeras que caminan, plantas que se mueven sin viento y árboles que bailan
Tulum, mejor que nunca

Facebook: @MyTulum

Instagram: @mytulum

Twitter: @tulumtulum

#Tulum

Para más información, visita caribemexicano.travel


Inspiración Travesías