diciembre 20, 2019
Ford Escape 2020: a Acapulco en carretera
Contenido Patrocinado

Viajar en carretera nos ayuda a redescubrir nuestro país.

A pesar de atravesar algunos desafíos a lo largo de los años, Acapulco continúa siendo un gran refugio. Es uno de esos destinos que cada tanto se reinventa para mostrarnos su mejor cara; un paraíso que ofrece un descanso con mar, arena y buen clima a tan solo cuatro horas de la Ciudad de México. De hecho, este sitio está tan cerca de la capital de México que lo mejor es llegar a la vieja usanza: en automóvil.

Desde la CDMX basta tomar la vía México-Cuernavaca y luego la autopista del Sol. Una parada alternativa es Fonda 4 vientos, el restaurante de cecina más famoso de la región. Si uno no quiere llegar sin escalas, el trayecto es fascinante, serpenteado por puentes larguísimos, túneles, curvas y montañas.

En tanto los kilómetros avanzan y Morelos se transforma en Guerrero, el clima se humedece y de a poco se siente la sal en el aire, así hasta que aparece el Océano Pacífico y un letrero verde que anuncia que hemos llegado. Un viaje en coche nos permite, además, adentrarnos en la ciudad con lentitud; descubrir la arquitectura del pasado y del presente, cruzar los restaurantes nuevos y los de siempre, y hasta contemplar desde una montaña ese instante en el que la bahía se transforma en mar abierto. Sí, es mejor llegar a Acapulco manejando.

Dicho lo anterior, y por si acaso buscan inspiración, les compartimos algunas recomendaciones de qué hacer, qué ver y dónde comer en Acapulco:

Foto: Diego Berruecos.

La carreta más fresca

Ubicado en la Zona Diamante de Acapulco, La Trainera es famosa por servir los mariscos más frescos de la ciudad con productos provenientes de Baja California, Sinaloa y Coahuila, además de piezas selectas importadas de Alaska, Japón, Chile y Europa. Del menú recomendamos los camarones al ajillo, las almejas chocolatas (así solitas), el ceviche peruano y su clásico caldo de camarón.

Descansar en un hotel boutique

Si lo que buscan es un plan retro, no duden en instalarse en Boca Chica. Un hotel con hamacas y terraza privada, espacios comunes para tomar el sol y una alberca con vista panorámica a la Isla de la Roqueta. En cuanto a la comida, la especialidad de la casa es la gastronomía japonesa con un toque mexicano en el restaurante Sushi Takeout. Este sitio cuenta con su discoteca privada, ambientada en los años 50, y con un spa que ofrece una selecta carta de servicios entre los que hay masajes, aromaterapia artesanal y compresas curativas.
Encuentra más información aquí.

Hotel Boca Chica.

Un trago coqueto

El Bar Bellavista es un clásico en Acapulco si se busca un buen trago frente a una panorámica que permite admirar el atardecer y las primeras estrellas de la noche. Gracias al ambiente bohemio con música de piano y saxofón en vivo, la atmósfera es propicia para quienes desean relajarse. La carta ofrece una amplia variedad de vinos nacionales e internaciones, cocteles y cervezas. Dado que es un lugar concurrido, se recomienda hacer reservación. (Cierran a las 11 de la noche).
Encuentra más información aquí.

Un fuerte de la Colonia en Acapulco

Además de centros nocturnos y tiendas, Acapulco también es cultura. Muestra de ello es el Museo Histórico Fuerte de San Diego, una edificación del siglo XVII que narra, en sus 12 salas, la historia de los primeros pobladores y las conquistas marítimas, así como los últimos hallazgos arqueológicos y testimonios del virreinato. Ahí se exhibe una selecta muestra de monumentos y piezas legendarias de la región como máscaras prehispánicas, textiles, carruajes, cañones e instrumentos náuticos. En él se usaron técnicas de ingeniería militar altamente sofisticadas; su construcción se realizó durante la Colonia con el objetivo de proteger el Litoral del Pacífico
Encuentra más información aquí.

acapulco

Sobre la nueva Ford Escape 2020

Inspirada en los autos más icónicos de la marca, el Mustang y el Ford GT, la nueva Ford Escape 2020 ofrece una impresionante armonía entre diseño, tecnología y belleza, con la sustentabilidad como prioridad.

Ford Escape tiene dos versiones: la SE Sport Hybrid, que cuenta con un motor híbrido de ciclo Atkinson de 2.5L con batería de iones –litio de 1.1 kilovatios, y la Escape Titanium, con un motor 2.0L I4 EcoBoost® y una nueva transmisión automática de ocho velocidades.

Ford Escape

Ambas versiones tienen una tecnología de asistencia de manejo Co-Pilot360®, misma que facilita todas las maniobras en cualquier terreno. Eso, sin contar su asistencia de pre-colisión, un volante anti-colisión, el monitoreo de punto ciego, un sistema de preservación de carril y un control de crucero adaptativo y tecnología stop & go. 

Más Leídas

Ver Más