mayo 31, 2020
Museo Ferrari en Maranello y Museo Casa Enzo Ferrari en Módena
Teresa Cristo

A 25 minutos de distancia entre sí, el Museo Enzo Ferrari y el Museo Ferrari nos cuentan una historia de prestigio.

Existen dos ciudades italianas emblemáticas para el automovilismo, Módena y Maranello, a solo 20 kilómetros de distancia una de la otra. Dos experiencias que se complementan y en las que se exhiben aspectos del pasado, presente y futuro de una marca tan emotiva como es Ferrari y su caballo negro impetuoso, el Cavallino Rampante. En ambos lugares existen dos museos que ofrecen una forma de revivir la leyenda tanto en términos de concepto como de arquitectura. En conjunto, dan la bienvenida a casi quinientas mil personas al año.

museo ferrari

En la Via Paolo Ferrari 85, en Módena, detrás de un portón amarillo, se encuentra la casa en donde nació Enzo Ferrari en 1898, fundador de la compañía Ferrari, así como el taller mecánico de Alfredo, su padre. Desde el 2012 alberga el Museo Enzo Ferrari, un sitio visualmente atractivo por el contraste de sus edificios, pues convive con una estructura futurista que envuelve la casa del siglo XIX, como si fuera un cálido abrazo que cobija un recinto dedicado a la vida de Enzo.

museo ferrari

Por un lado, el proyecto futurista fue desarrollado por los arquitectos Jan Kaplický y Amanda Levete, del estudio londinense Future Systems. La estructura se asemeja al capó típico de un automóvil de carreras de los años cincuenta, pintado de amarillo: color tradicionalmente vinculado a la ciudad de Módena y adoptado por Enzo para la marca. En el interior, prevalece y domina el color blanco con el fin de mejorar la silueta de los coches en un entorno suave y neutral. En esta sala se exhiben vehículos y exposiciones temporales con apoyo de un sistema de proyección audiovisual.

museo ferrari

Por otro, en una estructura antigua con grandes ventanales que favorecen la iluminación natural y donde alguna vez estuvo el taller mecánico del padre de Enzo, yacen las joyas de la corona. El elemento que Ferrari siempre ha considerado el más importante en el automóvil: el motor; expuestos uno a uno, en el centro del salón.

Es emocionante pensar en lo poderosos que son, en el sonido que pueden llegar a producir, en la fuerza que generan al estar en funcionamiento. Son magníficos. Repletos de detalles con elementos que tienen una razón de ser: válvulas, pistones, cilindros, árboles de levas, cigüeñales, turbos… Desde clásicos y legendarios V12 hasta ejemplos de todos los diferentes modelos fabricados o probados por Ferrari. El 10 cilindros de Fórmula 1, el 8 cilindros para carreras y autos de calle, el 6 cilindros como el Fórmula 1 Turbo, el Dino, el 4 cilindros celebrado por ganar los dos primeros títulos mundiales Ascari e incluso el 2 cilindros que, aunque fue probado, nunca fue llevado a la pista.

***

Para trasladarse de un museo a otro existe un autobús oficial entre Módena y Maranello. Hay horarios preestablecidos de ida y regreso y el trayecto toma aproximadamente 25 minutos. Sabes que has llegado a Maranello cuando comienzas a ver cavallinos por doquier: en plazas públicas, monumentos, cafeterías, souvenirs, todo es referente a Ferrari. Predomina el color carmesí. Además aquí es en donde se encuentra la fábrica y el Instituto Técnico Ferrari. Digamos que es la “Ciudad Ferrari”.

museo ferrari
El verdadero punto de inflexión en la historia de Maranello ocurrió después de la Segunda Guerra Mundial, cuando Enzo Ferrari decidió trasladar la sede de su empresa. El fabricante de automóviles encontró un hogar en los “establecimientos” históricos de Via Giardini y desde entonces la historia de la ciudad ha estado vinculada a la de Ferrari: lo que ha implicado el desarrollo industrial de los años cincuenta y sesenta y la vida actual de la ciudad.

En la Via Dino Ferrari 43, se encuentra el Museo Ferrari. Abrió sus puertas bajo el nombre de Galleria Ferrari el 18 de febrero de 1990 debido al aniversario del nacimiento de Enzo. Desde 2011 fue rebautizado con el nombre que actualmente posee. “Vive el sueño” es el lema que saluda al visitante. Un monoplaza y un Cavallino fijados a los muros de la entrada también dan la bienvenida al invitado. Las exposiciones están dedicadas a lo que ha sido, es y será la compañía así como Fórmula 1 y otros temas clave que muestran periódicamente los modelos de pista y calle más famosos de la marca.

museo ferrari

La exposición está dividida en tres salas: la primera, dedicada a los éxitos en competiciones, elemento fundamental del ADN de Ferrari, así como los pilotos que han sido campeones del mundo. La segunda, a los autos de calle más relevantes en la historia de la marca en una variedad de contextos. Y la tercera —la más interactiva de todas—, a los simuladores semiprofesionales de Fórmula 1 con dos auténticos monoplazas equipados para la conducción y otro para los visitantes que quieren asumir un cambio real de neumáticos en pits.

La sala con los trofeos es atrayente, están colocados en un escaparate que ondea por la habitación y causa una emoción enorme por todas las victorias que la scuderia ha conseguido a lo largo de su historia. Además, en la misma sala hay una exhibición de todos y cada uno de los monoplazas a escala que han formado parte de Ferrari. En cada uno se indica el modelo y año en que participó y están elaborados con tal nivel de detalle que cautivan, es una vitrina Rosso Corsa, como referencia al “rojo de carrera” o el color de los automóviles de competición de Italia.

museo ferrari

Desde el principio, el museo se vio obligado a confiar en la equidad de los coleccionistas privados para exposiciones de modelos históricos y objetos de interés. A Enzo Ferrari no le gustaba insistir en los éxitos del pasado ni conservar ninguno de los modelos que producía: veía las calles del mundo como su museo y, como tal, vendía sus automóviles. Incluso logró transformar esta elección en otro mito, el lema: “Mi Ferrari favorito es el próximo”. Incluso hoy en día, las exhibiciones del museo se basan en la colaboración continua con colecciones privadas en Italia y en el mundo con el fin de mostrar los automóviles más importantes detrás de setenta años de éxito comercial y deportivo.

El principio rector del complejo de los museos es comunicar la pasión por el automovilismo con una estética automotriz que refleja un poderoso sentido de identidad e impregna a Módena y Maranello mientras cuenta la historia de uno de los fabricantes de autos deportivos más prestigiosos.

Más Leídas

Ver Más