México

Sureste ><

Cancún y sus alrededores: joyas del Caribe Mexicano

Tres escapadas cerca de Cancún, cada una con personalidad propia, que muestran la versatilidad del Caribe Mexicano, uno de los destinos más codiciados del país.

agosto 2020

Guías de México
en Travesías

No es ningún secreto que Cancún es uno de los destinos más populares del Caribe Mexicano. Los viajeros aterrizan aquí con la idea de relajarse y disfrutar de sus playas; sin embargo, poco a poco los más aventureros se animan a explorar lo que sus alrededores tienen que ofrecer. Hoy en día, además de ser una gran ciudad a la que uno puede llegar, instalarse en un hotel y olvidarse de todo por unos días; Cancún es el punto de partida para conocer otros destinos de la región. El itinerario de viaje puede ser algo así:

Día 1: Cancún

La mayor parte de los turistas llegan a esta parte del país gracias al Aeropuerto Internacional de Cancún, considerado el segundo más importante a nivel nacional. En este destino, los viajeros encontrarán ofertas gastronómicas de talla internacional, lujosos hoteles reconocidos por la American Automobile Association (AAA) con 4 ó 5 Diamantes y una infinidad de playas, muchas de ellas con el distintivo Blue Flag que sólo se otorga a las que cumplen con una serie de estándares internacionales de limpieza y calidad del agua.

Cancún / Foto: cortesía del CPTQ.

Cabe mencionar que es un destino ideal para los amantes del golf y quienes buscan una escapada enfocada en el bienestar, gracias a su amplia oferta de spas y tratamientos.

Actividad imperdible: decir actividades acuáticas en Cancún puede significar dos cosas: el mar o la laguna; sin embargo, el jungle tour ofrece las dos. Manejar tu propia lancha rápida para dos personas por la Laguna Nichupté y salir entre los manglares al mar Caribe para hacer esnórquel en el segundo arrecife más grande del mundo, es algo que todo viajero tiene que hacer.

Día 2: Holbox

Si bien se ha popularizado en los últimos años, esta isla conserva su espíritu y ambiente auténtico. Y cómo no hacerlo cuando tiene calles de arena que sólo son transitadas por carritos de golf y bicicletas. Aquí, el atractivo más grande es la naturaleza, ya que la isla se encuentra enclavada dentro de la Reserva Ecológica Yum Balam, declarada Área de Protección de Flora y Fauna. Su ubicación —a dos horas de Cancún— es perfecta para gozar de la tranquilidad y cambiar de ambiente sin alejarse tanto del punto de partida.

Los atardeceres en Holbox son espectaculares. / Foto: José Pablo Domínguez.

El oleaje tranquilo en sus playas la hacen perfecta para viajes en familia, mientras que las escapadas románticas se ven coronadas con una de las mejores puestas de sol en la región.

Actividad imperdible: de mayo a septiembre la isla es visitada por los viajeros más intrépidos que quieren nadar con el tiburón ballena. Una experiencia completamente segura ya que se trata de una especie inofensiva. Es muy importante realizar esta actividad de forma respetuosa y siguiendo todos los lineamientos establecidos para la conservación de esta especie, que año con año hace de esta paradisíaca isla en el Caribe Mexicano, su hogar temporal.

Día 3: Isla Mujeres

Aquí es donde México empieza el día, ya que Isla Mujeres es el primer lugar que recibe los rayos del sol. Esta pequeña isla de siete kilómetros de largo y 500 metros de ancho se puede recorrer en bicicleta o incluso en carrito de golf, pero no hay que dejarse engañar por su tamaño, ya que cuenta con más de 60 hoteles. Ofrece una gran variedad de actividades para quienes quieran pasar la mañana entre vestigios mayas y un sitio histórico conocido como Hacienda Mundaca, y en la tarde descansar en la playa y probar una de las especialidades de la isla: pescado a la Tikin Xic. También para quienes quieran aprovechar las perfectas condiciones climáticas para hacer deportes acuáticos, como buceo, snorkel, paseos en barco o catamarán, recorridos en kayaks y en lanchas, tirolesas sobre el mar, windsurf o pesca deportiva.

Panorámica de Punta Sur, Isla Mujeres. / Foto: cortesía del CPTQ.

Para llegar desde Cancún, hay que hacerlo a través de embarcaciones o tomar un ferry desde alguno de sus cuatro puntos de partida: Puerto Juárez, Playa Tortugas, El Embarcadero o Playa Caracol.

Actividad imperdible: visitar Punta Sur, que con 20 metros de altura es la parte más alta de la isla y brinda una vista maravillosa del mar Caribe, la bahía de Cancún y la de Isla Mujeres. Además del espectáculo natural que es oír a las olas romper contra los acantilados.

Día 4: Puerto Morelos

Bien vale la pena recorrer los 40 kilómetros que lo separan de Cancún gracias a sus atractivos naturales, como los manglares y cenotes. La cantidad y variedad de cenotes en la región es tan grande que merecen su propia ruta (llamada la Ruta de los Cenotes). Un buen plan es elegir una o dos opciones entre tantos de estos cuerpos de agua, que eran sagrados para los mayas. Algunas opciones son: Zapote, Siete Bocas, Las Mojarras y Verde Lucero.

Cancún

Cenote en Puerto Morelos. / Foto: cortesía del CPTQ.

Otro de los grandes atractivos de Puerto Morelos es el ambiente íntimo, pero cosmopolita. Aquí, el viajero puede encontrar desde grandes hoteles de lujo hasta negocios locales con un toque más bohemio.

Actividad imperdible: para alejarse un poco de la playa y adentrarse a la selva, la recomendación es pasar una parte del día explorando los diferentes parques de aventura de la zona que ofrecen todo tipo de actividades.

Foto de portada: cortesía del CPTQ.

Facebook: @CaribeMexico

Instagram: @visitcaribemexicano

Twitter: @CaribeMexico

Para más información, visita caribemexicano.travel


Inspiración Travesías