octubre 11, 2017
De la tierra a la mesa
Redacción Travesías

El chef Eduardo García ha ganado múltiples premios a nivel mundial por su singular visión gastronómica y por su apasionante historia: de lavaplatos con estatus de inmigrante en Estados Unidos a la mente detrás de uno de los restaurantes más importantes de la cocina contemporánea en México: Máximo Bistrot.

Uno de los elementos que destacan de la cocina de García son los hongos, con los cuales ha creado múltiples recetas. Los bosques que rodean la comunidad de Xalatlaco, en el Estado de México, son algunos de los mejores lugares para encontrarlos, gracias a su increíble variedad y disponibilidad. Los socios de Club Travesías visitaron esta zona junto al chef Eduardo García, quien compartió algunos secretos de su cocina y preparó un singular risotto con los hongos que él y los socios recolectaron en esta zona.

Club Travesías

La cita fue a las 4:30 a. m. en Máximo Bistrot, donde los socios fueron recibidos con café y polvorones. Ya en la zona, el desayuno consistió en tamales elegidos por García, pues una de sus preocupaciones principales es el apoyo a los comerciantes y proveedores locales.

La visita valdría la pena tan sólo por el espectacular paisaje que compone la topografía del lugar, con montañas y valles pintados de verde gracias a las lluvias de la
temporada. García relató a los asistentes que el 90% de los hongos no son comestibles, y les enseñó dónde mirar para encontrarlos. El bosque ofrecía elementos de todos los colores y tamaños: trompeta, orejas de elefante, chapopote blanco y negro, matamoscas y muchos más.

Llegando a un valle, García encendió una fogata para preparar el risotto. El arroz fue de la variedad Carnaroli de la provincia Vercelli, madurado por un año para lograr un sabor concentrado. El maridaje incluyó vino blanco y tinto.

Esta experiencia la vivieron los integrantes de Club Travesías, si quieres ser parte de los paseos que organizamos, consulta los términos aquí.

Chef Lalo García